¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
22 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Siempre se consideró un decidor, un cantor que compuso con sentimientos

Jamás abrió la boca si no era para expresar un claro mensaje.
Viernes, 26 de mayo de 2023 16:45

"Varias veces estuve cerca de la muerte, pero jamás me asustó el más allá", señaló el maestro Daniel Toro durante una entrevista con diario El Tribuno, cuando cumplió los 80 años. El jueves pasado el canto popular estalló en llanto con la pérdida física del "Principito" del folclore.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

"Varias veces estuve cerca de la muerte, pero jamás me asustó el más allá", señaló el maestro Daniel Toro durante una entrevista con diario El Tribuno, cuando cumplió los 80 años. El jueves pasado el canto popular estalló en llanto con la pérdida física del "Principito" del folclore.

Ya a fines de la década del '70 había sufrido un cáncer en su garganta, que lo tuvo a mal traer durante muchos años pero un día el Nombrador dijo "Ya no está, se curó definitivamente, es la bendición de Dios". Un luchador incansable, de batallas interminables, que ahora descansará en paz en el mundo celestial.

Pareciera ayer cuando la plaza Próspero Molina de Cosquín se emocionaba con ese jovencito de contextura pequeña y rasgos de esta tierra. Fue su consagración como solista allá en 1967, subió para cantar solo dos canciones y terminó interpretando catorce, con un público que lo aplaudió de pie.

Aseguraba que Dios le había dado un poder cautivo, que "Hay que saberlo usar, y es la energía del alma, por medio de la mente. "Soy una energía que llegó a la vida y tomó forma humana, sé que alguna vez no voy a estar. Creo que al otro lado de la vida hay otra cosa donde nuestra energía y alma iniciarán una nueva tarea, para mi indeciblemente misteriosa, lo cual no puedo decir porque no sé que es, pero intuyo que está".

Jamás abrió la boca si no era para expresar un claro mensaje. Intentó echar raíces en la cultura y sembrar en los campos de la poesía. Siempre aseguraba que llegó a la vida con cosas incorporadas de sus ancestros "Además tuve un maestro: Ariel Petrocelli, quien me enriqueció con la poesía. Tuve el honor de tener a mi lado a grandes hombres... y no a hombres grandes. Además, esta pintoresca provincia es una inspiración para activar la pluma", decía.

Sus genes continúan en el folclore

Por sus venas corría sangre del canto popular. Cinco de mis hijos (Claudio, Carlos, Facundo, Daniela y Miguel), están vinculados de forma profesional al folclore. Solo Isabel (abogada) se desentiende del tema. Durante la última entrevista nos comentó que le preocupaba el egoísmo que reina en el mundo "Más allá de las grandes problemáticas, tenemos la obligación de concientizar a los jóvenes que deben encaminarse en un sendero de orden y respeto".

PUBLICIDAD