Expertos reclaman más accesibilidad en calles y sitios públicos

"Está pésimo, vamos retrocediendo", manifestó una experta consultada por El Tribuno sobre el estado de la accesibilidad en la ciudad de Salta.

Si desplazarse por la urbe resulta hostil para personas sin discapacidad aparente, lo es mucho más para aquellas que necesitan ciertos apoyos para transitar el espacio público.

La arquitecta Alejandra Ibáñez, quien es una profesional y docente referente en estas cuestiones, observó que los caminos peatonales, vehiculares y las ciclovías no son accesibles y que no hay cruces seguros.

La experta evaluó que en Salta "no se trabaja en accesibilidad". De esta manera, se excluye del acceso al espacio público a miles de personas.

El Tribuno contactó al área que se aboca a esta temática en la Municipalidad de Salta, pero no obtuvo respuestas.

Ibáñez es asesora de accesibilidad de la Comisión de Diseño Universal y Accesibilidad del Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines (Copaipa).

Trabaja en conjunto con el Instituto de Derecho para Personas con Discapacidad del Colegio de Abogados y Procuradores de Salta. Es docente en la Universidad Católica de Salta de la materia Accesibilidad al Medio Físico y Diseño Universal, en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, por decisión del rector, el ingeniero Rodolfo Gallo Cornejo.

"Presos domiciliarios"

Ibáñez mencionó que las personas con discapacidad refieren que se sienten como "presos domiciliarios": no pueden salir a la calle porque, si lo hacen, se accidentan.

Explicó que los elementos de accesibilidad que se emplean en la ciudad no son los adecuados y, en vez de dar soluciones, producen accidentes. "Quizás son correctos, pero no están bien implementados", planteó y señaló que esto no se debe "a que haya mala intención, sino que falta conocimiento técnico".

La experta observó que las ciclovías no tienen la pendiente adecuada para ser accesibles y que las sillas de ruedas no pueden andar por las veredas. Explicó que muchas tienen una inclinación mayor al 2% y esto hace que una silla de ruedas se dé vuelta. Lamentó que haya frentistas que aumentan la pendiente de la vereda para facilitar el ingreso de vehículos a las construcciones.

Ibáñez observó que no hay señalética, ni siquiera en el centro, y expresó que lo ideal es que haya "un itinerario continuo accesible" para personas ciegas. Agregó que "los semáforos tienen que ser sonoros".

Lamentó que en Salta no haya "un estudio de movilidad y seguridad vial sustentable, sostenible y accesible".

"Hay muchas normativas; lo que no hay es cumplimiento", planteó y adelantó que desde el Copaipa van a presentar informes con los problemas, las soluciones y la referencia a los aspectos legales, porque "la accesibilidad es un derecho". Para esto contarán con el aporte del Instituto de Derecho para Personas con Discapacidad del Colegio de Abogados y Procuradores de Salta.

Calles completas

Ibáñez comentó que en otras ciudades de Sudamérica se implementan "calles completas", para que todos los ciudadanos transiten de manera segura.

En estos modelos las calles se piensan no solo para los vehículos y las veredas permiten el encuentro entre las personas. Explicó que, para hacerlas, se necesita un estudio vial sustentable y accesible: "El modelo de calles completas implica la calle para todos, para que toda la gente, más allá de su condición y de su edad, circule de manera segura".

 

Circular en pleno centro, una odisea

La inaccesibilidad al espacio público en Salta no es solo una cuestión de periferia. El andar en el centro constituye una odisea para los peatones pero, sobre todo, para quienes tienen que usar silla de ruedas.  Cristina Matalía, quien estaba con su amiga en la esquina de Santiago del Estero y Balcarce (foto), contó que los problemas de accesibilidad se dan en varios lugares de la ciudad, a pesar de que en algunas zonas ponen rampas para acceder a los edificios. La vecina observó que “ni las ciudades ni las casas están preparadas para gente con problemas de movilidad y con silla de ruedas”. “En las casas los pasillos son angostos y una nunca los proyecta pensando en que algún día va a tener que usar silla de ruedas. Ahora, que se vive cada vez más, hay que adaptar la construcción a los problemas que tenemos”, observó.
 

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...