¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
21 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Rocco, el legado de los Loprestti que llega con todo su rugby a Italia

El hijo menor del expilar salteño de la Selección argentina Los Pumas, también fue fichado por el Benetton Treviso.
Viernes, 01 de marzo de 2024 01:55

La historia vuelve a comenzar. Agustín Loprestti es uno de los nueve rugbiers que pusieron a Salta en la cima del mundo como jugador de Los Pumas y que hoy sigue utilizando la garra para que su vida y el rugby siga siendo una herramienta de éxitos.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La historia vuelve a comenzar. Agustín Loprestti es uno de los nueve rugbiers que pusieron a Salta en la cima del mundo como jugador de Los Pumas y que hoy sigue utilizando la garra para que su vida y el rugby siga siendo una herramienta de éxitos.

Desde su Gimnasia y Tiro “natal”, hasta Córdoba Athletic, Los Pumas, el italiano Treviso o los franceses Beagles Bordeaux, Grenoble, Aix en Provence, Perpignan, Bayonne o Agen, le permitieron a este expilar construir cimientos de pura experiencia y hoy, una de sus semillas vuelve a germinar en uno de sus grandes amores, el Benetton Treviso.

Este contador de 49 años es casado con una colega y abogada Natalia Ganancias. Con ellos llegó Jazmín de 20 años y quien sigue sus pasos en “los números”, Vito, otro rugbier de 18 que apunta a la ingeniería informática y Rocco, de 14, quien decidió cargar sus bolsos de ilusiones y reescribir la historia familiar.

Pero lo cierto es que Rocco, jugador de la M15 de Gimnasia y Tiro, inicio sus actividades en el mismo club a los 3 años y recientemente fue fichado en la categoría M16 como flamante “octavo”.

“Siempre estuve interesado viendo lo que hizo mi padre. Me llamaba la atención saber de qué se trataba y ahora estoy feliz con cumplir este objetivo de vida”, resaltó Rocco.

Al ser consultado sobre los equipos a los que le gustaría llegar, destacó que “siempre quise jugar en la primera de Gimnasia y Tiro, pero como nací en Agen (Francia) y ese equipo es de primera, también me interesa tratar de llegar ahí, pero eso será mucho más adelante. Por ahora quiero disfrutar este momento de conocimiento en Benetton, con nuevos amigos, y yendo al colegio a aprender la lengua y conocer gente”.

Y como la sangre “tira”, este “hijo i´ puma” también le gustaría vestir la camiseta albiceleste de Los Pumas. “Es un sueño y un gran objetivo. Creo que para todo jugador de rugby jugar en un seleccionado nacional es espectacular”.

Rocco, mientras distribuye su tiempo en jugar fútbol con sus nuevos amigos italianos, seguir cada partido del albo, espera las vacaciones de verano en Europa para visitar Salta.

“Aquí me integré al colegio y estoy cursando la segunda mitad del año. Es muy interesante, sobre todo Historia y Ciencia de la Tierra, pero retomo el año en Argentina, en julio próximo.

Un orgullo familiar

“Es hermoso que Rocco siga el legado y la verdad que nunca le puse presión, solo estas elecciones de los niños que sean felices que disfruten lo que hacen, eso es lo más lindo, luego si juegan bien al rugby es un tema aparte. Creo que hoy con 14 años lo único que debe ser primordial en un niño es la diversión”, resaltó Agustín con orgullo.

En ese sentido aseguró que “es hermoso que un hijo pueda seguir los pasos de un padre, que se divierta, que sea feliz, que conozca gente, amigos, de eso se trata”.

Además, destacó que “esta semana que estuve en Treviso, no tuve casi horas de sueño, tuve muchísimas invitaciones a comer, a charlar, la verdad una semana muy intensa, resulta ser que la mayoría de los chicos que jugábamos junto hace 20 años, ahora son los entrenadores y dirigentes de Benetton y de la Federación Italiana, mucho para escuchar, para aprender, y contar anécdotas”.

Y de “una voz de la experiencia” siempre un consejo logra firmeza en las nuevas generaciones. “A los chicos les aconsejo que se diviertan y hagan amigo, y que estudien algo, ya que el rugby es hermoso, es fabuloso poder jugar profesional, pero la vida de deportista profesional es un abrir y cerrar de ojo, luego lo que quedan son las experiencias y los amigos y tener una profesión con la cual poder vivir los años que uno cuelga los botines”, destacó.

Los años de oro

Los tres hijos de Agustín nacieron en ciudades francesas diferentes, cuando él jugada en Europa, durante 15 años. Jazmín nació en Grenoble, mientras que Vito lo hizo en Perpignan y después llegó Rocco, en Agen.

“Yo llegué a Italia luego de recibirme de contador público en Córdoba, y tras haber jugado y ganado dos campeonatos argentinos con Córdoba, y luego de salir campeón sudamericano con los Pumas en 1997, me llamaron del Benetton Treviso, para ver si quería venir a jugar a Italia”, recordó Agustín.

Así, destacó que “acepté la propuesta inmediatamente sabiendo que Treviso es una ciudad deportiva. Aquí jugué tres años al rugby saliendo campeón de Italia dos oportunidades. El lugar era maravilloso en esos años Michael Schumacher, era el piloto de fórmula uno de la escudería Benetton, el básquet era campeón de Italia de Benetton y el vóley también tenía muchos jugadores internacionales, toda la actividad se desarrollaba en el campus “La Ghirada” de Treviso, donde te cruzabas con todos esos monstruos cada día. Además, tenía un equipo femenino hace 25 años que era campeón de Italia por 14 años consecutivos, récord Guinness de una disciplina.

Cambio generacional

En un viaje directo de Italia a Salta, Agustín también habló de lo que debe esperar el rugby salteño de Alejandro Pavón y el proyecto de cambio generacional.

“Va a ser un cambio espectacular. La verdad que toda persona que con amor a la ovalada se mete y da su tiempo por el juego de esta hermosa disciplina, yo me le saco el sombrero, más cuando lo hacen en grupo, porque creo que en grupo todo es más fácil”, resaltó.

En ese sentido señaló que el equipo que acompaña a Pavón “son gente que conoce perfectamente la realidad del rugby, de la formación, de la competición y que son buenas gente. De eso se trata la vida, de estar trabajando juntos, con un objetivo claro y pasarla bien. Además, tengo una gran amistad con “El Bicho” Pavón”.

“No criamos rugbísticamente, estuvimos siempre juntos durante toda la juventud y somos como hermanos, porque además somos de la misma camada del Albo. Sé que le va a ir bien, porque es una gran persona, igualmente con todas las personas que lo acompañan, son gente que aman el rugby”, destacó.

Por otra parte, Loprestti mostró su permanente optimismo por el rugby salteño. “Salta puede meter en cualquier momento el ´décimo puma´, aunque considero que necesitamos más competición y que el rugby se popularice aún más. Es necesario invertir en canchas, que los chicos vayan a los clubes a disfrutar”.

“Veo en Europa, hay canchas sintéticas en todos lados, y están ocupada todos los días, creo que eso sería un buen pedido al gobierno para que arme canchas sintéticas en todos los clubes, le daría un apalancamiento enorme al rugby salteño y al deporte en general”, concluyó.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD