¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
24 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

“No existe una solución única para todas las comunidades en términos de desarrollo sostenible”

Miércoles, 23 de marzo de 2022 02:29

Claudio Tomasi, representante residente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Argentina, estuvo en Salta para dar a conocer el planeamiento estratégico de la cartera que lidera y participar de la entrega de certificados del Programa de Pequeñas Donaciones. Estuvo a cargo de la oficina del PNUD en Turquía. Previamente se había desempeñado en Cuba, Nicaragua, en la República Dominicana y Panamá. En diálogo con El Tribuno contó que tuvo la oportunidad de hablar con diferentes referentes de las comunidades originarias de la provincia para interiorizarse un poco más en la temática.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Claudio Tomasi, representante residente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Argentina, estuvo en Salta para dar a conocer el planeamiento estratégico de la cartera que lidera y participar de la entrega de certificados del Programa de Pequeñas Donaciones. Estuvo a cargo de la oficina del PNUD en Turquía. Previamente se había desempeñado en Cuba, Nicaragua, en la República Dominicana y Panamá. En diálogo con El Tribuno contó que tuvo la oportunidad de hablar con diferentes referentes de las comunidades originarias de la provincia para interiorizarse un poco más en la temática.

¿Cuál fue el motivo de su visita?
La razón de mi visita es para participar de un evento que se celebró de entrega de certificados a comunidades de pueblos originarios que están trabajando en un proyecto que se llama de Pequeñas Donaciones, que va directamente a las comunidades. Está financiado por Alemania y ejecutado por el PNUD que tiene como fin mejorar las condiciones de vida de los pueblos originarios y su función de conservación y preservación de la naturaleza, en particular los bosques nativos. Es un espacio que junta la cooperación internacional, la institucionalidad salteña, las comunidades y Alemania como socio financiador. También tiene un componente nacional porque el programa se trabaja con el Ministerio de Ambiente. Son diferentes niveles que colaboran con la finalidad de preservación de la naturaleza y mejorar la calidad de vida de las poblaciones indígenas.

¿Qué tipo de proyectos se presentaron?
Presentaron distintas iniciativas relacionadas con la apicultura y la producción de miel. Otra comunidad se centró en el uso de recursos para mejorar la conectividad a la red de internet para poder favorecer la comercialización vía WhatsApp. Otra presentó un proyecto de invernaderos. Unos pescadores presentaron un proyecto que le permite no perder la fruta en el verano cuando hay mucha lluvia y humedad. Una serie de diferentes actividades pequeñas, en términos de financiación, pero de gran impacto sobre la vida de esas personas.

Usted tiene experiencia también en otros países de Latinoamérica ¿Qué coincidencias para trabajar pudo encontrar en base a su trabajo realizado para ayudar a las comunidades originarias?
En los diferentes países hay varias formas de trabajar y enfocar la temática, pero en todos se coincide, desafortunadamente, en que los pueblos originarios tienden a estar en situación de marginalidad, inclusive con necesidades alimentarias y de pobreza. Una parte de la solución es la financiación a iniciativas prácticas que mejoran el nivel de vida. Otra es el marco legal: claramente el reconocimiento de la existencia de los pueblos originarios, la titulación de la tierra y el cumplimiento del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre pueblos indígenas que regula el tema de los derechos de las poblaciones originarias. No es solamente el financiamiento sino está también el marco legal y su cumplimiento. Lo que sí, basado en mi experiencia, es muy importante el proceso de diálogo entre las comunidades y los criollos. Por ahí pasa mucho de la solución positiva de los problemas que típicamente se dan en esas situaciones. 

