¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
21 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

A un año de Argentina campeón del mundo: recordá cómo fue el camino de la scaloneta en Qatar 2022

No fue fácil, comenzó con una caída pero al final del camino había una estrella... La tercera. Así fue el recorrido de Argentina en el Mundial de Qatar 2022. 
Miércoles, 13 de diciembre de 2023 18:23

El 20 de noviembre del 2022 comenzaba el Mundial de Qatar (con el partido de Qatar vs Ecuador del grupo A), sin dudas el gran sueño para cualquier persona en el mundo que alguna vez pateó una pelota y el mayor anhelo para todas las selecciones que participaron y más para la Selección Argentina. Tras 36 años sin ganar un Mundial, la "scaloneta" llegaba al país asiático con el sueño intacto de levantar el título mundial y conseguir la tan ansiada tercera estrella para hacer feliz a todo un país. 

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El 20 de noviembre del 2022 comenzaba el Mundial de Qatar (con el partido de Qatar vs Ecuador del grupo A), sin dudas el gran sueño para cualquier persona en el mundo que alguna vez pateó una pelota y el mayor anhelo para todas las selecciones que participaron y más para la Selección Argentina. Tras 36 años sin ganar un Mundial, la "scaloneta" llegaba al país asiático con el sueño intacto de levantar el título mundial y conseguir la tan ansiada tercera estrella para hacer feliz a todo un país. 

Los candidatos eran los de siempre: Brasil con su "jogo bonito", Alemania con una estructura aceitada, España con la posesión como mayor virtud, Inglaterra con una mezcla de jugadores jóvenes y experimentados y Francia quien llegaba como actual campeón mundial. Aunque ninguno contaba con lo que tenía Argentina, un as de espadas como lo es Lionel Messi, un gran estratega como Lionel Scaloni y todo un grupo repleto de figuras que estaban muy unidos, con un tremendo hambre de gloria y con un objetivo claro: Ser campeones del mundo.  

No iba a ser fácil, primero todo se tornaría oscuro, pero al final se vería de lo que la selección estaba hecha y saldrían adelante para tocar el cielo con las manos, precisamente la tercera estrella. Así fue el recorrido que tuvo que hacer Argentina para llegar a alzar la Copa del Mundo, un camino que quedará grabado por siempre en la memoria de todos los fanáticos de este deporte. 

ARGENTINA VS ARABIA SAUDITA: UN TROPEZÓN EN EL MOMENTO JUSTO

La ilusión Argentina empezó un 22 de noviembre a las 7.00 hora local. Todo un país se levantó temprano, y hasta algunos ni siquiera durmieron, para ver el encuentro que ponía en marcha la participación de la Selección en la Copa del Mundo. En teoría el sorteo había sido accesible, ya que compartía el grupo C con México, Polonia y el rival de turno Arabia Saudita, quien en los papeles era el rival mas frágil. 

El Director Técnico, Lionel Scaloni, solo tenía una duda en el 11 inicial para este partido, ver quien iba a suplantar al lesionado Lo Celso (se perdió el mundial) en la mitad del campo.Se decidió por el "Papu" Gómez y final mente el equipo para el debut fue: Martínez, Molina, Romero, Otamendi, Tagliafico; Gómez, De Paul, Paredes, Di María; Messi y Martínez. 

El árbitro hizo sonar su silbato y algo sorprendió inmediatamente a todos, Arabia salió a presionar alto y esto le generaba cierta incomodidad al equipo argentino. A pesar de esto el primer gol del mundial llegó rápido, a los diez minutos, tras un penal cobrado a instancias del VAR, Messi, quien sino, puso el 1 a 0 y todo indicaba que podría terminar en goleada. Argentina después del gol dominó el partido y hasta metió tres goles más que fueron anulados por fuera de juego. 

