Distintas zonas del valle Calchaquí siguen afectadas por las intermitentes crecidas de ríos y arroyos.

En algunos casos los cursos de agua provocaron serios daños a las fincas, llevándose varias hectáreas de terrenos cultivados o cultivables.

Tal es el caso de la finca Guasaloma, (que aparece en la foto de la derecha) en la zona de Angastaco, donde el río se llevó varios sembradíos de vid, pimiento y alfalfa.

El agua baja con mucha carga de sedimentos y enormes pedregones que destruyen todo a su paso.

La fuerza de las aguas también se llevó las defensas que se habían construido en el lugar.

Los finqueros manifestaron su preocupación por lo que está sucediendo con el prolongado efecto de las lluvias que no cesan.

En algunos caso ya se perdió el 100 por ciento de la producción.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...