¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

10°
16 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

"El crítico es un divulgador que quiere que la música sea accesible"

Flavio Gerez es pianista y crítico musical y tiene opiniones muy claras sobre la actividad cultural en Salta. La Orquesta Sinfónica, el trabajo del músico y la estabilidad fueron parte de la charla. 
Viernes, 01 de marzo de 2024 10:52
Flavio Gerez, pianista, doctor en Física y critico musical, habla de la música y de sus oficios. Fotos Jan Touzeau

Flavio Gerez es pianista, doctor en Física y miembro de la Asociación de Críticos Musicales de la Argentina. ¿Cómo conviven esas actividades? "Gestionando el tiempo", dice, y agrega: "Una aplicación mide el tiempo que estamos en las redes y cuando uno la mira se espanta. Es tiempo que le está robando a tocar el piano -en mi caso- o escribiendo, investigando".

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Flavio Gerez es pianista, doctor en Física y miembro de la Asociación de Críticos Musicales de la Argentina. ¿Cómo conviven esas actividades? "Gestionando el tiempo", dice, y agrega: "Una aplicación mide el tiempo que estamos en las redes y cuando uno la mira se espanta. Es tiempo que le está robando a tocar el piano -en mi caso- o escribiendo, investigando".

"Mi actividad científica- me da de comer, entonces intento gestionar el tiempo de la mejor manera. Y también aporta el hecho de que uno tiene un pensamiento estructurado y, algo más propio de mi personalidad, de ser preciso a la hora de evaluar", describe y a la vez define el físico y artista salteño que colabora con El Tribuno, reseñando las presentaciones de música académica que se dan en la provincia.

Y ejemplificando su modo de trabajar, continúa: "Este viernes la Orquesta Sinfónica va a hacer el Concierto número 5 de Beethoven. A ese concierto lo toco, está en mi repertorio... Y en caso de que no lo tocara, tengo que leer la partitura, ver qué está pidiendo el compositor. Una composición es una carta escrita hace muchos años que uno tiene que interpretar, intentando expresar lo que el compositor quiso decir en su momento. Y está expresado más o menos bien en las partituras, hay compositores muy precisos a la hora de pedir 'piano', 'forte', 'crescendo', todos los reguladores. Y hay un global: un mensaje, y de eso hablo en mis críticas. Eso es lo más importante en la música, y la emoción se transmite a partir de una férrea técnica y respeto absoluto a lo que está escrito en la partitura".

La Sinfónica

"En el caso de la Orquesta Sinfónica, el maestro Gonzalo Hidalgo viaja porque es titular de dos orquestas, una en Estados Unidos y la de Salta, la única que tenemos. Antes había dos, estaba la Estable de la Provincia y la Orquesta Municipal, y en 2001 se disolvieron para formar la Orquesta Sinfónica, digo esto porque existe una imagen equivocada, como si antes de la Sinfónica no hubiera habido orquestas en Salta y había. Y se hacía mucha música clásica, eran pequeñas, con formato de cámara. Es importante resaltarlo... Y volviendo al tema del director, creo que quienes lo cuestionan no tienen en cuenta que en el mundo se trabaja de este modo. Simón Rattle que era director de la Filarmónica de Berlín, ahora es director de la Orquesta Radio Baviera y hace poco lo nombraron director principal invitado -tiene que dirigir por lo menos unos 10 conciertos- en la Orquestas Filarmónica Checa. Y si viviera aquí ¿le dirían cómo va a estar viajando tanto?", precisa Gerez algunos puntos sobre la actualidad de la OSS.

Y argumenta: "Un director que viaja y está en otros países e interactúa con otros músicos no hace más que enriquecer y favorecer la experiencia musical local. Además, estoy convencido de que es un muy buen director. Y este año, con su dirección, la Orquesta ha experimentado una transformación muy positiva".

"Cronistas apasionados"

El oficio que asume Flavio demanda preparación y convicciones. "Hacemos una crónica de lo que ocurre, y a partir de la crónica establecemos una valoración de lo que hemos escuchado, tanto en el aspecto técnico, interpretativo. No siempre todo es perfecto y uno tiene que intentar ser honesto con lo que dice, y también empático. Es un equilibrio entre la honestidad y la empatía, saber qué representa poner una obra, y puedo ser más empático por ser músico. Sé lo que es subirse al escenario, enfrentar al público y sufrir el pánico que uno experimenta los primeros segundos, todos experimentamos el hormigueo en el estómago cada vez que subimos al escenario".

