El cumplimiento de guardias médicas enciende el alerta en los hospitales

Una cosa fue llevando a la otra. La salida de los gerentes médicos de los hospitales de Tartagal y J.V. González generó, en un primer momento, críticas y sospechas sobre la asignación de recursos desde el Ministerio de Salud para el funcionamiento de esas áreas operativas.

Pero posteriormente, un informe administrativo que se filtró desde esa cartera sobre el hospital cabecera del departamento Anta dejó ver un manejo por lo menos arbitrario de los recursos y, sobre todo, en lo que se refiera a las horas guardia y al efectivo cumplimento de este servicio.

Las guardias médicas en los hospitales resultan un factor crítico, sobre todo en el interior de la provincia donde la gente no cuenta con muchas opciones ante una situación de emergencia y donde, por consecuencia, aparecen fuertes reclamos por la falta de médicos ante estas circunstancias.

Luego de la noticia publicada por El Tribuno en su edición de ayer, las repercusiones no se hicieron esperar. Funcionarios, legisladores y profesionales salieron al ruedo intentando poner paños fríos en algunos casos y, en otros, buscando respuestas sobre el enorme interrogante que se plantea de aquí en adelante. ¿Cómo funcionan las guardias en los hospitales de la provincia? ¿Quién las controla? ¿Qué pasa cuando un paciente llega con una emergencia y no encuentra al médico que supuestamente debe estar en el lugar?

En el camino aparecieron viejos proyectos legislativos que proponen una modificación al Estatuto de la Carrera Sanitaria para el personal de Salud de Salta y que se resume en un nuevo régimen de control de puntualidad, asistencia y productividad por objetivos, en un sistema de créditos para el personal comprendido en el ámbito de aplicación de dicho estatuto.

Sobre la atención en Pediatría, donde hay 4 pediatras de planta, se necesitan poco más de 430 horas guardia al mes, pero se pagaron 911 en total, lo cual significa que tendría que haber al menos dos pediatras por día.
 

Es que para el caso del hospital Oscar Costas, en Joaquín V. González, el informe administrativo dejó ver que los tres gerentes renunciantes se hacían pagar 240 horas de guardia mensuales, cuando la ley establece que ningún agente de la Administración Pública puede cobrar, por ese ítem, más de 120 horas al mes. Solo por este servicio, que tampoco se cumplía en su totalidad, cada gerente cobraba cerca de 360 mil pesos, más el sueldo correspondiente.

Al margen de ser una irregularidad que pasó todos los filtros de control, algo que seguramente habrá que investigar, este manejo obsceno de las herramientas administrativas para beneficio personal también se reflejó en otras áreas. En Odontología, por ejemplo, profesionales de planta del hospital de Morillo, en Rivadavia Banda Norte, supuestamente iban a hacer guardias a J.V. González, aunque en este último hospital no había ni un solo dato biométrico de ellos. Es decir que estos odontólogos, a los cuales se les pagaban 240 horas de guardia, nunca fueron a cumplir tales funciones.

Todas estas son algunas de las muchas irregularidades que quedaron en evidencia tras el informe administrativo que fue presentado en el Ministerio de Salud y que originó la reunión entre las autoridades y los tres gerentes que posteriormente presentaron su renuncia indeclinable al cargo. Lo hicieron al retornar de Salta capital a través de una conferencia de prensa que brindaron en la ciudad capital del departamento Anta.

A todo esto, se supo que ayer los tres gerentes tuvieron una reunión con el ministro Esteban. De ese encuentro se acordó que una comisión de la Sindicatura de la Provincia llevará a cabo una investigación in situ, "para deslindar responsabilidades", dijeron desde la cartera sanitaria.

Esteban intentó poner paños fríos 

El ministro Esteban fue uno de los que intentó poner paños fríos a la situación. Indicó que en el caso del hospital de Joaquín V. González, la gerenta administrativa hizo pública una situación vinculada al cobro de horas extra de los médicos y enfermeros en el establecimiento. “Si había irregularidades, tendría que haber enviado al Ministerio de Salud, no ventilarlas así”, expresó. Esteban indicó que “hay médicos que han hecho hasta tres guardias semanales, pactamos hasta 240 horas por la pandemia y a ese límite lo pusimos nosotros. Así que no hay irregularidades en esas horas”, manifestó. Pese a ello, y al margen de la cuestión legal que impone topes a las horas de guardia en el sector Salud y al efectivo cumplimiento de las mismas, del informe administrativo se desprende que hubo prestaciones para Pediatría, Clínica Médica y Laboratorio por 24 horas durante los siete días de la semana, algo que está fuera de todo razonamiento si se considera que esos servicios nunca tienen esa cobertura real.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...