EN VIVO

Caso Palomo: jornada de alegatos

Un colectivo le destrozó su casa y un OKM: solo le darán $20 mil

En diciembre de 2015, una familia empezó a vivir una pesadilla que casi siete años más tarde se agrava. Ese lunes 7, un colectivo de la línea 3C (San Ignacio-Lagos), le destrozó su casa y su automóvil, pero el fallo judicial que salió hace un mes, es de $20.000. Luis Maidana, su esposa Viviana Pereyra y el hijo de ambos, Benjamín, manifestaron a El Tribuno que consideran una burla la resolución "a favor". Sin embargo, en ese momento, el costo para reparar tanto la vivienda como el vehículo era de $75.000, además de los daños morales sufridos y apelarán la absurda decisión.

El accidente que pudo ser trágico se produjo cuando el colectivo dejó de circular por la calle 12 de Octubre para subirse a la vereda -por un fallo mecánico o humano de la chófer- y luego quedó atascado entre el portón de una vivienda, un auto estacionado y un árbol de grandes dimensiones.

"Las pericias dicen que las calles estaban en estados normales, que había claridad al momento del accidente que fue por impericia humana o un desperfecto mecánico, que provoca el accidente", comentó Luis a este diario y agregó que según la empresa de transporte "en la supervisión técnica estaba todo bien".

"En el peregrinar, fuimos humillados por la empresa y la aseguradora hasta que se determinó que le correspondía a la empresa, pero el abogado de San Ignacio-Lagos nos quiso dar $2.000 y nos dijo 'si quieren acepten la plata, sino vayan a juicio, total esta empresa tiene muchos'".

Respecto al monto de los daños ocasionados por el accidente: "Era un Fiat Palo modelo 2014, tenía menos de un año y estábamos empezando a pagarlo a crédito. El colectivo vino arrastrando árboles y cestos de basura, fue chocando y rayó las puertas, además partió el eje de la rueda, el retrovisor, guardabarros y además sacó el revoque en el portón de casa", sostuvo el hombre perjudicado.

"A través de abogados, tras sentirnos humillados porque Saeta y la empresa no se hicieron cargo, no sé si por impericia o desconocimiento o alguna otra cosa, una jueza determinó que la empresa San Ignacio es responsable y asumir los costos. El auto estaba en garantía.
Fadua evaluó los costos y los chapistas dieron su presupuestos:. Era chapearlo o cambiar las puertas. Se presentó un maestro mayor de obra y evaluó la construcción, había partido la pared". 

"Después de tanto bicicletearnos, la jueza determinó que la empresa es la responsable de pagar $20 mil actualizados, pero un retrovisor está por arriba de los $13 mil, pero determina que no hay perjuicios ni daños. nosotros tuvimos varios gastos. Nos humillaron. y resulta ser que una jueza determinó que eso no importó. Obviamente vamos a proceder a realizar la apelación (también lo hizo la aseguradora), es muy doloroso", sentenció el hombre.

"Exigimos que sí había daño y que el costo de los daños es mucho mayor al de $20 mil. Con ese dinero no comprás ni diez kilos de carne. Es absurdo y humillante", cerró el damnificado.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...