Un niño de diez años, cuyo nombre no fue difundido y que sufrió un disparo accidentalmente el sábado pasado, falleció ayer a la mañana, tras seis días de agonía en el Hospital de Niños.

Esa jornada, a la tarde, el pequeño regresaba a su casa, ubicada a unos 200 metros de la finca Tres Acequias, de Cerrillos, junto a sus primos de ocho y diez años, y advirtió algo extraño entre los pastizales, y al alzarlo se dio con un revólver calibre 22.

El chico comenzó a manipularlo y a manifestar que iba a disparar, cuando el arma se accionó por accidente.

El proyectil le ingresó por la sien izquierda y quedó alojado en su cabeza. Un llamado al 911 alertó sobre el incidente, y efectivos de Cerrillos fueron de inmediato al lugar y lo encontraron herido.

Asistencia

El chico fue llevado de urgencia hacia el Hospital de Niños en una ambulancia del centro asistencial cerrillano Santa Teresita, en código rojo.

Ingresó al policlínico en coma, provocado por la herida de arma de fuego y quedó internado en estado crítico.

Finalmente, tras una agonía de seis días, una descompensación acabó con su vida. Luego del trágico desenlace se realizó una ablación de órganos, con el consentimiento de la familia, a través del Incucai.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...