Los empresarios adelantan que las nuevas tarifas se trasladarían a los precios

¿Tarifazo y ajuste ortodoxo como dice la izquierda? o ¿Redistribución de subsidios como dice el oficialismo? Más allá de esa discusión semántica, los empresarios pymes -lamentablemente- están acostumbrados a sobrevivir a los vaivenes que presenta la economía argentina. Tienen el “cuero curtido” a la hora de enfrentar los desajustes que tiene la macroeconomía.

Sin embargo, eso no quita que la compleja situación que atraviesa el país no signifique un riesgo para los empresarios. El nuevo desafío que deben afrontar es la quita de subsidios a la energía. Muchos dicen que van a tener problemas en afrontar las nuevas tarifas sin trasladarla a precios. 

Para pasarlo en limpio, lo que quieren decir los empresarios es que cuando el Gobierno nacional aplique el tarifazo en las boletas de luz y gas van a trasladar esos aumentos a sus productos, es por eso que en diversas actividades ya se encendieron luces de alarma. 

Todavía no hay precisiones sobre cómo se implementaría esa “reducción de subsidios” para el segmento pyme. Las empresas todavía no saben cómo impactará la tarifa plena y eso genera ansiedad y nerviosismo porque indefectiblemente tendrán que ver cómo trasladar esos aumentos sin afectar la capacidad financiera de la empresa.

Juan Chibán, empresario gastronómico y miembro de la Cámara Hotelera Gastronómica, expresó que el sector viene de una situación “muy crítica” en los dos últimos años con la pandemia y que recién ahora están empezando a “vislumbrar” un poco de mejoría, aunque aclaró que todavía no llegaron a los niveles del 2019.

La coyuntura inflacionaria en el sector es muy fuerte, ya que los costos se encarecen cada vez más rápido generando una incertidumbre a los empresarios. Y se ven obligados a trasladar a precios todos esos aumentos que se van generando.

“Todos los incrementos que tenemos es muy difícil trasladar a precio entonces venimos con tarifas tanto de hoteles como de cartas en los restaurantes que están bastantes planchados a lo que tendrían que ser. Las subas si se llegan a aplicar de la manera que se está diciendo, porque todavía no hay precisiones, va a incidir directamente en los costos de la prestaciones de nuestros servicios, es imposible no trasladarlo al precio final”, afirmó. 

La Cámara Hotelera y la Cámara de Comercio se reunieron con autoridades del Ente Regulador de Servicios Públicos para expresar su preocupación por este tema en particular. Desde el organismo estatal le contestaron que todavía no había precisiones de ningún tipo sobre las actualizaciones tarifarias y que estaban esperando los anuncios que se tienen que publicar en el Boletín Oficial de la Nación. Recién ahí los empresarios van a saber con certeza de cuánto serán los aumentos.

Chibán contó que muchos empresarios locales comenzaron a analizar la factura de gas y también a fijarse en el ítem, de la factura de luz, que dice: “El servicio eléctrico de esta factura contiene subsidio de Estado Nacional”. Expresó que sin contar con ese subsidio, los hoteles tendrían aumentos que van entre los 200 y 400 mil pesos y los restaurantes entre 50 y 100 mil pesos.

"Nos perjudica"

El empresario local Jorge Vian tiene una óptica en Santiago del Estero, entre Balcarce y Mitre. En diálogo con El Tribuno comentó que la suba de tarifas es uno de los problemas que tienen que enfrentar a los que se suman la parte impositiva y la gran cantidad de manifestaciones que se producen todos los días en el centro de la ciudad que produce una baja en el consumo. 

“Estoy convencido que si por los consumos de gas y electricidad no le dan un subsidio al comercio y a la industria, indudablemente va a afectar muchísimo. Ya están hablando de facturas muy altas y te imaginás que a las pymes pequeñas nos van a hacer trastabillar económicamente. En mi caso, la óptica no es un comercio amplio como para decir que tengo otros recursos, está limitado a la ejecución de una receta médica, o a algún anteojo de sol. No tenemos otros tipos de ingresos como otros rubros”, destacó el empresario.

Expresó que de producirse esos aumentos en las tarifas “indudablemente” tendrá que trasladar ese costo a su mercadería o “reducir” sus costos como para poder afrontar esos aumentos y esperar a que haya ventas.

“Lo que pasa es que si subo la mercadería repercute en que no va a haber la misma cantidad de ventas que teníamos anteriormente a esta situación. Hay una pérdida de rentabilidad en las dos situaciones y cada vez achicamos más los márgenes de ganancia. Todos los comerciantes estamos igual, achicamos los márgenes para poder tener una venta más o menos racional”, subrayó.

Otro tema que repercute en la óptica es el cierre a las importaciones. Vian aseguró que en el rubro óptica el 90 por ciento de los productos que comercializan son importados y que sus proveedores tienen todos los insumos en dólares y al no haber posibilidad de importar mercadería al dólar oficial tienen que acudir a otro tipo de dólar. 

“Las importaciones se han caído tremendamente y tenemos falta de mercadería. Hay faltante de insumos en las ópticas. Hay alguna proveduría de marcas nacionales, pero lo que era importado está prácticamente diezmado. Yo creo que todos estamos tratando de paliar esta situación. Le pido al Gobierno que no solo piense en el bolsillo de la gente sino de las pymes que proveemos mercadería y mano de obra”, finalizó.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...