Ingresar o salir de Isla de Cañas es una cuestión de suerte desde mediados de noviembre hasta fines marzo.

Las lluvias tropicales y las pendientes de los cerros hacen que la ruta provincial 18 se vuelva imprevisible.

Para llegar a Isla de Cañas hay que pasar primero por Orán y luego empalmar por la provincial 18 y recorrer 67 kilómetros envueltos por la exuberancia de la selva pedemontana, más conocida como yungas.

En su trayecto el camino de tierra consolidada atraviesa por una pequeña cornisa; allí está la parte más problemática.

Los denominados Anta Muerta y La Albóndiga son los lugares por donde los arroyos bajan con toda su furia y dejan intransitable el camino con piedras, troncos y animales muertos. Ahí es cuando las localidades de Isla de Cañas, Limoncito, Tres Morros y Cortaderas quedan aisladas. Las afectadas son casi 3 mil personas, quienes quedan totalmente incomunicadas.

El intendente del pueblo, Rafael Quispe, aseguró que el Municipio tiene un convenio con Vialidad Provincial por el cual el Gobierno le gira dinero para mantener el camino.

Quispe le dijo a El Tribuno que la ruta es mantenida y transitable en toda época del año, pero con una máquina retroexcavadora todo sería más rápido y fácil.

El jefe comunal se lamenta y dice que por unos pocos kilómetros la ruta no entró en las obras que prevé el Fondo de Reparación Histórica provincial. Asegura que con dos puentes sobre los lugares problemáticos se solucionarían todos los problemas de comunicación vial.

Refuerzo

La Dirección Provincial de Vialidad tiene con la Municipalidad de Isla de Cañas un convenio de Transferencia de Funciones Operativas por $ 512.538,81 para este año.

Los trabajos que realiza el Municipio en la ruta son controlados por un inspector y se certifican mensualmente de acuerdo a lo ejecutado.

El titular de Vialidad provincial, Gerardo Villalba, dijo que “esta modalidad de acuerdos se viene realizando desde hace muchos años pero desde que estoy a cargo de Vialidad provincial reforzamos la tarea enviando equipos además de lo que debe poner el municipio por convenio”.

El funcionario aseguró que en este momento hay una topadora trabajando en el río Anta Muerta y una motoniveladora también trabajando en la zona ara optimizar los únicos pasos vehiculares.

 La telefonía celular, antes de fin de año

Isla de Cañas no tiene telefonía fija ni mucho menos señal para las comunicaciones telefónicas.

Solo los casos de emergencias tienen salida a través de las radios de la Policía de la Provincia o del centro de salud “Miguel Ragone”.

Pero la buena noticia es que el intendente Rafael Quispe firmó un contrato con una empresa proveedora de telefonía móvil hace unos meses atrás.

Consultado por El Tribuno, un ingeniero de la firma contratada dijo que en estos momentos están terminando de montar las antenas correspondientes sobre un predio de la comunidad kolla del lugar.

El profesional dijo que tienen todos los cálculos establecidos para que las líneas comiencen a funcionar antes de que termine este año. Y se animó a asegurar que los vecinos estarán comunicados para fin de año.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...