Diego González Escalada (31) fue detenido, acusado de perpetrar un violento asalto con un arma de fuego a un remisero, robarle el vehículo y emprender una veloz fuga durante la cual atropelló a una adolescente de 15 años, para luego impactar de lleno contra un poste de alumbrado público. Los sucesos comenzaron a desarrollarse el lunes pasado, a las 20.15. El conductor del auto de alquiler, un Fiat Uno rojo de la empresa Remisur, Luis Alberto Castro (48), había sido desplazado desde su base, en avenida Ex Combatientes, hacia el motel Las Palmeras, donde lo ocuparían dos pasajeros.
Al llegar, observó que Escalada y la chica que lo acompañaba discutían con los empleados del local, ya que, aparentemente, no querían pagar la habitación que habían usado.
Ante la situación, Castro optó por retirarse. Pero al cabo de unos minutos, desde su base le dijeron que retornara al motel en cuestión. Cuando llegó y vio que la situación se había solucionado, embarcó a la pareja. El acusado le pidió que fuera hasta el barrio Juan Calchaqui, donde descendió la mujer. El sospechoso le ordenó: “Seguí derecho”, pero a las pocas cuadras lo hizo desviarse hacia un descampado, cerca de una escuela en construcción. Allí, el sujeto- que viajaba sentado en la parte trasera- extrajo un arma de fuego de entre sus prendas y se la colocó a la altura del cuello, exigiéndole la entrega de la recaudación.
Impactado por el giro de los acontecimientos, Castro detuvo el rodado y le entregó una billetera azul con $270. No conforme con eso, el causante, quien aparentemente se encontraba bajo los efectos de sustancias prohibidas, le exigió también la entrega de la ticketera y el estéreo. El damnificado le explicó que los aparatos estaban asegurados al torpedo con tornillos antirrobo. Pero el acusado, ofuscado, le realizó un disparo a quemarropa que le rozó la cara al chofer. Esto hizo que el conductor, en un acto reflejo, se arrojara del auto para salvar su vida. Una vez en tierra firme, salió corriendo y le pidió ayuda a un vecino, quien llamó al 911. En tanto, el sujeto emprendió una loca carrera, conduciendo el Fiat Uno a gran velocidad y en zigzag por la avenida Discépolo.
Allí perdió el control del vehículo, se subió a la vereda, estuvo a un tris de atropellar a una bebé, rozó a una adolescente de 15 años, quien salió despedida y sufrió golpes fuertes, aunque sin secuelas. Finalmente, el ladrón impactó de lleno contra un poste de luz, en la manzana 331 B del barrio San Benito, y resultó con serias lesiones. Incluso en ese estado trató de seguir su huida a pie, pero no pudo y fue capturado por la Policía. El Samec lo trasladó al hospital San Bernardo, donde quedó internado con consigna policial. También llevaron a ese nosocomio a la chica que atropelló. Ella sufrió una crisis nerviosa, por lo que una vez en el hospital le suministraron un calmante y fue dada de alta minutos después. Presentaba excoriaciones en el brazo derecho, la mano y la pierna. Su tía, Beatriz Cruz (39), radicó una denuncia por el hecho.
En el piso del Fiat se halló un revólver calibre 22, que fue secuestrado con cinco cartuchos y una vaina servida, además de envoltorios con drogas de diseño (pastillas), por lo que también intervino en el caso la Dirección de Drogas Peligrosas.
 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...