¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
21 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Salió el fallo del TAS: River es el campeón, pero con una dura sanción

Luego de catorce meses, el TAS emitió su fallo, ratificó la Libertadores que ganó River, pero lo castigó con dos partidos a puertas cerradas. Y Boca no obtuvo la recompensa económica que esperaba.
Martes, 04 de febrero de 2020 20:01

Y un día se expidió el TAS. El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en inglés) publicó finalmente el fallo definitivo sobre los incidentes ocurridos en la revancha de la final de la Copa Libertadores 2018 entre River y Boca, de la que mantuvo el resultado deportivo con el título para el millonario, aunque con un duro castigo con dos partidos sin público en la actual edición. Y a su vez no obtuvo lo que esperaba: un resarcimiento económico. 
El TAS había realizado en julio pasado las últimas audiencias para escuchar los alegatos de las partes involucradas y solo restaba conocer el fallo definitorio de la última instancia judicial.
Así, luego de 14 meses, determinó que los incidentes provocados en la vuelta de final de Copa Libertadores 2018 en el estadio Monumental no tienen por qué modificar el resultado deportivo, que le dio el título a River tras el 3-1 en tiempo suplementario en la revancha que más tarde fue disputada en Madrid.
De igual manera, consideró que no debía haber un resarcimiento económico para Boca, aunque sí River deberá pagar 400 mil dólares y jugar dos partidos de la fase de grupos sin público, al margen que ya había cumplido otros dos en la edición 2019.
Como arrastraba también uno más de sanción sin público, jugará toda la fase de grupos de la edición 2019 en el estadio Monumental completamente vacío, lo que además le causará un gran perjuicio económico al club millonario.
No obstante, la Conmebol solicitó al TAS un detalle de cuándo debe cumplir esa sanción de partidos a puertas cerradas -o si ya los pagó en 2019-, mientras River argumentará que la sanción impuesta ya fue realizada contra Palestino y Alianza Lima en la edición pasada.
En julio de 2019, durante dos jornadas de audiencias, los tres árbitros del TAS (el italiano Massimo Coccia, el chileno Juan Pablo Arriagada y el suizo András Gurovits), escucharon a los testigos sobre lo ocurrido el 24 de noviembre de 2018.
Ese día, en las adyacencias del estadio Monumental, resultaron lesionados Pablo Pérez y el juvenil Gonzalo Lamardo, producto de piedras arrojadas al micro por hinchas de River.
La intención de Boca, representado por su abogado Mariano Clariá y el buffet Pintó Ruiz, es que se trató de un episodio que debía ser juzgado de igual forma al del gas pimienta, que le valió la descalificación a Boca contra River, en octavos de final de la Libertadores de 2015.
En tanto, River, con su letrado Gonzalo Mayo junto con los también españoles Senn Ferrero, sostuvieron que los hechos ocurrieron fuera del anillo de seguridad del estadio, ya que la agresión al micro se dio en Lidoro Quinteros y Avenida Del Libertador, pese a que también hubo otra en la puerta misma del ingreso al Monumental.
Incluso, River aseguró que la responsabilidad de brindar garantías en la zona era del Estado argentino, al punto tal que por el episodio renunció Martín Ocampo, ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires.
Lo cierto es que luego de los incidentes del 24 de noviembre, la Conmebol decidió llevar la final al Santiago Bernabéu, pese al pedido de Boca de suspender y de llevar el caso al TAS. En Madrid finalmente el millonario se impuso por 3 a 1, con goles de Lucas Pratto, Juanfer Quintero y el Pity Martínez, y levantó la Copa.

 

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Y un día se expidió el TAS. El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en inglés) publicó finalmente el fallo definitivo sobre los incidentes ocurridos en la revancha de la final de la Copa Libertadores 2018 entre River y Boca, de la que mantuvo el resultado deportivo con el título para el millonario, aunque con un duro castigo con dos partidos sin público en la actual edición. Y a su vez no obtuvo lo que esperaba: un resarcimiento económico. 
El TAS había realizado en julio pasado las últimas audiencias para escuchar los alegatos de las partes involucradas y solo restaba conocer el fallo definitorio de la última instancia judicial.
Así, luego de 14 meses, determinó que los incidentes provocados en la vuelta de final de Copa Libertadores 2018 en el estadio Monumental no tienen por qué modificar el resultado deportivo, que le dio el título a River tras el 3-1 en tiempo suplementario en la revancha que más tarde fue disputada en Madrid.
De igual manera, consideró que no debía haber un resarcimiento económico para Boca, aunque sí River deberá pagar 400 mil dólares y jugar dos partidos de la fase de grupos sin público, al margen que ya había cumplido otros dos en la edición 2019.
Como arrastraba también uno más de sanción sin público, jugará toda la fase de grupos de la edición 2019 en el estadio Monumental completamente vacío, lo que además le causará un gran perjuicio económico al club millonario.
No obstante, la Conmebol solicitó al TAS un detalle de cuándo debe cumplir esa sanción de partidos a puertas cerradas -o si ya los pagó en 2019-, mientras River argumentará que la sanción impuesta ya fue realizada contra Palestino y Alianza Lima en la edición pasada.
En julio de 2019, durante dos jornadas de audiencias, los tres árbitros del TAS (el italiano Massimo Coccia, el chileno Juan Pablo Arriagada y el suizo András Gurovits), escucharon a los testigos sobre lo ocurrido el 24 de noviembre de 2018.
Ese día, en las adyacencias del estadio Monumental, resultaron lesionados Pablo Pérez y el juvenil Gonzalo Lamardo, producto de piedras arrojadas al micro por hinchas de River.
La intención de Boca, representado por su abogado Mariano Clariá y el buffet Pintó Ruiz, es que se trató de un episodio que debía ser juzgado de igual forma al del gas pimienta, que le valió la descalificación a Boca contra River, en octavos de final de la Libertadores de 2015.
En tanto, River, con su letrado Gonzalo Mayo junto con los también españoles Senn Ferrero, sostuvieron que los hechos ocurrieron fuera del anillo de seguridad del estadio, ya que la agresión al micro se dio en Lidoro Quinteros y Avenida Del Libertador, pese a que también hubo otra en la puerta misma del ingreso al Monumental.
Incluso, River aseguró que la responsabilidad de brindar garantías en la zona era del Estado argentino, al punto tal que por el episodio renunció Martín Ocampo, ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires.
Lo cierto es que luego de los incidentes del 24 de noviembre, la Conmebol decidió llevar la final al Santiago Bernabéu, pese al pedido de Boca de suspender y de llevar el caso al TAS. En Madrid finalmente el millonario se impuso por 3 a 1, con goles de Lucas Pratto, Juanfer Quintero y el Pity Martínez, y levantó la Copa.

 

PUBLICIDAD