Asumió en abril del 2021 en un escenario totalmente complejo por la pandemia. Esta situación también agravó el acceso a la salud, a la vivienda y a la educación de las comunidades indígenas ¿Cómo se aborda esa problemática?
Yo le puedo decir cuál es nuestro enfoque y cómo trabajamos en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, que es considerar a eso una temática relacionada a los derechos humanos, pero, cuya solución es integral de desarrollo. Yo siempre digo que nuestro norte son los Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde todo el mundo, incluso Argentina, nos pusimos de acuerdo como humanidad en el 2015 con una agenda 2030. Se establecen 17 objetivos medibles. Justamente los gobiernos y las sociedades de los diferentes países se comprometen para hacer todo lo posible para lograrlo. La idea misma del desarrollo humano sostenible que nosotros venimos impulsando pasa por ahí, no es suficiente trabajar exclusivamente en la asistencia humanitaria hacia la persona. Eso es un elemento pero también es necesario mejorar las opciones de trabajo, hacer que funcione la economía, que sea amigable con el medioambiente, que se viva en sociedades pacíficas e inclusivas. Hay toda una serie de dimensiones de desarrollo que hay que abordar de forma simultánea porque si no se nos queda corta la solución. Queda claro que no es una solución sencilla, es compleja a un problema complejo. Por eso resalto el diálogo y del rol de la cooperación de trabajo conjunto para abordar positivamente la temática.

Se reunió con referentes de las comunidades y con autoridades como el vicegobernador de Salta, Antonio Marocco. Por su experiencia, ¿cree que hay posibilidades de ese diálogo que está reclamando?
Uno de los objetivos de mi visita es conversar con las autoridades de la Provincia para renovar nuestro marco de cooperación, más allá de este programa específico. Aquí venimos apoyando en diferentes temas como ambientales, adaptación al cambio climático, biodiversidad, bosques nativos o de construcción de pozos. Entonces, esto es una misión que ve y toma nota de los resultados que conjuntamente hemos logrado hasta ahora. Y se proyecta hacia el futuro aquellas prioridades o continuidades que queremos tener en el marco de nuestros apoyo como PNUD.

¿Qué impresión se lleva de la Provincia?
La impresión que me llevo es extremadamente positiva ante todo por la apertura y la posibilidad de planificar acciones conjuntas hacia futuro con las contrapartes que me he reunido. Esta es claramente la primera de varias misiones que voy a tener en el curso de los años que me voy a quedar cargo del PNUD en la Argentina. Uno de los objetivos es aumentar y profundizar nuestro trabajo a nivel de las provincias, en el territorio, porque es ahí donde están las situaciones y vive la gente y donde hay que buscar soluciones.

¿Es posible llevar adelante un proyecto de desarrollo sostenible en una provincia como Salta con miles de hectáreas de bosques protegidos y zonas rojas?
Eso es la tensión existente y yo creo que sí es posible llevarlo acabo, pero en diferentes territorios, con diferentes comunidades y de diferente formas. Obviamente, en una zona roja el abordaje de preservación de la naturaleza tiene que ser el predominante. En una situación de una zona no roja es donde hay posibilidad de la tierra y de las actividades productivas. Ahí se puede insertar una serie de actividades económicas que puedan redundar en la mejora de la calidad de vida de las personas. Lo que quiero decir, es que no existe una solución única que aplica a todas las comunidades en términos de desarrollo sostenible sino requiere un trabajo de escucha, un trabajo de diálogo y un trabajo de forma cooperativa para buscar soluciones sostenibles. Toma tiempo, esfuerzo pero creo que es la única vía posible.

Las Naciones Unidas también tiene un programa que se llama la Iniciativa Spotlight orientada a eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas. Salta es una de las provincias con los peores índices en esa problemática ¿Qué opinión tiene usted?
Es una plaga, desafortunadamente. Es un problema que no se puede relacionar solamente con la pobreza o con situaciones de ignorancia y marginalidad. Es un problema que toca todos los estratos de la sociedad y es un tema que requiere un atención, una acción contundente porque no es admisible a estas alturas el tema de la violencia de género. El tema es cómo abordar la violencia de género y como disminuirla. 
 

PUBLICIDAD