Durante el segundo tiempo llegaría la gran sorpresa, lo inesperado por todos, Arabia Sauidta empató el partido a los tres minutos de haber comenzado la segunda parte gracias a su delantero centro Al-Sheri y las cosas se pondrían peor aún, cinco minutos más tarde, la figura, Al-Dawsari pondría el 2-1 a favor de los asiáticos. 

Argentina intentó llegar al empate pero no fue claro y perdió en su debut mundialista, algo que complicó las cosas y llenó de dudas a un equipo que llegó como gran candidato. El que nunca dejó dudó fue el capitán Lionel Messi, que le pidió a los argentinos que crean que el equipo no los iba a dejar tirados... Y así fue. 
 

 

ARGENTINA VS MÉXICO: EL CAPITÁN PEGÓ EL TIMONAZO 

Argentina tuvo ante México su partido bisagra en el mundial, en la previa todo fue nerviosismo y especulaciones, la realidad era que no se conseguía la victoria, la clasificación a los octavos iba a ser muy complicada, casi imposible. 

Scaloni metió mano en el equipo, hizo cinco variantes para intentar cambiarle la cara a una selección que fue sorprendida en el primer partido. El 11 titular fue: Martínez, Otamendi, Li. Martínez, Acuña; Mac Allister, Rodríguez, De Paul, Di María; Messi, L. Martínez. 

El primer tiempo fue como se especulaba, lleno de temores que no dejaban que el juego fluya, un partido trabado en la mitad del campo con pocas llegadas. 

Durante la segunda mitad el encuentro mantuvo la esencia hasta que a los 64 minutos de partido el capitán, Lionel Messi, pegó el timonazo. Luego de un pase de Di María, el 10 la acomodó y sacó un remate rastrero para ponerla lejos del alcance de "Memo" Ochoa y desatar la locura y liberar las tensiones que había hasta ese momento. 

Sin dudas el ingreso al campo de Julián Álvarez y Enzo Fernández le dieron otra impronta a la Selección que empezó a jugar más cerca del arco rival y a dominar los hilos del juego. A falta de tres minutos para el final llegó la tranquilidad gracias al golazo de Enzo que la puso en un ángulo. 

De esta manera Argentina encontró aire y se alejó de la oscuridad que asomó en el debut. El triunfo fue una liberación de tensiones grandísima para los jugadores e hinchas. El próximo rival era Polonia... Tenían que sellar el pasaporte a octavos. 

 

ARGENTINA VS POLONIA: SE PUSIERON EL TRAJE DE CANDIDATOS

Después del triunfazo ante México los aires eran otros en el conjunto argentino, después de unos días de tranquilidad y esperanza llegó el turno de enfrentarse a la primer selección europea que se cruzaba en el camino, Polonia. Los polacos encabezados por Lewandoski y la gran potencia física que los caracteriza, buscaban meterse en octavos al igual que Argentina. 

El DT optó por seguir cambiando el equipo hasta encontrar un funcionamiento que lo convenza. Tras el buen ingreso ante México de enzo Fernández y Julián Álvarez, Scaloni no la pensó demasiado y los incluyó en el equipo titular que fue el siguiente: Martínez, Molina, Romero, Otamendi, Acuña; De Paul, Fernández, Mac Allister; Messi, Di María, Álvarez.

Argentina entró decidida a buscar los tres puntos que le aseguraban un lugar en la siguiente fase de la Copa del Mundo, Con un mediocampo muy dinámico, unos laterales que eran opción cada vez que podían y una delantera inquieta, el conjunto albicelesete, (ese partido de morado) buscaba inquietar el arco de Szczęsny. El gol estuvo al caer todo el primer tiempo.La jugada más peligrosa fue el penal que marró Lionel Messi, pero eso no detuvo a la Selección que continuó insistiendo. El primer tiempo culminó sin goles y la igualdad no convencía del todo, ya que la clasificación aún peligraba. 

