¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
29 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

José A. Lovaglio y la memoria médica calchaquí

Lunes, 20 de noviembre de 2023 04:23

El pasado se construye con biografías de grandes hombres y mujeres que dejaron testimonio de su vida y entrega a las nuevas generaciones. Atesorar esos ejemplos de vida es un mandato para la historia y la memoria. Representó para mí un enorme compromiso y responsabilidad poner unas palabras en el frontispicio de un nuevo libro que cuenta el paso vital por las tierras calchaquíes del Dr. José Antonio Lovaglio (1905-1991), médico rural y de familia, a la vieja usanza del siglo XIX y primera mitad del siglo XX. El libro de marras es: "Los Valles Calchaquíes: Cincuenta años de medicina rural" (Mundo Gráfico, 2023, 220 p., Salta).

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El pasado se construye con biografías de grandes hombres y mujeres que dejaron testimonio de su vida y entrega a las nuevas generaciones. Atesorar esos ejemplos de vida es un mandato para la historia y la memoria. Representó para mí un enorme compromiso y responsabilidad poner unas palabras en el frontispicio de un nuevo libro que cuenta el paso vital por las tierras calchaquíes del Dr. José Antonio Lovaglio (1905-1991), médico rural y de familia, a la vieja usanza del siglo XIX y primera mitad del siglo XX. El libro de marras es: "Los Valles Calchaquíes: Cincuenta años de medicina rural" (Mundo Gráfico, 2023, 220 p., Salta).

Mientras escribo estas líneas me viene a la memoria mí admirado Dr. Joseph Redhead (1763-1844), quien luego de haber participado de los tiempos fundacionales de la patria al lado de Manuel Belgrano y Martín Miguel de Güemes atendía a sus pacientes casa por casa, montado en su caballito overo, tal como nos lo recuerda Bernardo Frías.

Con mucho esfuerzo y sacrificio, José A. Lovaglio se recibió de médico y de doctor en medicina. Su compañero de estudios y dilecto amigo Dr. Roberto García Pinto, intelectual salteño de fuste, recuerda a los viejos profesores y las vivencias en aquellos tiempos en el prólogo que escribiera para la primera edición del libro y también en un comentario bibliográfico que se acompaña al final de la presente edición.

Su pluma erudita acompaña esta nueva edición del libro que oportunamente editara el Círculo Médico de Salta y se encontraba agotada. Primero quiero mencionar que el libro surgió como una necesidad meridiana al evaluar la colección de la "Memoria del Valle Calchaquí" que lleva adelante como proyecto cultural la Bodega San Pedro de Yacochuya de la familia Etchart, bajo la visión zahorí del poeta, filósofo y doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Salta Leopoldo "Teuco" Castilla. Este esfuerzo editorial sigue una larga tradición que comenzaran don Arnaldo Etchart y doña Carmen Rosa Ulivarri de Etchart. Se han editado ya "Memoria poética del Valle Calchaquí de Salta (Antología de poemas y coplas)", el "Romancero calchaquí", de Juan José Coll, y la "Geología calchaquí", del suscripto. Precisamente cuando presentamos en Cafayate este mi último libro surgió la idea de rescatar esas preciosas memorias médicas del Dr. José A. Lovaglio, en donde su hijo Antonio Lovaglio Saravia ha puesto todo el esfuerzo para avanzar con datos, documentación y fotografías únicas e inéditas atesoradas en el ámbito familiar.

Dos médicos en el campo

Ocurre que el Dr. Lovaglio padre fue discípulo directo de Salvador Mazza, el gran sabio médico honrado no solo con el pueblo que lleva su nombre en la frontera de Bolivia, sino con el nombre inmortal de la enfermedad que ayudó a develar, descubrir y describir junto al Dr. Chagas; esto es la enfermedad de Chagas-Mazza.

Decenas de cartas personales, correo científico, telegramas y artículos entre Mazza y Lovaglio se conservan en los archivos familiares. Mazza acompañó a Lovaglio a recorrer el Valle Calchaquí en busca de los ranchos con vinchucas y los arroyos con larvas de anofeles, el famoso mosquito que daba lugar a las fiebres palúdicas y otros vectores de enfermedades que se registraban en la región en la primera mitad del siglo XX. Lovaglio fue su discípulo más joven y también el que dijo en Buenos Aires las últimas palabras de adiós en el acto fúnebre del sabio argentino.

Al Dr. Lovaglio le tocó trabajar en la zona del Valle Calchaquí en un tiempo con pocas rutas y puentes, viajando a lomo de mula, cruzando ríos crecidos y ásperas montañas. Describe las epidemias de cólera, tifus, viruela y otras que diezmaban a esas poblaciones vallistas. Hace hincapié en las medicinas de la época y en el uso que les daban los viejos calchaquíes y que habían heredado de la medicina tradicional de sus mayores, de aquellos médicos incas y aimaras: los kallawayas.

La adaptación a formas de curar en donde el médico era mirado de reojo en algunos recónditos lugares, donde la influencia de los antiguos brujos y curanderos mantenía su preminencia. Con esto y con mucho más tuvo que lidiar nuestro médico rural, acompañado siempre por su fiel compañera doña Elvira Saravia. Criando a sus numerosos hijos y sin desatender las tareas de curar, investigar y publicar. además de gestionar la salud pública como director del hospital y la educación de los cafayateños como director de la escuela local, entre otras múltiples tareas sociales, culturales y políticas.

