"El olvidado...", un viaje por 28 relatos que no dan tregua al lector

En la primera jornada de la Feria del Libro de Salta, Marcelo López Arias presentó "El olvidado y otros cuentos", en el hall de la Usina Cultural. Con asistencia completa de público y música interpretada por Oscar Echazú ambientando agradablemente el espacio, López Arias estuvo acompañado por Leopoldo Castilla, quien escribió el prólogo de su libro, y por Raúl Eduardo Rojas.

"El olvidado…" se compone de 28 relatos cuyo denominador común es el del remate sorpresivo. Ese elemento con el que el narrador cierra cada cuento dota a la escritura de López Arias de una capacidad singular: la de llevar al lector no a la resolución de la historia, sino a su origen y nunca hacia los referentes externos, sino hacia adentro. El primer efecto, porque el desenlace deja con la voluntad de la relectura, con el deseo de volar al primer párrafo a buscar señales perdidas, y el segundo, porque la vejez, el tiempo, la libertad, la soledad y el amor, entre otros, son temas que suspenden todas las magnitudes físicas.

Según dijo Leopoldo Castilla, "desde la hechicería de Scherezade, la contundencia de Horacio Quiroga, la ambigüedad desolada de Kafka, la verosímil imaginería de Ray Bradbury hasta la efectiva economía de los relatos humorísticos populares, el cuento sigue, con ese recursos, siendo una celada para atrapar al lector que entra al texto sin advertir que a medida que lee se vuelve protagonista de la historia. Está dentro de ella, porque ha sido atraído por el cebo de su propia memoria como el ave que es cazada al oír el silbato que imita su canto".

Añadió que algunos relatos se desarrollaron en base a esta estrategia, "sobre todo aquellos referidos a la oscura época de la represión militar en nuestro país, cuyo recuerdo permanece indeleble en los argentinos. Una etapa en la que el pasado se ha transformado en un presente continuo. Lo que sucedió en la historia está sucediendo ahora en el texto y el lector, por haber sido testigo en aquel entonces, se torna de alguna manera en un personaje del relato".

Mientras que Rojas señaló que "El olvidado…" "viene a sumarse a la honrosa tradición de narradores de nuestra provincia". "Hay aquí una decantación amorosa de su pueblo, sus caricaturas, sus perfiles grotescos, sus contradicciones, su humilde inocencia y su nítida esencia provinciana.

Cada frase, cada párrafo están construidos desde la emoción. Lo que hace en el conjunto una bella metáfora de la región que habitamos, una geografía de hombres y mujeres de trabajo, de barrio, de situaciones simples que se tornan complejas y que estallan a los ojos y a los sentidos del lector como el relámpago que deja un cuerpo inerte".

Acerca de López Arias, señaló que "es un hombre que escapa de las luces y los escenarios, muy a pesar de que la vida lo ubicó en diferentes ocasiones a la consideración pública por su trayectoria en la política". También contó que el autor en una ocasión había rechazado la propuesta de Carlos Hugo Aparicio y Benjamín Toro para publicar un libro desde la Comisión Bicameral de Autores Salteños. Añadió que en 1984 Héctor Tizón y Carlos Hugo Aparicio habían elogiado el corpus de cuentos que López Arias había presentado aquel año y que resultó en una mención.

En ese destaque de las notas salientes de la carrera literaria de López Arias, mencionó que en 2014 la editorial Corregidor le había publicado al autor "Recuerdos de una noche en la terraza".

"El olvidado"

Leopoldo Castilla señaló luego que "Marcelo empezó a escribir cuentos en puntas de pie. Yo digo cómo un hombre que se ha dedicado a la política puede ser tan silencioso. Parece que uno no busca al cuento, sino que el cuento lo busca a uno". Luego puntualizó que para escribir cuentos hay que conocer el final, o si no, "te vas a dar diez golpes, debemos saber hacia dónde va el cuento".

"El olvidado" le da título al libro y sobre este subrayó Castilla que se basa en un hecho real, "lo inventado y lo real son gemelos, merced a esa natural condición que tienen los narradores auténticos, de creer en lo que hacen creer".

López Arias tomó la palabra por unos breves momentos, en los que agradeció al público presente y a quienes lo estaban acompañando en el panel. También dijo ser "demasiado autocrítico" con su producción literaria.

De esta manera "El olvidado…" ya está a disposición del lector para que se adentre en sus páginas y sea parte de la emoción y la mística, para que se preste a visitar mundos en los que la inventiva no es nunca tan excéntrica ni inverosímil como para dejarlo en el aire, pero sí le exigirá la voracidad suficiente como para enfrentarlo al juego literario como movimiento incesante, con la sensación de haber hecho autostop y de que en cada tramo cada uno de los conductores de vehículos que le han convidado un viaje gratis también le han regalado la mejor anécdota que han escuchado en sus vidas...

La jornada de hoy

Entre los destacados de esta tarde, hay interesantes talleres como "Tu cuento pop up", a cargo de Claudia K. Aramayo y Lorena Bautista, a las 16, en la carpa infantil de la Usina Cultural (España 1-98), y destinado a niños de 5 a 10 años. También el taller de escritura creativa, de Elsa Drucaroff, a las 16, en el Colegio Nacional, "Crear un podcast desde el celular", con Eduardo Cone Vilte, a las 17, en la sala de formación de la Usina, y "Degustación de textos. Los libros se miran, se tocan, se huelen, se escuchan y se saborean", a cargo de Raquel Milagro Espinosa y a las 19, en el Colegio Nacional (Gral. Martín Güemes 51). Está destinado a niños a partir de los 7 años, jóvenes y adultos. Todos son con inscripción previa y los respectivos formularios se encuentran en el micrositio correspondiente a la Feria del Libro y que está en la página www.culturasalta.gov.ar. Continuarán las presentaciones de libros, las actuaciones escénicas y las conferencias. Además, se puede recorrer los diversos estands de venta de libros.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...