Los goles llegaron en el segundo tiempo. Durante el primer minuto de juego del mismo, Molina trepó por la derecha y sacó un centro por lo bajo para que Alexis Mac Allister convierta el 1-0 a favor del equipo sudamericano. De esta manera Argentina logró plasmar en el resultado lo que hizo en el juego. Mostró un fútbol de alto vuelo a puro toque y dinámica, tal es así que a los 67 de partido Álvarez puso el 2 a 0 definitivo que colocaba a la Selección en los octavos de final de la mayor cita futbolística. La alegría era inmensa y la confianza aún más. Argentina terminó primero en su grupo con seis puntos producto de dos victorias y una detrota y se enfrentaba en octavos ante Australia segundo del grupo D... Había que ir por más.

 

ARGENTINA VS AUSTRALIA: A PASO FIRME 

Argentina llegó a los octavos de final en un muy buen momento, clasificado primero y con la confianza por el cielo, enfrentaba a la selección australiana que venía de ser segundo en el grupo de Francia dejando afuera a Dinamarca. 

Scaloni volvió a modificar el equipo para ese encuentro, esta vez en la delantera y de manera obligada, ya que Di María había sentido una molestia muscular ante Polonia que lo iba a relegar delos próximos partidos hasta la final. Los 11 que comenzaron el match fueron: Martínez, Molina, Romero, Otamendi, Acuña; De Paul, Fernández, Mac Allister; Messi, Gómez, Álvarez.

Los primeros minutos del duelo no fueron para nada fácil, aunque Argentina tenía todos los números para llevarse la clasificación, los oceánicos no fueron un rival accesible al menos durante los primeros momentos de juego. Tal es así que recién a los 35 minutos de la primera mitad se destrabó el partido gracias a un lindo gol de Messi luego de una asistencia sin querer de Otamendi que se encontraba en el área contraria buscando un  centro. 

Durante el segundo tiempo Argentina encontró más espacios por las buenas decisiones de Messi que dejó en varias oportunidades a sus compañeros de cara al gol. Esto se acrecentó aún más cuando a los 12 minutos de la etapa final Julián álvarez le birló el balón al arquero australiano tras una presión de De Paul y puso el 2-0 que parecía liquidar el encuentro y sellar la clasificación a cuartos.

La scaloneta dominó las riendas del juego hasta que a falta de 13 minutos para el final, después de un tiro al arco por parte de Australia, Fernández desvió la pelota sin querer y dejó sin nada que hacer al Dibu. Tras el gol los australianos buscaron insistentemente la igualdad que llevaría el partido al alargue y estuvieron cerca de conseguirlo en la última pelota, pero el gran arquero argentino se quedó con un tremendo mano a mano que mantuvo la ilusión mundialista de pie. De esta forma el marcador culminó 2-1 a favor de los argentinos que ya eran esperados por Países Bajos en los cuartos de final... Se venía un partido chivo.

 

 

ARGENTINA VS PAÍSES BAJOS: LA BATALLA DE LUSAIL

Después de desplegar un fútbol de alto vuelo en octavos,llegó un durísimo rival en cuartos, Países Bajos. La naranja mecánica y Argentina tenían el antecedente del Mundial de Brasil 2014 en donde los sudamericanos se impusieron por penales y jugaron la final de dicho certamen, desde allí la cosa entre estas dos selecciones quedó un poco áspera y el partrido no podía ser de otro modo. 

El DT argentino eligió la línea de cinco defensores para este duelo con el claro objetivo de contrarrestar los ataques de los europeos por las bandas que es por donde más cómodos se sentían. Los titulares fueron: Martínez, Molina, Romero, Otamendi, Li. Martínez, Acuña;  De Paul, Fernández, Mac Allister; Messi, Álvarez. 

El match fue parejo desde el primer minuto, se prestaban el balón y el juego se fue muy friccionado. Solo una genialidad podía cambiar las cosas y mover el tablero. A los 35 después de una genialidad de Messi, metiendo un pase que solo él vio en el momento para Nahuel Molina, Argentina se adelantó por el gol del ex Boca. Así terminaron los primeros 45 minutos, con una selección sudamericana que hacía valer su juego y una europea que no se rendía. 

En el segundo tiempo Messi demostró porqué es el mejor jugador del mundo, no perdió un duelo y los rivales no podían detectar su posición en el campo. Fue agigantando su figura a meidda que transcurrían los minutos y todavía más cuando a los 73 se anotó en el marcador con un gol de penal que festejó haciendo el topollillo de cara a Van Gaal, técnico holandés que habló en la previa de que tenían muchas chances de vencer a Argentina, esto hizo enojar al 10 y cuando se enoja pasan estas cosas.Jugó un partido descomunal. 

Cuando todo parecía que el partido estaba liquidado y era una serie tranqwuila para la scaloneta, Países Bajos resurgió de las cenizas y logró el empate en el final gracias a dos goles de Weghorst, uno a los 83 y otro en la última jugada, a los 101 cuando el partido se moría, desestabilizando la ilusión argentina, que no liquidó el encuentro cuando pudo y casi lo paga muy caro. 

Durante el alargue Argentina dominó y casi se lleva la clasificación pero la suerte holandesa no lo permitiría y todo se definió en los penales. 

Con muy buenas ejecuciones y con una figura estelar de Emiliano Martínez (atajó los primeros dos de la tanda), la Selección consiguió pasar a semis tras el gol de Lautaro Martínez que confirmó el pasaje a la próxima ronda con un 4-2 en los penales. El estadio Lusail fue una fiesta y Argentina mantenía la ilusión de obtener la tercera estrella... Quedó a un partido de la final, pero había que superar a Croacia. 

 

 

ARGENTINA VS CROACIA: A UN PASITO DE LA GLORIA

Con una confianza tremenda luego de haber sacado adelante el partido de cuartos a pura garra, Argentina llegó mejor aún a las semis ante Croacia. Aunque el rival no era para nada fácil en los papeles, por algo estaba allí. 

Lionel Scaloni, como en todo el mundial, retocó el equipo, sacó la línea de cinco para sumar un volante sabiendo que Croacia tenía sus mejores jugadores en esa zona, como Modric y Kovacic, entre otros. Los que salieron a la cancha a jugar las semifinales fueron: Martínez, Molina, Romero, Otamendi, Tagliafico; De Paul, Paredes, Fernández, Mac Allister; Messi, Álvarez.

Los europeos dominaron el partido en primera instancia aunque no fueron profundos, a los comandados por Scaloni les costó entrar en partido pero cuando lo hicieron fue letal para Croacia. Promediando laprimera parte, a los 34, Lionel Messi, otra vez, adelantó al conjunto sudamericano desde los doce pasos. Desde ese momento Argentina jugó un fútbol impresionante y golpeó a los croatas en el momento justo. Cinco minutos más tarde, luego de una gran guapeada de Julián, llegó el segundo por medio del cordobés que demostró durante todo el campeonato que ya era una estrella lista para brillar en las máximas competiciones. Así terminó el primer tiempo, con un equipo sólido y otro al borde del abismo. 

Apenas comenzó el segundo tiempo Argentina hizo que se jugara su ritmo, sin pasar sobresaltos y esperando matar la llave para que no ocurra lo de los cuartos de final, que quizás fue el gran déficit en una copa llena de virtudes de la Selección, no liquidar los partidos a tiempo.  

La albiceleste cerró elmjuego gracias a una de las jugadas del mundial protagonizadas por el excelso pie izquierdo de Lionel Andrés Messi, que con 35 años sacó a pasear al defensor sensación del mundial, Gvardiol, y habilitó a Julián álvarez para que ponga su doblete y el 3-0 definitivo con el que todo un país sentía muy cerca la gloria... Solo quedaba la final. 

