¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

26°
21 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Ni 0 Km ni usado: el auto se aleja de los planes familiares de los salteños

Las transferencias de vehículos sigue a niveles del año pasado en la provincia. Las concesionarias continúan con poco stock, lo que distorsiona los precios.
Martes, 21 de marzo de 2023 01:35

Cambiar el auto es algo cada vez más limitado para un reducido grupo de personas. Ni hablar de adquirir un cero kilómetro. La inflación, la distorsión de precios que existe en el mercado de los usados, los intereses usurarios de los créditos y el deprimido poder adquisitivo de los asalariados en general, hicieron que sea prácticamente prohibitivo acceder a un vehículo.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Cambiar el auto es algo cada vez más limitado para un reducido grupo de personas. Ni hablar de adquirir un cero kilómetro. La inflación, la distorsión de precios que existe en el mercado de los usados, los intereses usurarios de los créditos y el deprimido poder adquisitivo de los asalariados en general, hicieron que sea prácticamente prohibitivo acceder a un vehículo.

En Salta, durante el mes pasado se transfirieron 1.364 autos y camionetas, de acuerdo a los datos de la Dirección Nacional de Registro del Automotor (DNRPA). Es un 18% menos que en enero pasado y casi la misma cantidad que en febrero de 2022 (solo dos autos más que en el mes pasado). Comparado con febrero de 2021, hubo una caída del 5% en la compra y venta de usados, cuando este sector empezó a estancarse luego de que en 2020, durante la pandemia del coronavirus, se llegaron a vender tres usados por cada 0 Km que se patentaba.

"Está muy parada la venta. Entre enero y febrero vendimos solo tres o cuatro autos y este mes tampoco pasa nada", contó a El Tribuno el dueño de una agencia de compra y venta de usados de la capital salteña.

El panorama es similar a lo que ocurre en las concesionarias locales de 0 Km. Según los registros de la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), en febrero se mantuvo el bajo nivel de patentamientos en la provincia, con 762 nuevas unidades, dos menos que en igual mes de 2022. Aunque enero había arrancado de manera promisoria (con 1.303 vehículos nuevos en Salta), las ventas en estos comercios cayeron drásticamente.

Gran parte de la explicación a ese fenómeno está dada por la falta de oferta de autos cero kilómetro, sobre todo los importados.

"Seguimos enfrentando el problema de la falta de una oferta completa, por problemas globales y restricciones locales. En la medida que el año avance y se pueda acelerar la liquidación de divisas, la liberación de vehículos y piezas crecerá, algo que se ha vuelto clave para acompañar esta demanda creciente, pero que rápidamente encuentra límites", señaló al respecto el presidente de Acara, Ricardo Salomé. De todas maneras, el dirigente empresarial consideró que en el panorama nacional el sector tuvo un comienzo de 2023 "con un bimestre aceptable, con cifras similares a las del año pasado y con crecimiento".

"Sabemos que de haber tenido más autos disponibles los patentamientos hubieran sido mas", afirmó.

Distorsión

La descripción de Salomé sobre la escasez de oferta en las concesionarias revela la distorsión de precios que existe entre algunos 0 Km y los mismos modelos usados, donde estos últimos llegan a ser más caros que los recién salidos de fábrica.

Por ejemplo, entre los vehículos más vendidos en el país entre los usados y los nuevos se encuentra la Toyota Hilux. Una de las versiones 2023 de esa camioneta, con doble cabina y tracción delantera, cuesta $7.968.000, según el catálogo de la revista de referencia del mercado automotor. El mismo modelo, pero con un año de antigüedad, sale $9.100.000. Si es 4x4, el precio en 0 Km es de $7.819.000 y $9.500.000 el modelo 2022.

Transferencia

El costo de la transferencia de los vehículos es un dato que ya no se les pasa por alto a los compradores. El valor de ese trámite burocrático, que contempla impuestos nacionales y provinciales, es en proporción (de alrededor del 4,5%) al precio de venta del usado y no es nada barato.

Así, para citar un caso, un vecino de la zona norte de la ciudad que compró un viejo Volkswagen Gol a $1.300.000 se dio una gran sorpresa cuando tuvo que gastar otros $56.172 solo para realizar la transferencia.

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD