¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
26 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

La Corte Suprema y un duro revés a la Justicia salteña

Un atisbo de luz tras décadas de "oscurantismo" en Salta.
Viernes, 08 de diciembre de 2023 02:41

"Hace 30 años que me desempeño en la Justicia y para mí es un honor sumarme al Tribunal de mayor jerarquía de Salta. Fue un recorrido largo, desde que fui secretario en el Juzgado de Instrucción a esta etapa en la Procuración. Espero poder sumar a la Corte para hacer una Justicia mejor para Salta". La frase es del actual juez de Corte Pablo López Viñals, quien en mayo de 2019 dejaba la Procuración y asumía como magistrado ante la presencia del por entonces gobernador, Juan Manuel Urtubey.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

"Hace 30 años que me desempeño en la Justicia y para mí es un honor sumarme al Tribunal de mayor jerarquía de Salta. Fue un recorrido largo, desde que fui secretario en el Juzgado de Instrucción a esta etapa en la Procuración. Espero poder sumar a la Corte para hacer una Justicia mejor para Salta". La frase es del actual juez de Corte Pablo López Viñals, quien en mayo de 2019 dejaba la Procuración y asumía como magistrado ante la presencia del por entonces gobernador, Juan Manuel Urtubey.

El período en que López Viñals estuvo a cargo de los fiscales en Salta, bajo el gobierno del exgobernador Urtubey, fue tildado por varios entendidos en la materia como "años de oscurantismo", no solo por la desinformación que desde el Ministerio Público Fiscal (MPF) naturalizaron durante décadas, sino también y más importante aún por la multiplicidad de casos que quedaron impunes.

El de las turistas francesas, que explotó en julio de 2011, es uno de ellos. A la pésima investigación realizada en su momento por los investigadores a cargo de Viñals se fueron sumando aristas delicadas: vejaciones, plantar pruebas y hasta la dudosa muerte del jefe de la Brigada de Investigaciones Néstor Píccolo.

Otro de los casos fue el Yanina Nüesch (16) y Luján Peñalva (19), quienes aparecieron sin vida en julio de 2012 en el barrio San Carlos, zona sur de Salta capital, causa que la Justicia salteña, con anuencia del Ejecutivo provincial, decidió cerrar como suicidio. Una investigación realizada en Estados Unidos, impulsada por la familia Peñalva, determinó que no hubo suicidio sino un espantoso doble crimen.

Son solo algunos de las aberrantes causas que en materia penal quedaron atrapados en la impunidad, como el de la pequeña productora rural Liliana Ledesma, el de Cinthia Fernández o el de la vecina vaquereña Jimena Salas. Tampoco nadie sabe qué pasó con María Cash, la diseñadora porteña que estando en la provincia nunca más se volvió a saber de ella.

Otro de los casos escandalosos fue el de un miembro de la comunidad wichi, José Ruiz, quien embarazó a su hijastra de nueve años. Pese al aberrante hecho, la Cámara de Apelación decidió declararlo inocente porque entendió que se trató de una práctica perteneciente a una pauta étnica y cultural de un pueblo ancestral como el wichi.

La decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) de anular la condena a prisión perpetua de Santo Clemente Vera no solo es un tirón de orejas -y bien fuerte- a quienes conforman la Corte de Justicia de Salta, al Tribunal de Impugnación, sino también pone de manifiesto el pésimo desempeño que durante los años de "oscurantismo" tuvieron los encargados de velar por la verdad.

"El Tribunal de Impugnación se había arrogado facultades propias del tribunal de juicio para resolver sobre la culpabilidad del acusado (Vera), las que fueron arbitrariamente homologadas por el supremo local (Corte de Justicia de Salta)", reza uno de los pasajes del documento de la CSJN.

Como consecuencia de ello, "se lo privó (a Vera) injustificadamente de la realización de un nuevo juicio que asegure tanto la inmediación y la oralidad como la posibilidad de ser oído, lo que ocasionó una lesión a las garantías constitucionales del debido proceso y la del juicio previo".

Sin dudas que ni los López Viñals ni los Urtubey ni los Martini Bonari -hijo de la exjueza de la Corte de Justicia de Salta, Sandra Bonari- ni las metodologías empleadas durante esas décadas, en materia jurídica/política, ayudaron a que la Justicia sea mejor en Salta, sino todo lo contrario. La libertad de Vera, tras más de siete años clamando por su inocencia entrerrejas, es una muestra de ello.

"Se abrió una vía a la verdad"

Uno de los primeros abogados que sostuvo la inocencia de Santos Clemente Vera fue Marcelo Arancibia.

Justamente en el mes de noviembre de 2021 el decano de los penalistas salteños en vigencia aún aseguró a los medios provinciales: "El caso de Santos Clemente Vera es la injusticia más grande que he conocido como abogado defensor".

  Marcelo Arancibia.

Luego agregó aquella vez con visión futurística: "Si la Suprema Corte de Justicia de la Nación estudia objetivamente el caso y no por encubrir a nadie y se profundiza la investigación la verdad emergerá".

Arancibia aseguró también que Lasi sabe quiénes fueron y dijo que es importante que hable y que diga quiénes, dónde y porqué, que se anime a decir la verdad. Lasi sabe bien y debe hablar en el próximo juicio", afirmó.

El abogado siempre insistió en la inocencia de Vera y calificó -entonces- a la investigación como "horrible". "Cuando la Justicia es lenta ya deja de ser justicia, pero espero que revisen, se desapasionen y que Santos Vera pueda reencontrarse con su hijo. Ese niño era muy chico cuando lo detuvieron. Espero que la Corte de Justicia de la Nación abra el camino de la verdad y no del encubrimiento".

Ayer celebró el fallo de la Corte y aseguró que es justicia, lo de Vera fue un acto incalificable de la Justicia salteña y aquellos que lo produjeron debieran hacer un mea culpa y pensar si se encuentran moralmente bien como para pertenecer a ese poder del Estado.

PUBLICIDAD