¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
22 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Zapatera a tus zapatos: María Alejandra, la heredera de un oficio

Lleva más de 30 años en el oficio y negocio del calzado que heredó de su padre Fermín y pone todo su empeño para desarrollar su taller El Tigre, de calle Alvear y Constituyentes de la ciudad de Orán.
Sabado, 21 de enero de 2023 01:36

María Alejandra Pintos tiene 41 años, es la segunda de cuatro hijas mujeres, ella recuerda que creció "en el taller de zapatos de mi papá, Fermín; siempre fui inquieta y rebelde, era el chango de la familia", recuerda con risas y así, de curiosa nomás, algo fue aprendiendo.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

María Alejandra Pintos tiene 41 años, es la segunda de cuatro hijas mujeres, ella recuerda que creció "en el taller de zapatos de mi papá, Fermín; siempre fui inquieta y rebelde, era el chango de la familia", recuerda con risas y así, de curiosa nomás, algo fue aprendiendo.

Un día volvió a la casa de sus padres recién separada y con dos hijos: "Mi papá estaba siempre pendiente de nosotros, pero veía que renegaba mucho a la hora de conseguir un ayudante, entonces le dije: `yo sé lo básico´, así que mientras aprendo seré tu ayudante, papá". De esa manera, Alejandra se fue convirtiendo en la zapatera del barrio.

Cuenta que a veces entraban clientes y preguntaban: ¿Está el zapatero? sin dar crédito al oficio que ella desarrollaba como sostén de su familia, aunque la mayoría del tiempo recuerda que trabajaba detrás del biombo.

Después de muchos años, Alejandra pudo rehacer su vida junto a Pablo, con quien tuvo dos hijos que aún son pequeños. "Él es un gran compañero, siempre me alentó a salir adelante".

Con lágrimas en los ojos, comentó que Fermín Pintos falleció en el 2020: "Eso me entristeció muchísimo, no tenía ánimo para nada". Esta joven emprendedora siempre pensó que su hijo mayor seria la persona que seguiría con el legado, sin embargo, por insistencia de su familia y con el impulso de Pablo, Alejandra tomó las riendas del taller que hoy funciona en la calle Alvear y Constituyentes de la ciudad de Orán. Se llama "Taller El Tigre" como lo bautizó Fermín cuando se inició en el rubro.

"Siento que a este negocio lo conozco de toda la vida, arreglo zapatos, mochilas y bolsas, a este oficio lo heredé de mi papá y es algo que amo".

Cada vez que Alejandra abre el taller, sin dudas abre su alma, renueva el homenaje a su padre que está presente en cada paso que da.

"Es una labor que exige mucha responsabilidad y compromiso para seguir creciendo", dijo María Alejandra quien comentó que este oficio, además de ser un sustento económico para ella, significa seguir el legado de su padre que le enseñó a ser una buena zapatera.

Sobre la crisis económica que se vive, señaló: "A este tipo de negocio la crisis lo favorece, pues muchas personas no pueden comprar nuevo y mandan a arreglar sus cosas, es un negocio que da tranquilidad, realmente amo este oficio".

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD