Tras dos años de caída ininterrumpida en la faena, en los últimos meses de 2011 comenzó a presentarse un cambio de tendencia en la oferta de ganado y se faenaron animales más livianos. En el último trimestre del año, la matanza resultó un 3,5 por ciento más alta que en igual período del 2010.
En diciembre, la combinación de una faena cinco por ciento más alta que el año anterior, con exportaciones inéditamente bajas de 13 mil toneladas, explican por qué, por segundo año consecutivo, los precios del ganado no reaccionaron para las fiestas de fin de año.
El analista Ignacio Iriarte afirmó que se liberó mucha más carne al mercado interno, unos 60 a 61 kilos por persona, a lo que se agrega 40-42 kilos de pollo.
De este modo, el perfil de la faena también ha comenzado a modificarse: en el último trimestre del año hay menos novillos (6,5%), hay más novillitos (6%); si bien hay menos vacas (5,4%) y menos vaquillonas (5,4%), hay muchos más terneros (23%) en la matanza.
El hecho de que haya muchos más terneros en la faena, mientras el feedlot continúa con bajos niveles de ocupación, revela la importancia de la producción de carne pastoril con suplementación intensiva, ‘que hoy produce una mercadería muy parecida a la del feedlot, pero con terneros y alimento (silo, grano, rollo) de propia producción‘, sostuvo Iriarte.
Mientras que destacó que el ‘aumento en la oferta de terneros también podría interpretarse como un reflejo del mayor destete de 2011, que ya se estaría expresando en la oferta de gordo‘.
Según su análisis, en los últimos meses del 2011 no sólo aumentó, dentro de niveles propios de un claro proceso de retención, el porcentaje de vientres en la faena, sino que también disminuyó el peso medio por animal faenado.
Después de haber tocado en junio pasado un máximo de 232 kilos en gancho por animal, este indicador retrocedió durante toda la segunda parte del año para llegar a los 224 en diciembre último.
Si durante el primer semestre de 2012, a causa de la seca, se va a matar una mayor cantidad de terneros, por la mayor parición, por la menor retención, y por el mayor encierre del feedlot, y si al mismo tiempo se refugara obligadamente un mayor número de vacas, con un porcentaje mayor de conserva, el peso medio podría caer adicionalmente, advirtió a un matutino cordobés.
De acuerdo con las tendencias expresadas en el último trimestre del año pasado y en las primeras semanas de 2012, la faena este año podría ubicarse 4,5 por ciento más que en 2011, con una producción de carne del orden de los 2,6 millones de toneladas (3% más).
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...