Las memorias son muy ricas y generosas en las biografías de personajes variopintos, desde médicos notables, pasando por políticos que llegaron a cargos de gobernadores y un presidente de la Nación, siguiendo por respetables damas bodegueras y benefactoras, juristas, profesionales, hombres de letras, policías, jueces de paz, etcétera, hasta simples campesinos a los que trató de aliviar en sus dolencias. El mal de Chagas y la brucelosis hacían estragos en una época de malas comunicaciones y peores medicinas.

El libro de memorias es a su vez rico en jugosas anécdotas que deben leerse del original para tenerlas de primera mano. El libro tiene además pinceladas históricas de los primeros conquistadores, arqueología del Valle Calchaquí, flora, fauna y gea, viñedos y pioneros de la vid y el vino, topografía y paisaje, arquitectura y urbanismo, entre otros temas de la trama social, cultural y natural de los valles.

Hijo de inmigrantes

A manera de síntesis biográfica diremos que el doctor José Antonio Lovaglio nació en Cafayate (Salta) el 6 de abril de 1905. Fue el primogénito de una familia numerosa de nueve hijos, de origen italiano, que había inmigrado a la Argentina en el siglo XIX. Fueron sus padres don Antonio Lovaglio y doña Nicolasa Palermo, oriundos de Auletta (Salerno, Sicilia). Cursó los estudios primarios y secundarios en Cafayate, San Juan y Buenos Aires. En 1926 partió a Buenos Aires desde Cafayate, a lomo de mula, hasta la estación de FFCC de La Viña y desde allí por tren a Buenos Aires, donde estudió medicina en la UBA. Tuvo allí a grandes profesores de la época, entre ellos el Premio Nobel Bernardo Houssay. Se doctoró en medicina en 1933 y debió regresar a Cafayate por problemas de salud de su padre, a quien le tocó atender por ser el único médico del pueblo.

Sus vivencias como médico rural son las que describe en el presente libro de memorias. Especialmente los trabajos científicos sobre el mal de Chagas-Mazza, que llevó a cabo con su amigo y maestro el Dr. Salvador Mazza. Se casó con Elvira Saravia Bavio, con quien formó una familia de siete hijos, conformada por dos mujeres y siete varones: Elvira, Antonio, Juan Pablo, José, Ernesto Francisco, Javier y Felisa Inés. La familia atesora los valiosos documentos que se conservan de aquellos tiempos, especialmente la correspondencia epistolar y científica entre los doctores Mazza y Lovaglio. Correspondencia de admiración y mutuo respeto.

El Dr. Lovaglio falleció en la ciudad de Salta el 29 de mayo de 1991. El libro cuenta con una tapa artística de Mariano Cornejo y una cuidada edición y diagramación de Magdalena Paz Posse. Además se publicó, en conjunto, un segundo libro titulado: "La medicina en el Valle Calchaquí de Salta: Dr. José Vasvari y Dr. Arne Hoygaard" (76 p.), con textos de Félix Rodrigo Bravo Herrera y Maximiliano Witte, habiendo actuado como coordinadora y correctora María Eugenia Carante.

Vasvari y Hoygaard

El Dr. José Vasvari (1900-1986) fue un médico húngaro que se radicó en los Valles Calchaquíes en la década de 1930. Investigó las dolencias de los vallistos y publicó artículos científicos en la Universidad Nacional de Tucumán, en la cual obtuvo su título de médico sanitario en 1948. Se casó con la maestra seclanteña María Elena Isasmendi. Vasvari es recordado como un médico hospitalario y altruista.

Entre los que se refirieron a él y su obra o lo homenajearon en poemas se tiene a Jaime Dávalos, Celso Molina, Emilio Viñals (poeta que acuñó la frase "Salta la Linda"), el médico Cecilio Romaña, el arquitecto Antonio Pellegrini, entre otros.

El Dr. Arne Hoygaard (1906-1981) fue un médico noruego y navegante que se radicó en Cachi en 1949. Era experto en la geografía ártica y la vida de los esquimales. Realizó importantes trabajos científicos en los Valles Calchaquíes y en la Puna. Junto a un militar (Di Pasquo) y un cura franciscano (Pelicelli) fueron los primeros en hacer cumbre en 1950 en el Nevado de Cachi, bautizando la cima como "El Libertador" en homenaje a San Martín. El hospital de Cachi lleva su nombre.

En síntesis, tres estudiosos, investigadores comprometidos y hombres de bien que enriquecieron el acervo salteño. Las memorias son un testamento único y un valioso testimonio para la historia genuina y profunda de los pueblos. Esperamos que las obras de marras sean una fuente de inspiración y lectura para las nuevas generaciones, con ejemplos de vida, biografías notables, vivencias, anécdotas, destacados pioneros y otras valiosas lecciones que se desgranan a lo largo de esos libros. Anímese entonces el lector a abrevar en este oasis de palabras cristalinas, escritas sin ninguna pretensión y de un valor mayúsculo para rescatar la Salta del ayer como digno ejemplo del futuro.

 

PUBLICIDAD