 

 

ARGENTINA VS FRANCIA: LA CORONACIÓN ETERNA

El estadio Luisail, Qatar y el mundo entero fueron testigos del mejor partido en la historia de los mundiales y justo en una final. El campeón vigente, Francia, lleno de figuras chocaba con Argentina, un equipo fuerte, talentoso y que contaba con la magia del 10 que venía haciendo un mundial perfecto. 

A las 12.00 se paralizó el país, familias y amigos unidos esperando el partido que al fin podía consagrar a la Selección en un mundial 36 años después (elúltimo había sido en1986 con Maradona como figura). 

Scaloni sorprendió con la formación, la duda era la línea de cinco defensores incluyendo  Lisandro Martínez o un 4-3-3 con Di María de arranque y terminó incluyendo al Fideo peropor izquierda para que atacara a Koundé. Los 11 que jugaron el partido más importante de su vida desde el comienzo: Martínez, Molina, Romero, Otamendi, Tagliafico; De Paul, Fernández, Mac Allister; Messi, DiMaría, Álvarez.

Argentina sabía lo que se jugaba y dominó a Francia de una manera tal que nunca se había visto una supremacía similar de un equipo ante otro en una final del mundo. Salía claro desde el fondo, ganaba todas las segundas pelotas, los duelos individuales y las figuras francesas brillaban por su ausencia. 

Di María por la franja derecha era un vendaval incontrolable para los galos. Gracias a su insistencia llegó el primer tanto que hacía explotar de alegría los corazones argentinos. A los 23 minutos encaró a un inexperto en la marca como lo es Dembelé que lo terminó derribando dentro del área. Lionel Messi cambió el penal con gol con nervios de acero para poner el 1-0. 

Durante todo el primer tiempo la esencia del partido fue la misma, Argentina dominando y Francia sufriendo. A los 36 se produjo una jugada que para algunos terminó en el gol más lindo de una final del mundo. Molina jugó en campo propio para Mac Allister, este de Memoria para Messi que con su zurda prodigiosa la soltó para Julián que vio pasar como una flecha a Alexis por el carril interno y se la puso larga para que este deje mano a mano Di María con el arquero francés, Hugo Lloris, que nada pudo hacer ante la definición del 11 argentino que sin dudas es el hombre de las finales... Simplemente un golazo. Por suerte para los franceses el primer tiempo al fin culminaba, mientras que del lado de Argentina parecía una obra de teatro. 

Durante el segundo tiempo todo fue igual, era una fiesta y parecía que la Selección ya tenía la copa en sus manos, pero el fútbol es tan impredecible que no te tenés que descuidar y menos en un mundial en el que juegan los mejores jugadores del planeta. 

Sorpresivamente en dos minutos, a los 80 y 81 Mbappé igualó el juego, todo se desmoronó para los sudamericanos que habían jugado unos 80 minutos perfectos, pero los partidos son de 90. 

El partido fue al alargue, en el cual pudo pasar de todo y parecía que Argentina se lo llevaba nuevamente por un gol de Messi a los 108 de juego, pero otra vez el mejor jugador francés, Mbappé igualó las acciones de penal a los 118. Cuando todo parecía que iba directo a los penales, ya que casi no quedaba tiempo, Francia casi lo gana en la última jugada del mundial, pero el Dibu se hizo gigante y quedó inmortalizado para todos los tiempos con una tapada épica ante Kuolo Muani. 

Ya en los penales Martínez se transformaría nuevamente en héroe y en el mejor arquero del mundo. atajó dos penales a Koman y a Tchoameni, mirentras que en Argentina anotaron todos, Messi, Dybala, Paredes y el último, histórico y consagratorio de Gonzalo Montiel... El tiempo se detuvo desde que el balón salió de su pie derecho hasta que tocó la red y todo un país pudo gritar... Argentina campeón del mundo. 

A un año de esa proeza vale la pena recordar el momento exacto en el que 45 millones de personas tiraron para el mismo lado, para la victoria que catapultó a Messi y compañía a alcanzar la tan ansiada tercera estrella

 

 

 

 

 

 

 

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD