Llegó la lluvia a Salta, aunque trajo más inconvenientes que alivio

La lluvia llegó ayer a Salta y, tal como anunciaba el alerta del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), en algunas zonas la tormenta implicó abundante caída de agua, fuertes vientos e incluso granizo.

Distintas zonas de la provincia sufrieron las consecuencias de la tormenta, con anegamientos e inundaciones en los valles de Lerma, Siancas y Calchaquí o caída de postes y árboles en la capital provincial. En el norte, en tanto, Tartagal registró fuertes lluvias y caída de granizo.

En el Valle de Lerma, cientos de vehículos tuvieron que esperar por horas para sortear las aguas que inundaron en varios tramos la ruta nacional 68. Entre Cerrillos y La Merced hubo, al menos, seis cortes producto de la cantidad de agua que inundó la cinta asfáltica. En la zona conocida como la curva de Sumalao, a la altura de Las Pircas en La Merced, el manto de agua cubría un trecho de 500 metros por el ancho de la ruta. A un costado, los obsoletos canales de desage no soportaron el enorme caudal de agua.

Un vehículo fue arrastrado cuando intentaba pasar por la correntada hacia el sector de El Carril. La familia que lo ocupaba pudo salir del rodado antes de que sea llevado por las aguas.

Fueron alrededor de cuatro horas de espera de los vehículos que quedaron atrapados por las inundaciones sobre la ruta nacional 68.

En La Florida el tránsito fue desviado por Rosario de Lerma, pero como la ruta provincial 23 está a medio hacer por la repavimentación muchos optaron hacer 20 kilómetros más para salir por Campo Quijano, y la Circunvalación Oeste en procura de llegar a Salta capital.

Como siempre, el torrente llegó por la zona de Rosario de Lerma y a su paso por los caminos rurales, el caudal se incrementó causando anegamientos en la ruta nacional 68 y en algunos barrios de La Merced. La Policía confirmó que solo hubo demoras del tránsito y que no se registraron lesionados por la tormenta.

Mucha agua en pocas horas

La jornada empezó ayer con altas temperaturas. El agobiante calor tuvo su pico máximo a las 11.40 cuando el termómetro marcó, de acuerdo a los registros del área de Meteorología con base en el Aeropuerto Martín Miguel de Gemes, 30,2 grados centígrados.

Minutos después, una fuerte tormenta se desató en la zona sur de la ciudad y parte del Valle de Lerma. Las precipitaciones luego llegaron al centro y al norte de la ciudad.

Hasta las 15 precipitaron 60,2 milímetros y la temperatura bajó 13 grados al registrarse la mínima de la jornada a las 13.15, cuando marcó 17,2 grados el termómetro.

Durante el resto del día las lluvias continuaron con distinta intensidad y el registro marcó 63,6 milímetros para toda la jornada. De esta manera, en lo que va del mes llovieron 162,2 milímetros a una semana de completarse enero, cuya media es de 199,1 milímetros.

Las fuertes precipitaciones llevaron el alerta ayer de amarilla a naranja, la cual se mantiene hasta hoy a la mañana.

De acuerdo a las previsiones del SMN local, durante la semana las temperaturas van a oscilar entre 16 a 18 grados de mínima, a 28 o 29 de máxima.

El jueves, incluso, las máximas descenderán un poco para volver a subir entre viernes y sábado. "La previsión de tormentas está presente para toda la semana. Se esperan mañanas calurosas y nubosidad a partir del mediodía, como en la mayoría de los veranos en Salta", indicaron desde Meteorología del aeropuerto a El Tribuno

Trabajo de despeje de rutas

Como consecuencia de las precipitaciones, Vialidad Nacional trabajaba con máquinas y personal en distintos cortes realizando el despeje de piedras y barro. 
El organismo recomienda no atravesar los badenes mientras hay agua corriendo por ellos; esperar a un costado de la ruta, con balizas encendidas, hasta que baje el caudal de agua y lleguen las máquinas; viajar a baja velocidad; si hay agua en calzada, evitar maniobras bruscas y frenadas repentinas; aumentar la distancia con el vehículo de adelante; evitar sobrepasar a otros autos y viajar de día en lo posible.

Fuerte lluvia y viento intenso en Güemes

Una lluvia muy intensa con fuertes vientos se vivió en el departamento Güemes a partir de las 15, aproximadamente. 
Muchos pensaron que venía con granizo y corrieron a poner a resguardo sus autos, sin embargo esto no llegó a ocurrir. 
El viento cesó y comenzaron los truenos, la intensidad de la lluvia fue variando a lo largo de las cuatro horas que duró la precipitación en forma ininterrumpida. 
De acuerdo a lo informado por Defensa Civil local, no hubo familias evacuadas. La porosidad del terreno favoreció para que el agua no se mantuviera estancada por mucho tiempo en terrenos donde el agua decantaba en forma natural, pero que hoy están ocupados por viviendas. 
Lo mismo para El Bordo y Campo Santo donde tampoco se registraron incidentes de gravedad.

Cobos, inundado

Un arroyo que cruza por el pueblo de Cobos desbordó de una manera descomunal, “algo que no veíamos desde el año 1978”, expresó Hernán, un vecino del lugar. 
Las aguas que derramó el arroyo se desplazaron por la calle principal, arteria que está siendo adoquinada en estos momentos, tomando la apariencia de un río. A pesar de la magnitud del derrame de las aguas sobre el pueblo, no hubo viviendas afectadas más allá del momento de angustia para los vecinos.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...