Video.Hacinamiento, desempleo y baja escolarización, en una  primera radiografía del censo

Los 16 mil censistas que salieron a relevar las más de 400 mil viviendas de la provincia el 18 de mayo recogieron imágenes de una radiografía social marcada por la pobreza, el hacinamiento y una batalla que, por ahora, parece ir perdiendo la educación en distintos puntos de Salta.

Elizabeth Castillo, docente y responsable del censo en una fracción del norte de la capital, contó que la cantidad de personas que comparten una misma vivienda es una de las realidades que más impactó a los que salieron a encuestar por la zona.

Muchos de los 200 censistas que caminaron esas calles no pudieron terminar su trabajo hasta la madrugada. En algunas casas encontraron hasta cinco grupos familiares y completar las planillas podía llevar una hora.

"El hacinamiento lleva a la vulnerabilidad", advirtió la educadora, que estuvo a cargo del relevamiento en una zona que incluye los poblados barrios 17 de Octubre, Castañares, Parque General Belgrano y Mosconi. La zona también abarca asentamientos como el ubicado entre la Universidad Católica y el barrio Los Profesionales o el denominado "1 de Mayo".

"No tienen los servicios básicos, ni calles. Son pasillos y edificios hacia arriba. Pero los pasillos no están solo en asentamientos, sino también en barrios consolidados como Castañares o Ciudad el Milagro", advirtió Elizabeth Castillo.

La docente también refirió que gran cantidad de jóvenes del interior alquilan habitaciones en viviendas de la zona porque está cerca de las universidades y que, en muchos casos, desconocían su derecho a ser censados.

"Los que alquilaban no querían salir. En muchos casos no nos atendieron. Las familias construyen departamentos para alquilar adentro y, en el mejor de los casos, les hacen baños. La dueña de la casa salía a decirnos que ella era la propietaria y que vivía sola. Pero luego llegaban los estudiantes y nos decían que ellos vivían ahí. Por ejemplo, algunos eran de Jujuy y contaban que la dueña no les había avisado del censo", describió.

En otros barrios, como Castañares, también encontraron inquilinos en fracciones de viviendas pero no eran estudiantes. Lamentó que en algunos casos los propietarios los tratan "como si les estuvieran regalando algo".

Solo primaria

En cuanto al nivel educativo, Elizabeth Castillo manifestó que en términos generales era bajo. Lo mismo advirtió Mónica Domínguez, una censista que trabajó en la zona sudeste: "La mayoría solo terminó la primaria".

Domínguez es profesora de arte y recorrió los asentamientos Virgen de Urkupiña e Israel, cerca del vertedero San Javier.

Describió que quedó "impactada" por la realidad que vio y que hasta el momento desconocía. Se refirió en particular a la situación de las familias que subsisten de lo que sacan del basural.

Tanto en el norte como en el sur, por otra parte, se destacó alta tasa de natalidad. "Hay muchos niños por familia", dijo Elizabeth Castillo, mientras que Mónica Domínguez estimó que en cada vivienda vivían de cinco a ocho niños y niñas.

Con respecto a lo laboral, en la zona sudeste se advirtió sobre muchos casos de trabajo en negro. La mayoría de los jefes y jefas de hogar eran empleadas domésticas o "changarines" en obras de construcción, pero sin obra social.

En la zona norte, el relevamiento también reflejó cómo el desempleo marca la realidad cotidiana. "Hay mucha gente sin empleo, dicen que salieron a buscar trabajo y no lo encontraron", contó la censista.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...