Tras haberse conocido la noticia de que una joven identificada como Macarena Alvarez (26) arrojó -el pasado miércoles- un feto al canal ubicado en la intersección de la avenida Independencia y Ernesto Guevara, en el macrocentro de esta capital, el médico que la atendió continúa siendo investigado. La Policía busca al profesional y su situación se complicó a base de nuevos testimonios.

El hombre, cuyo nombre no fue proporcionado aunque se supo que tiene 60 años, es seguido de cerca por los brigadistas.

Se conoció, además, que tuvo contacto por primera vez con Alvarez el lunes 14 del corriente, a través de su secretaria y enfermera, identificada como Glendis.

Ambos, dos días más tarde, llevaron a la joven hasta un domicilio, ubicado en el barrio San Rafael, en la zona oeste, donde le practicaron el legrado y le entregaron el feto para que lo arrojara. Si bien la Policía no pudo apresar al profesional, otras mujeres que se realizaron abortos con el hombre aseguraron que él prefería atender a sus clientes en sus propios domicilios, aunque si estas se oponían, las llevaba al lugar señalado anteriormente.

Por su parte, también se encuentra muy comprometida la situación de Glendis, quien atendía los pedidos y cobraba los $1.900 que el médico exigía como pago para realizar la interrupción de los embarazos.

En las próximas horas se realizarían allanamientos en la zona.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...