Miles de cables viejos se enredan en el cielo de Salta

El plan de "despeje", que consiste en retirar los cables que no sirven de las calles de la ciudad, había empezado en marzo de 2020, pero debido a la pandemia tuvo un parate, que se extendió hasta 2021. Desde su inicio, la Municipalidad de Salta sacó más de 41 mil metros de cables para disminuir la contaminación visual y brindar mayor seguridad. El plan de soterrar el cableado por ahora sigue siendo un proyecto.

Solo en Urquiza entre Ituzaingó y Florida se descolgaron hasta ahora 950 metros de cables y en Alvarado entre Buenos Aires y Florida, otros 800. De la cuadra Santa Fe, desde Urquiza hasta Alvarado, se llevaron también 800.

La recuperación del casco histórico de la ciudad es uno de los motivos por los que se lleva adelante esta tarea y se centra, sobre todo, en uno de los puntos más atractivos de Salta para los turistas por su riqueza cultural, histórica y arquitectónica.

El objetivo es quitar la gran cantidad de cableado que desdibuja la belleza de las calles salteñas. La actividad también se puso en marcha para evitar los accidentes que pueden provocar los cables sueltos o en mal estado.

La Municipalidad tiene la capacidad de retirar alrededor de 1.500 metros lineales de cables por cuadra. Desde marzo de 2020 hasta ahora se sacaron 41.565 metros en total. En lo que va de 2022 se retiraron 16.510.

La tarea está a cargo del municipio en conjunto con distintas empresas que prestan servicios por medio de cableados, como Edesa, Telecom , Cablevisión, Nubicom y Cable Express, entre otras.

Para el retiro de cables en desuso hay una logística predeterminada. Las empresas se dirigen hacia las cuadras elegidas por la Municipalidad para realizar el trabajo y revisan si algún cable de esa zona pertenece a su compañía. En el caso de que sea así, verifican si funciona. Si está operativo, se le hace mantenimiento y lo ubican para que quede en buenas condiciones. Si no sirve, lo retiran.

Desde la Secretaría de Servicios Públicos y Ambiente indicaron a El Tribuno que la designación de cuadras se va viendo semana a semana y que este plan de retiro continuará, como mínimo, hasta el final de la actual gestión.

Además, aseguraron que el plan de colocar todos los cables bajo tierra no está descartado para tratar de avanzar contra la contaminación visual. Sin embargo, está frenado por ahora porque es un trabajo costoso, que demanda múltiples gestiones legales y burocráticas para determinar, por ejemplo, cuál vereda se puede romper y cuál no.

Por el momento, se continuará con el plan de despeje para reacondicionar las calles de la ciudad y reducir la contaminación visual. En este tiempo también se retiraron 500 metros en España entre avenida del Bicentenario y Zuviría; 250 en Ituzaingó entre Urquiza y San Martín; 350 en Caseros entre Ituzaingó y Florida; 500 en España entre Mitre y Balcarce; 590 en Ituzaingó entre Urquiza y Alvarado; 605 en Balcarce entre España y Belgrano; 770 en Buenos Aires entre San Martín y Urquiza; 770 en Urquiza entre Florida y Alberdi; 480 en Urquiza entre Córdoba y Lerma y 450 en Alvarado entre Bicentenario y Santa Fe.

A fines de 2009 se sancionó en la ciudad de Salta el Código de Planeamiento Urbano, por ordenanza 13.779. En su artículo 262 daba el plazo de un lustro para que se soterraran todos los cables del micro y macrocentro.

"El Departamento Ejecutivo Municipal deberá establecer los mecanismos y acuerdos necesarios para que, en un plazo máximo de cinco años, a partir de la puesta en vigencia del presente Código, se proceda a la canalización subterránea de las instalaciones aéreas existentes en el micro y macrocentro", decía textualmente.

El artículo 293 establecía que toda urbanización -tanto pública como privada- debía incluir obras de redes subterráneas de energía eléctrica y alumbrado público a cargo del propietario urbanizador.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...