Un hombre sin recursos ni ayuda estatal pide un techo

Rodolfo Sciarra, de 66 años de edad, necesita de manera urgente ayuda. Lo principal es una vivienda para estar tranquilo junto a su única familia que son dos perritas.

Es oriundo de Córdoba, pero hace muchísimos años reside en la Ciudad Termal. Pocos años atrás murió su madre y el hombre quedó solo con sus mascotas.

Gracias a eso, conoció a un grupo de protectoras de animales quienes se encargaron de las castraciones y del alimento, pero también se preocuparon por la situación alarmante en la que vive Rodolfo.

Silvia, una docente de gran corazón de la comunidad rosarina, se contactó con una de las protectoras para poder asistir al carenciado vecino. Ahora a través de El Tribuno, tiene la esperanza de conseguir una mejor calidad de vida.

"Gracias a este medio por interiorizarse de la situación del abuelo. Él es originario de Córdoba y hace mucho tiempo que vive en Rosario de la Frontera. Lo conocí por casualidad hace un par de años, porque siempre estoy en contacto colaborando con las protectoras de animales, y en ese momento Rodolfo vivía con su mamá, quien falleció hace dos años", expresó Silvia.

En cuanto a la situación económica, indicó que la madre, cobraba una pensión y vivían de eso, pero lamentablemente desde que murió, nunca más tuvo un ingreso y Rodolfo quedó absolutamente desamparado económicamente.

"Él alquilaba la casa donde vivía con su mamá, luego muere y al no tener ingresos económicos, le prestaron la casa por un tiempo, pero ahora le están pidiendo que desaloje porque necesitan el lugar y no tiene dónde ir a vivir", explicó.

"Me puse en contacto con otras dos personas más para organizarnos y colaborar con Rodolfo. Yo me encargo de los alimentos de sus mascotas y los otros chicos, siempre le dan una vuelta para llevarle comida y ver cómo está".

Por otro lado, el hombre no se encuentra muy bien de salud. Silvia contó que "hay días en que come y otros que no porque no tiene qué comer, más allá de que uno le lleva lo que puede, por ahí no es suficiente".

Para colmo de males, extravió sus documentos y no puede ni tramitar un subsidio. No percibe salario, jubilación ni plan social.

Múltiples necesidades

Luego del relato de la docente, El Tribuno quiso constatar la situación en la que vive el abuelo. Para los que puedan colaborar, Rodolfo necesita una cama, un colchón, ropa de cama; sábanas, almohada y colchas, toallas. También una cocina o un anafe eléctrico, una pava eléctrica (ya que no tiene gas), ropa, camperas de abrigo y calzados del número 42.

Sobre las necesidades, la vecina manifestó que, "en su casa no tiene absolutamente nada. No percibe pensión ni salario por eso, es que me contacté con otra profesora de gran corazón y ella se encargó de que al abuelo le lleven la vianda todos los días". "Pero necesita dónde calentar la comida o hacerse un té o un mate".

Mucha humanidad

"Mientras tanto, otro de los chicos se encarga de llevarlo a su casa para que se bañe y le lava la ropa, cada uno pone su granito de arena, pero necesita un lugar fijo para estar tranquilo junto a sus mascotas, que son lo único que le queda y a lo que está aferrado", señaló Silvia. Finalmente expresó: "La prioridad es una vivienda pero se necesita mucho más, el objetivo es ayudarlo en todo porque no podemos hacer un abandono de persona mayor. A los políticos que puedan, les pedimos un pequeño terreno y una prefabricada con un baño, porque ni eso tiene".

"Lo que más quisiera y llamo a la solidaridad de todo el mundo, es que los últimos años que le quedan de vida, los pueda pasar en su casa propia y tranquilo porque toda la vida alquiló. La alegría más grande de él sería tener su casita", concluyó la docente.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...