¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

17°
25 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Victorino de la Plaza, el payogasteño

Lunes, 30 de octubre de 2023 00:00

Victorino de la Plaza nació el 2 de noviembre de 1840, en el humilde pueblo de Payogasta, en el valle calchaquí, provincia de Salta. Su abuelo paterno fue el coronel Manuel Ubaldo de Lea y Plaza; su hermano Rafael de la Plaza fue gobernador de Santiago del Estero. Cuando muere su padre, su madre se hizo cargo de la crianza de los hijos. La primaria en escuela pública y en el convento San Francisco. Colaboraba con su madre vendiendo en su pueblo las empanadas que producía. El secundario lo terminó en el Colegio del Uruguay, en Concepción del Uruguay, Entre Ríos, gracias a una beca que le otorgó Justo José de Urquiza, siendo compañero entre otros de Julio Argentino Roca. Luego, ingresó a la facultad de Buenos Aires, para estudiar filosofía. Al estallar la Guerra de la Triple Alianza, se enroló como ayudante del general Julio de Vedia. Mitre lo ascendió al grado de capitán por su heroísmo. Cuando regresó a Buenos Aires, se inscribió en la Facultad de Derecho, donde se recibió de abogado, siendo su padrino Dalmacio Vélez Sarsfield. Domingo Faustino Sarmiento lo nombró profesor de filosofía del Colegio Nacional de Buenos Aires. Residió muchos años en Londres, enviado por el presidente Carlos Pellegrini, por la renegociación de la deuda externa.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Victorino de la Plaza nació el 2 de noviembre de 1840, en el humilde pueblo de Payogasta, en el valle calchaquí, provincia de Salta. Su abuelo paterno fue el coronel Manuel Ubaldo de Lea y Plaza; su hermano Rafael de la Plaza fue gobernador de Santiago del Estero. Cuando muere su padre, su madre se hizo cargo de la crianza de los hijos. La primaria en escuela pública y en el convento San Francisco. Colaboraba con su madre vendiendo en su pueblo las empanadas que producía. El secundario lo terminó en el Colegio del Uruguay, en Concepción del Uruguay, Entre Ríos, gracias a una beca que le otorgó Justo José de Urquiza, siendo compañero entre otros de Julio Argentino Roca. Luego, ingresó a la facultad de Buenos Aires, para estudiar filosofía. Al estallar la Guerra de la Triple Alianza, se enroló como ayudante del general Julio de Vedia. Mitre lo ascendió al grado de capitán por su heroísmo. Cuando regresó a Buenos Aires, se inscribió en la Facultad de Derecho, donde se recibió de abogado, siendo su padrino Dalmacio Vélez Sarsfield. Domingo Faustino Sarmiento lo nombró profesor de filosofía del Colegio Nacional de Buenos Aires. Residió muchos años en Londres, enviado por el presidente Carlos Pellegrini, por la renegociación de la deuda externa.

En 1909, acompañó en la fórmula presidencial a Roque Sáenz Peña. El 1 de diciembre de 1913, en representación del gobierno nacional, inauguró la primera línea de trenes subterráneos de Buenos Aires, la primera de Sudamérica y unas de las primeras del mundo.

En octubre de 1913, el presidente Sáenz Peña pidió licencia por razones de salud. Victorino de la Plaza se hizo cargo del gobierno, mediante decreto firmado por el presidente y el ministro del interior, también salteño Indalecio Gómez. El presidente murió el 9 de agosto de 1914. Victorino de la Plaza en su mandato creó la Caja Nacional de Ahorro Postal; inauguró el primer ferrocarril eléctrico de Sudamérica, que unía Buenos Aires con El Tigre y se implementó la Ley Sáenz Peña, de voto universal, secreto y obligatorio.

La mayor parte de su gestión estuvo signada por el estallido de la primera Guerra Mundial y De la Plaza se apresuró en declarar la neutralidad argentina y su deseo de comerciar con ambos bandos. A pesar de lo complicado de la guerra, porque atacaban los buques mercantes, la exportación de carne y de granos creció notoriamente. Además, en su gestión los ferrocarriles ya contaban con 33.595 kilómetros.

El 12 de octubre de 1916 Hipólito Yrigoyen asumió la presidencia, mando entregado por Victorino de la Plaza, quien se retiró caminando ovacionado por la gente.

Fue ministro de Hacienda de los presidentes Nicolás Avellaneda y Roca. Ejerció como Procurador del Tesoro de la Nación. El haber cumplido con sus deudas en aquel momento hizo de la Argentina uno de los países más prósperos de la tierra.

Legó $50.000 para la Universidad de Buenos Aires, y declaró: "Pude ser el hombre público que fui gracias a los altos estudios de esa casa". Sus libros personales fueron entregados a su Salta natal, originando la Biblioteca Provincial Victorino de la Plaza. Viajó a Córdoba para un homenaje a Vélez Sarsfield, contrajo una neumonía y falleció en su casa de Buenos Aires el 2 de octubre de 1919. Con esta nota cumplimos en honrar la memoria de un hombre de Salta, que trabajó por la grandeza de la patria, un verdadero ejemplo.

 

PUBLICIDAD