Los cortes de ruta potenciaron los reclamos y el malhumor social en el norte salteño

La jornada piquetera nacional que fue convocada para ayer en todo el país sirvió como trampolín en el norte de la provincia para impulsar las quejas de distintos sectores que también salieron a la ruta para manifestarse y visibilizar los reclamos que vienen efectuando desde hace tiempo. De esta manera el malhumor social de los pobladores norteños quedó expuesto, pero esta vez en un contexto político donde la militancia le restó legitimidad. Pese a ello, las protestas encontraron el ambiente ideal y fueron el denominador común. Fue así que transitar por la ruta 34, desde Urundel y Colonia Santa Rosa hacia el norte, se convirtió en una verdadera odisea por los piquetes que se prolongaron durante toda la jornada y en distintos horarios.

La rotonda de Pichanal, Mosconi, Tartagal y Aguaray fueron otros puntos donde los piquetes se hicieron sentir. Las protestas llegaron también a la ruta 54, en Santa Victoria Este, con las comunidades originarias reclamando asistencia.

A la altura de Colonia Santa Rosa, vecinos y agrupaciones sociales realizaron dos marchas con cortes pidiendo cambios en la atención dentro del hospital Elías Anna. Ayer se cumplió el segundo día de encadenamiento del enfermero Duri Ruiz, la técnica de laboratorio Daniela Apuyaire y Zulema Salvatierra, quienes denuncian maltrato por parte del gerente del hospital, Dr. Luis Álvarez. Hasta el momento no hay acercamiento de posiciones, pero muchos vecinos del pueblo continúan acampando a las puertas del nosocomio solicitando más profesionales médicos, remedios y el alejamiento del gerente actual.

No hay médicos pediatras ni ginecólogos. Hay escasez de medicamentos y ante la falta de respuestas, los tres trabajadores suspendidos iniciaron una huelga de hambre, con adhesiones desde Urundel y Pichanal.

Por otro lado, el gerente de ese nosocomio dijo en medios locales: "Dejen de mentir y ya no roben a este hospital. Uno les pone controles y les dice que este hospital se está vaciando, que se llevan los medicamentos y se enojan porque los reubicamos. Es más: todos los médicos estuvimos de acuerdo. No es un capricho mío. Nunca dije que estábamos sin personal, tampoco maltratamos". Álvarez desmintió las denuncias de amenazas y hostigamiento y remarcó que el hospital "no tiene que ser politizado. Dejen de mentir . Es bochornoso lo que hacen; vengan a trabajar", expresó.

Más adelante, Mosconi, Tartagal y Aguaray fueron el epicentro de más protestas, en estos casos relacionadas a la crisis del agua. Paradójicamente los piquetes caldearon más los ánimos de quienes venían transitando la ruta desde el sur, mientras los vecinos de esas localidades recibían la advertencia que el agua de red no era apta para el consumo debido a la purga del sistema.

Otro elemento a destacar en la jornada es que el comité de crisis que trabaja en Tartagal salió a pedir ayuda a empresarios de la región para que colaboren con el aporte de vehículos para el reparto de agua, recibiendo una dura respuesta por parte de algunos de ellos quienes les recriminaron los permanentes cortes de ruta y la imposibilidad de desarrollar tareas.

Más al norte, en Santa Victoria Este, comunidades originarias también salieron a cortar la ruta 54, en este caso en reclamo de asistencia. Mateo Torres, cacique de Santa María exigió el acceso de niños y jóvenes discapacitados a la asistencia integral que les corresponde por ley y denunció que los integrantes de su comunidad no pudieron inscribirlos porque desde otras comunidades les impidieron llegar al hospital de Santa Victoria, donde también existen denuncias por hostigamiento.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...