"Estufa solidaria", una opción económica y eficiente de enfrentar el frío

Frente a las bajas temperaturas y a pocos días de comenzar el período invernal, muchas familias salteñas buscan la forma de combatir el frío. En este camino, la “estufa solidaria” se presenta como una opción económica y eficiente. 
Su diseño recorre el país y decenas de miles de artefactos se construyeron desde que un grupo de docentes y estudiantes de una escuela técnica la popularizaron. Se necesitan pocos materiales y muchos de ellos pueden conseguirse sin costo alguno o bien reciclando algunos elementos hogareños. 
Pablo Salamanca, vecino del barrio El Huaico, quien ya disfruta de las ventajas de la “estufa solidaria” contó a El Tribuno: “Sólo se necesitan unos 30 o 40 ladrillos o adobones, que son los que tapan o forran el tiraje, dos barras de hierro ángulo y una pedazo de chapa, para la puertita. El armado es sencillo, no se necesita ser albañil ni herrero, solo basta un poco de ingenio y paciencia. Sin experiencia previa y contando con los materiales, en tres días puede estar lista”.

 


Salamanca destacó que el artefacto tiene buena entrada de leña y es muy económica.

“Al caño para la chimenea lo adquirí usado en un comercio de reventa de chatarra. Los ladrillones me los regaló un amigo. Lo que sí tuve que comprar nuevas son las barras ángulo. Para la tapa usé un chapón que tenía tirado en el fondo”.


Otra de las ventaja -destacó-: “No larga nada de humo en el interior del ambiente. Es un tiro balanceado perfecto”.

 

Existen numerosos tutoriales en Youtube sobre cómo armar de forma rápida, económica y sencilla una estufa solidaria. 

 

En algunos municipios del país, pusieron en marcha talleres para enseñar a los vecinos a construir estos artefactos teniendo en cuenta que una “estufa solidaria” puede llegar a costar entre $4000 y $6000, de acuerdo al tamaño, comparados con los casi 30.000 de una salamandra chica. Además, ostenta otra ventaja interesante: su diseño permite utilizar cualquier tipo de madera, por lo que se pueden aprovechar los residuos de poda, que en esta época son fáciles de conseguir.
“Este año dije basta!. No quiero que me lleguen boletas impagables de luz o gas. Ahora con la estufita hecha con mis propias manos la casa está calentita y gasto muy poco. Ya estoy planeando una reunión en torno a mi estufa ”, concluyó Salamanca.

 

 Etapa de construcción de una estufa solidaria. Foto gentileza Pablo Salamanca


Funcionamiento

Especialistas de la Facultad de ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata, donde fabricaron una serie de estos artefactos explicaron que la estufa utiliza madera o leña que se quema en una primera cámara de combustión. Los gases generados pasan a una segunda cámara, donde se siguen quemando gracias al ingreso de aire secundario. Esto hace que se mejore el rendimiento y se logre una combustión más completa, reduciendo la cantidad de residuos tóxicos que se generan en la primera combustión. Estos gases terminan saliendo por un escape que da al exterior del lugar donde se ubica.

 


Entre las ventajas de este sistema -agregan- comparado con artefactos de calefacción a gas, permite en primera instancia independizarse de este recurso no renovable. Además, en los lugares que aún no cuentan con infraestructura adecuada para su instalación, se puede afrontar el problema de la calefacción en el corto plazo mientras se impulsa el desarrollo de los servicios urbanos. 


 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de vida-y-tendencia

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...