EN VIVO

Diputados sesionan y se espera que formen una comisión por el escándalo Sansone

Preparar la comida preferida del difunto, renovar y acondicionar las tumbas, colocar las cruces nuevamente en su lugar junto a coloridas flores son algunas de las expresiones con que miles de creyentes de la Puna y el Valle de Lerma rinden desde ayer homenaje a sus difuntos.
Es que Dios les da permiso a las almas para que se reúnan junto a sus familias, según rezan las creencias.

Los tradicionales rituales datan de la época colonial y evidencian un sincretismo cultural que conjuga elementos propios de la cosmovisión de las comunidades andinas y las creencias católicas.
En la Puna esta fecha se vive de una manera especial. La celebración tiene sus particularidades, como en el caso de Tastil, donde es común que 9 días antes del 1 de noviembre se retiren las cruces de los cementerios y sea transportadas a cada casa.
“Estas son devueltas en la tarde del 2 de noviembre, luego de haber celebrado las fiestas rituales con los difuntos”, destacó a El Tribuno Mirta Santoni, directora del Museo Antropológico de Salta.

En San Antonio de los Cobres

La celebración es tan importante para la comunidad de San Antonio de los Cobres que la Municipalidad declaró hoy asueto para los empleados comunales y alentó a las instituciones escolares a plegarse a la medida.
A su vez, la comuna informó que cientos de personas llegaron al pueblo desde Salta, Buenos Aires y otros lugares para compartir esta fecha junto a sus familias.
En la mayoría de la zona andina los rituales comenzaron anoche con la tradicional vigilia. Las familias, entre rezos y cantos, recordaron a sus difuntos, especialmente aquellos más recientes, según señala la tradición.
Durante el día la mesa de ofrendas deberá ser abundante y preparada con las comidas preferidas de la persona fallecida. Además, hoy las familias recorrerán las casas de los amigos para recordar a los difuntos conocidos y homenajearlos también.
Las misas en la capilla del cementerio local comenzarán a las 10 y se oficiarán cada hora. La asistencia es multitudinaria ya que el rezo, señalan, permite que las almas descansen en paz.
“Esta celebración se vive con mucho respeto y es muy importante para toda la comunidad”, señaló a El Tribuno el intendente de San Antonio de los Cobres, Leopoldo Salva.
La jornada culminará con la realización de las denominadas “yungas”.
“Se trata de una obra de teatro cómica que realizan unas 10 personas disfrazadas. Con ella se busca despachar a las almas y se realiza en cada casa. es la forma de culminar la jornada”, contó el jefe comunal.

En el Valle de Lerma

El cementerio Sagrado Corazón de Rosario de Lerma aguarda para hoy la llegada de miles de visitantes, como ocurre año tras año. Para la ocasión está previsto un gran operativo de tránsito. También se instalarán baños químicos.
El horario de visitas del cementerio será de 7 a 19.30, y la misa se oficiará a las 10 y a las 17.30. Habrá también visitas y recorridos con servicios de guías que incluirán los lugares emblemáticos.
Se proyectará a su vez el video documental “Las almitas” y habrá una mesa con ofrendas, conformada por comidas típicas, recuerdos y objetos conmemorativos.
Para la ocasión el cementerio fue reacondicionado con una serie de obras que fueron supervisadas por el intendente Sergio Ramos.
En Cerrillos, en tanto, se realizará una mesa de ofrendas y la proyección de documentales en el cementerio local. La exposición será con entrada libre y gratuita, de 9 a 12.30 y de 16 a 19.
Se invitó a las instituciones del medio a ser parte de esta tradición para que los niños puedan conocer en detalle estas manifestaciones culturales. La iniciativa está a cargo de la Dirección de Educación y Cultura local.
En Vaqueros, en tanto, habrá misa en la parroquia Nuestra Señora de Aparecida a las 11 y a las 18. También, visitas durante todo el día en el cementerio local.

“Se busca renovar el lazo por los muertos”

La directora del Museo Antropológico de Salta, Mirta Santoni, señaló a El Tribuno que esta fecha conlleva una gran importancia para el sentimiento popular. “Hay un gran respeto por los difuntos. No existe la idea de monstruosidad”
Santoni resaltó que ésta celebración se remonta al mundo andino especialmente. “No obstante, hoy pueden verse expresiones en el mismo cementerio de la Santa Cruz, de Salta capital. La muerte es vista como un momento de respeto y congoja. Con diversas expresiones se busca renovar el lazo con los difuntos”, afirmó.
Santoni destacó que es tradicional preparar una mesa compuesta con las comidas favoritas de los difuntos. “En esa mesa se reciben a las almas. La creencia señala que el Señor les da permiso durante un día para compartir con los vivos y que las almas deben retornar al mediodía de hoy”.
Al final de la jornada la comida se reparte entre aquellos que pasaron la noche con las almas. “Si la mesa fue abundante, significa las almitas fueron buenas”.
Santoni resaltó el sincretismo religioso que conlleva esta celebración. “Ya en 1608 Guamán Poma, un historiador mestizo que escribió tanto en castellano como en quechua, da cuenta de una costumbre que se realizaba en noviembre de sacar a los muertos de sus tumbas, engalanarlos y llevarlos a pasear. Con el tiempo esa costumbre se fue transformando. Las fechas actuales tienen que ver con el calendario católico”, dijo.
Además de la mesa de ofrendas es común pintar cruces, renovar flores y colocar comidas en las tumbas.
A diferencia de otras manifestaciones que aluden también a la muerte, ésta conlleva una idea de respeto por los ancestros y los difuntos. “No hay una idea de monstruosidad ni de consumismo. Es algo nuestro”, finalizó.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...