Cada feriado largo pone en evidencia la escasez de combustibles que afecta y obstaculiza el tránsito de quienes deciden viajar en vehículo desde o hacia la provincia de Salta. Se trata de un problema ya casi habitual y que también afecta a otras provincias del país.

“Desde el viernes hasta hoy (por ayer) vino una gran cantidad de gente buscando combustibles. No tenemos nafta ni súper ni común, tampoco gasoil. Solo hay gas”, dijo a este medio el playero de una estación de servicio de la zona sur. Agregó que “generalmente nos informan a qué hora estará llegando un camión con nafta, pero no es seguro. Hay veces que tenemos que esperar hasta dos o tres días para que llegue”, afirmó.

El Tribuno realizó un largo recorrido por más de 20 estaciones de servicio ubicadas en los principales puntos de la ciudad. Pudo constatar que la falta de combustibles era generalizada. No había nafta en la mayoría de las estaciones, salvo en cuatro. El resto estaba esperando la llegada de los camiones. Algunas, incluso, tienen que esperar hasta mañana para empezar a normalizar la provisión.

La poca oferta de combustible líquido que afecta a todo el país, especialmente en épocas de feriados largos o de vacaciones, está vinculada directamente con la falta de inversión del sector. “Si las empresas cumplieran con los contratos no estaríamos pasando por este problema. Acá hay una evidente desinversión de las petroleras; ni siquiera podemos decir que faltan estaciones de servicio, lo único que hay que hacer es darle estabilidad al suministro de combustibles”, afirmó a El Tribuno el propietario de una estación de servicio de la ciudad de Salta.

Según dijo, no hay reglas claras en el negocio, ya que el Estado solo regula el precio, pero no tiene una política nacional que permita chequear el cumplimiento de las inversiones por parte de las compañías, más allá de que ello corresponda a cada provincia.

“A ninguna empresa le gusta perder dinero. Cuando el Gobierno les pone un límite a los precios, los empresarios no se arriesgan a trabajar a pérdida”, indicó.

En el interior de la provincia, particularmente en el sur, el problema de desabastecimiento también fue notorio.

Los departamentos de Metán y Rosario de la Frontera fueron los principales perjudicados. Se trata de localidades por las que atraviesan rutas que tienen un alto índice de circulación por día, principalmente de camiones. El año anterior, ambos departamentos también fueron los más afectados por la escasez de naftas.

El rol del Estado

La producción de petróleo comenzó a declinar a partir de 1998. Desde ese momento ninguna política ha logrado revertir la situación. Dos elementos motivaron este proceso: por un lado, la falta de políticas estratégicas para diseñar y ejecutar un plan nacional coordinado de exploración de hidrocarburos, de manera que las provincias petroleras puedan contar con un programa de inversión y exploración de nuevos yacimientos a largo plazo. Y por otro lado, la inexistencia de políticas de precios sustentables en el tiempo.

A raíz de ello el Estado se vio obligado a recurrir a la importación, razón por la que se registra un importante saldo negativo en la balanza comercial.

A la baja constante de las exploraciones se le añade el fuerte desempeño que el sector automotriz tuvo durante estos años, principalmente en el 2011, ya que ha vendido una importante cantidad de vehículos. Incluso, para este año el sector prevé un crecimiento del 8% según informaron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...