Los incendios de pastizales aumentan y amenazan poblados

Algo ha cambiado en el Valle de Lerma. En las zonas donde solo había campo la población se asentó de forma desprolija. Hay menos tierra disponible y más siniestros ambientales que cada día crecen y se tornan incontrolables.

De las lluvias que causan anegamientos a los incendios existe una pequeña brecha. La temporada es conocida. Invierno seco y verano pasados por agua. En cada uno de estos problemas aparece la imprudente mano del hombre para complicarlo todo, en especial con el ambiente.

Para cada caso deben aparecer medidas preventivas y acciones programadas por las autoridades que impidan las pérdidas económicas que causan estos dos flagelos ambientales.

"Los incendios son cada temporada más dañinos y día a día debemos estar atentos a que no avancen de manera peligrosa sobre la población que ahora se fue a vivir al campo por falta de espacios en las zona urbanas", cuenta Daniel Chocobar, jefe del cuartel de Bomberos Voluntarios de El Carril.

El fin de semana pasado las llamas, incontrolables, provocaron un corte de la ruta nacional 68 a la altura de La Florida entre El Carril y La Merced.

Hay que recordar que los incendios son provocados en la mayoría de los casos, aunque también hay hechos accidentales desatados tal vez por maquinarias agrícolas.

"Un chispazo de un tractor ocasionó el fuego del fin de semana pasado. Se propagó rápidamente porque el tiempo y los pastos secos fueron el ingrediente peligroso que sumó fuerza para originar este voraz incendio de campos", dijo el servidor público.

Chocobar agregó que "la imprudencia de la gente y el crecimiento de las poblaciones son un factor a tener en cuenta para evitar futuros siniestros que no se podrán controlar".

Hacia Rosario de Lerma por la ruta provincial 35 hacia Campo Quijano, en la misma zona donde en verano se inunda, el fuego en el invierno seco del Valle de Lerma dejó varias hectáreas de campo aniquiladas por las llamas.

"Las llamas avanzan sobre los campos rápidamente porque el desmonte y los sectores rurales que comienzan a poblarse crecen. Estos factores deben ser tenidos en cuenta porque aunque los bomberos voluntarios actuamos y frenamos a las llamas, notamos que el fuego avanza sobre la zona habitada por los vecinos" relató a su turno Claudio Arnaudo, jefe de los Bomberos Voluntarios, Hernando de Lerma, de la ciudad de Rosario de Lerma.

Balance de daños

Se calculan alrededor de 500 hectáreas afectadas en el Valle de Lerma por el fuego. Ninguna siembra fue perjudicada. Los daños materiales no han sido establecidos. No hubo lesionados. En la zona de La Florida, criaderos de pollos y de cerdos se vieron afectados por estas llamas. Los bomberos llegaron a tiempo. En Campo Quijano un populoso barrio, como El Progreso, de repente fue rodeado por el fuego. Hubo un momento en el que los vecinos se asustaron y salieron de sus casas ante el avance de las llamas.

Según la policía, cada temporada se reportan nuevas denuncias de incendios provocados por terceros. "Los incendios de campos tienen una mayor evolución en agosto y a principio de septiembre. Un alto porcentaje fue provocado por manos imprudentes de algunos vecinos. Aunque se hace prevención, los siniestros continúan y cada día aumenta la cantidad de tierras afectadas" contó un jefe de policía de la zona.

Tres cuerpos de bomberos

En el Valle de Lerma solo existen tres cuerpos de Bomberos Voluntarios, uno en Cerrillos, Rosario de Lerma y El Carril. Además, existe un pequeño destacamento forestal en Campo Quijano que pertenece a la Policía de la Provincia. Entre todos estos cuarteles, por turno se calcula que hay apenas llegan a 20 efectivos para cubrir toda la región.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...