"El crítico es un divulgador que quiere que la música clásica, que para muchos es incomprensible por prejuicios -'no, eso no la entiendo'-, sea accesible para todo el mundo. Por eso cuando me invitaron a hacer crítica, acepté encantado. Lo hice para llegar a mucha gente", dice sobre su columnas críticas, que son esperadas y muy leídas. "Uno quiere hacer un buen trabajo, sobre todo a la hora de contar qué ha escuchado y no solamente relatarlo, sino ponerlo en un contexto histórico y artístico. Esto me motiva a escribir crítica musical aun siendo un artista activo, ya que sigo dando conciertos, sigo estudiando, porque si uno deja de tocar cuando vuelve los dedos pesan, los labios le explotan si es flautista. Pasa esto si dejamos de practicar todos los días para no perder impulso, 'momentum', que le dicen", agrega.

"Entristece cuando hay conciertos y ves la sala medio vacía, porque el esfuerzo es muy grande por parte de los músicos", dice, y analiza: "Ser músico requiere de por lo menos 10 años de carrera y después un perfeccionamiento permanente. No se termina nunca de aprender y de estudiar, aprendés formas distintas de leer esas cartas de las que hablábamos".

Separar

Separar a la persona del artista es una de las tareas del crítico, Flavio lo afirma, y relata: "Cuando fue la ópera Carmen, yo estaba feliz. Por fin, después de tantos años, volví a escuchar ópera y en mi ciudad natal. Estaba muy contento, los abracé a todos... Y había cosas en la crítica. Una crítica no tiene que ser benevolente siempre, la función no es agradar".

"La función del crítico es contar, dar una opinión y como estaba tan contento los abracé porque los conozco, y cuando leyeron la crítica dijeron 'parece que no te gustó del todo, ¿por qué nos abrazaste?' (risas). Y uno tiene que separar lo que escucha del afecto que uno tiene por las personas, que va por otro lado", suma.

"José Mario Carrer, que ha escrito en El Tribuno, decía que cuando un concierto no le gustaba no lo criticaba, por eso el año pasado no reseñé todos los conciertos, pero creo que este año no voy a hacer eso", dice Gerez, y cierra: "Creo que eso va a contribuir mucho más a mi objetivo, como crítico musical, de hacer divulgación de la música clásica".

Asociación de Críticos

La Asociación de Críticos Musicales de la Argentina es una institución que lleva muchos años de actividad. Flavio integra esta entidad. "Tiene información y contactos con la mayoría de los centros internacionales de música clásica. A diario recibimos boletines de lo que ocurre en el mundo de la música clásica. estamos enterados. Y se reúne dos veces al año, y en reunión plenaria se otorgan distinciones y premios a personas destacadas, tanto a nivel nacional como a nivel internacional", describe.

"Y significa un privilegio pertenecer, por el hecho de que uno puede interactuar con colegas de otras provincias de todo el país, y puede tener una visión alternativa de lo que es la actualidad de la música clásica", dice, y agrega: "Tenemos que apostar por el talento local porque es enorme, no te imaginás la cantidad de gente talentosa y muy buena en comparación con cosas europeas que he visto".

Llenar el teatro

"El público debe empezar a sentir a la Sinfónica como propia", dice en otra parte de la charla el músico, y analiza: "Los salteños somos muy de '¿será salteño?, son un montón de extranjeros que tocan bien'. Y creo que muchos no la sienten propia, porque sino el teatro estaría lleno. La estrategia para sentirla propia es invitar a gente de aquí, y también espero que publiquen la temporada, eso genera afición en la gente y expectación. Este es el año Puccini, el año Schonberg, se podría armar una temporada siguiendo las efemérides".

"El trabajo que se ha hecho en este tiempo ha sido notable, han hecho una programación inteligente y atractiva para el público, y he visto niños, cosa que me ha sorprendido, y niños en prefecto silencio durante los conciertos", dice. "Mario Benzecry, director de la Sinfónica Juvenil Nacional, dice que para ser un músico primero hay que ser un melómano, porque siendo un melómano uno tiene conocimiento de todo lo que está pasando, en grabaciones, en conciertos", agrega en relación con acercar a los chicos a la música.

Y va un paso más allá: "Considero que los músicos de la Sinfónica deberían ser de planta permanente. Creo que la estabilidad laboral les va a dar estabilidad emocional, y los músicos funcionamos con emociones. El trabajo estable va a redituar beneficios para cualquier organismo. Eso ocurre en muchas orquestas, en la Filarmónica de Berlín es así, concursan pero son fijos".

"La estabilidad es fundamental para los músicos, lo tendrían que pensar las autoridades y cambiar esta reglamentación absurda. Eso de vivir 70% aquí... que esté aquí 70% de su tiempo no garantiza que la orquesta suene bien, y la Orquesta suena realmente bien. En este último año la dupla de Gonzalo Hidalgo y Elizabeth Vergara ha trabajado muy bien. Son un equipo, cuando dirige ella o él tienen un mismo concepto musical y la Orquesta experimenta un cambio notable", enfatiza.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD