Se desconoce cuándo producirá a pleno la planta de Campo Alegre

Ante la vieja deuda de producir agua para los habitantes de la zona norte de la ciudad y localidades de alrededor, todas las expectativas se pusieron en la planta potabilizadora del dique Campo Alegre. Sin embargo, la prometedora estructura no puede desplegar todo su alcance y aún se espera a un técnico alemán que ponga a punto una máquina de ozono de la cual depende que se pueda maximizar su producción. En este contexto, continúa trabajando con los niveles básicos.

El dique Campo Alegre tiene más de 60 años y se lo planificó para que provea de agua a la zona. La nueva planta que capta y transporta el agua por 1.600 metros fue inaugurada en octubre pasado. Para el acto llegaron el ministro del Interior, Wado de Pedro, y el de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. "Es una obra de gran envergadura que cumplirá el sueño de muchos caldereños, vaquereños y capitalinos que no tenían acceso al agua y que, como muchos salteños, están privados de todo en este norte profundo", celebró Gustavo Sáenz al inaugurarla.

La planta fue la promesa para solucionar la escasez en los barrios de las zonas norte, este y sudeste, donde por estas semanas las familias tuvieron que salir a manifestarse por la falta de este servicio básico.

"Cuando se inauguró la planta, comenzó a producir entre 90 y100 metros cúbicos por hora", explicó Luis García Salado, presidente de Aguas del Norte a la salida de la primera reunión de la mesa del agua celebrada en el Enresp (Ente Regulador de Servicios Públicos).

El funcionario, en el que se posaron todas las miradas durante la jornada, detalló cómo era el proceso inicial: "Ahí se tomaba agua a cierta altura del dique y no pasaban las algas. Entonces no era necesario que pasara por la planta de ozono y pasaba por las otras plantas de decantación y eso se introducía en el acueducto".

Posterior a este acuerdo inicial, señaló García Salado, se convino con la empresa que multiplicara la producción. "Les pedimos que pasáramos a 600 metros cúbicos por hora. Lo que se comenzó a tomar del dique era de tal caudal que arrastraba las algas", indicó en referencia al momento en que se pasó a tener que utilizar la máquina de ozono, que no se puede habilitar hasta que no llegue el técnico europeo que se espera. "Al no tener el tratamiento de la planta de ozono, el agua tenía un gusto agrio y mal olor. Por eso se suspendió, pero no es que la planta esté mal hecha ni mucho menos", aclaró el funcionario.

Respecto a la máquina de ozono, García Salado detalló que para ponerla en funcionamiento sin perder la garantía, se necesita que la calibre un técnico de la empresa que la fabrica. "Hace un mes, desde Aguas del Norte se intimó a la empresa alemana que vendió el equipo para que venga urgente a ponerla en punto", señaló. A su vez , Salado aseguró que al maximizar la producción se lograría mejorar el servicio también en los barrios El Huaico y Miguel Ortiz.

Además de referirse a la producción de agua, el presidente de Aguas del Norte apuntó contra el consumo indiscriminado de los usuarios salteños y aseguró que también se trabajará en "la medición micro". Actualmente, el 25% de los más de 300 mil usuarios tienen medidores. "El consumo debe ser solidario, justo y equitativo. Vamos a hacer crecer un 20% los medidores. Instalaremos este año entre 40 y 50 mil medidores más", destacó García Salado, además de insistir en la desinversión que arrastra la infraestructura hídrica: "Llevamos entre 30 y 40 años", advirtió.

En cuanto a la medición macro, señaló las pérdidas de agua por cañerías rotas que llegan al 55% del agua potable y aseveró que esto se solucionará con el plan de obras que desarrollará el Gobierno provincial. "El plan de inversión de infraestructura es de 198 millones de dólares. Nuestro único ingreso es la tarifa sobre 64% de las localidades", advirtió.

 

 

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...