¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
20 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

En los barrios de Salta, muchos se abusan con los precios de frutas y verduras

Algunos comerciantes le ponen hasta un 300% de ganancia. Pierden los que no pueden ir a los mercados grandes. Ahora, los vecinos compran por unidad.
Domingo, 21 de abril de 2024 11:27
Pablo, el verdulero del Inter que piensa en la gente. Fotos: Javier Rueda.

"Hay comerciantes que no piensan en los viejos, en los laburantes que llegan apurados a cocinar, y les arrancan la cabeza con los precios", dijo Pablo que es un verdulero del Intersindical.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

"Hay comerciantes que no piensan en los viejos, en los laburantes que llegan apurados a cocinar, y les arrancan la cabeza con los precios", dijo Pablo que es un verdulero del Intersindical.

Sucede que son muchos los comerciantes barriales de las frutas y las verduras que venden a precios imposibles. Generalmente son comercios que no están habilitados, que ocupan parte de las veredas y que se abusan con los precios.

Y vamos dando ejemplos que no tienen lógica comercial. En el Cofruthos un atado de espinaca costaba, en la semana que terminó, 1200 pesos. En una verdulería de Cerrillos estaba a 2300 pesos, siendo que los productores están al lado; pero lo peor de todo es que en San Luis cotizaba a 3000 pesos. Habría que saber cuánto recibió el productor que le vendió al puestero del mercado de abasto de Salta.

"Nosotros nos organizamos con los vecinos y nos turnamos para ir al Cofruthos porque los precios en San Luis son imposibles. Todo cuesta el triple. La palta cuero de sapo cuesta 12 mil pesos el kilo. Cualquiera que venga con una camioneta cargada de frutas y verduras y venda a un precio razonable se llena de plata porque acá se abusan", dijo una vecina.

Tampoco tiene lógica el argumento de los costos de tarifas para el sobreprecio porque en general, los comercios de frutas y verduras de Salta no pagan boletas de servicios ni tienen salarios registrados. A las subas estacionales, porla inflación, por el clima, los verduleros le agregan una ganancia extraordinaria muy difícil de explicar.

Volviendo a Pablo, el verdulero de Diario La Voz del Interior esquina Diario La Nación, nos dice que: "los comerciantes no piensan en el valor social de los precios de los alimentos. A nosotros (los verduleros) nos compran los jubilados, los que tienen alguna dificultad para trasladarse, los que no tienen vehículos, los laburantes que llegan justo con los tiempos y tienen que cocinar para los chicos. A ellos no les podemos cobrar de más, no podemos abusarnos de ellos. Los comercios de barrios tenemos que ser una solución y no cobrarles de más. Acá se piensa al revés, cuanto más jodido esté el cliente hay que cobrarle más", dijo Pablo con toda su sabiduría.

Entonces explica que los "viejitos", como los denomina con cariño, cambiaron sus hábitos de consumo. "Ahora compran por unidad. Una manzana, una banana, una palta; y eso duele mucho", dijo con dolor.

La compra de hojas verdes también bajó muchísimo. Hoy es lo más caro y muchos vecinos se quejan porque son productos que se cosechan en los alrededores de Salta, entre Cerrillos y San Luis. La cebolla verde para el locro se vende en verdulerías hasta 3500 pesos el atado. Lo mismo que el perejil, a 7 mil el atado. Las lechugas volvieron a subir y llegaron hasta los 1200 pesos la unidad. 

Volvemos a repetir, estos precios en verdulerías de barrios. En el Cofruthos se consiguen 2 lechugas por mil pesos. Las paltas del norte cuestan 2 mil pesos el kilo. En los barrios las paltas del norte se venden hasta en 6 mil pesos.

Lo que también volvió a subir, y esto está muy relacionado con las verdulerías, son los huevos. A 2500 pesos la docena venden en los barrios y en el Cofruthos está a 3700 la bandeja.

Lo que volvió a subir hasta las nubes fue el tomate. Pablo lo vende a 1500 pesos el kilo, a 1200 se puede conseguir en Cofruthos y en otras verdulerías de barrio llegan a los 2500 pesos y lo dicen sin ponerse colorados.

PUBLICIDAD