En medio de la crisis de transporte que quedó al desnudo a partir de la tragedia en la estación de Once, Cristina Fernández de Kirchner dio una señal concreta de futuros cambios para contrarrestar esta actualidad. Ayer, anunció la elevación a rango de ministerio al área de Transporte, que quedará bajo la órbita de Florencio Randazzo, junto con la cartera del Interior. Al mismo tiempo, ratificó la permanencia del secretario de Transporte, Alejandro Ramos en esa Secretaría.

La medida sin duda que implica un fuerte revés al actual ministro de Planificación, Julio De Vido, quién hasta el momento digitaba las decisiones desde su ministerio en relación al transporte en el país.

Según trascendidos, De Vido ya venía con su imagen deteriorada a partir de la tragedia de la estación de Once. A su vez, el titular de la cartera de Planificación fue uno de los principales derrotados en la puja al interior de la Rosada que se dio por los rumbos a seguir con la petrolera Repsol-YPF.

Otro fuerte gesto político que la jefa de Estado dio con esta decisión fue la de instruir que se constituya un organismo de transporte tripartito entre la Nación y los gobiernos de la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires. Esto implica que entre líneas invitó a trabajar en conjunto al jefe porteño, Mauricio Macri, situación política que hasta el momento había profundizado la distancia entre el kirchnerismo y el macrismo.

“Yo sentadita sola no puedo hacer absolutamente todo para los 40 millones de argentinos”, aseveró, y enviando un nuevo mensaje a Macri -con quien no logra resolver el conflictivo traspaso de los subterráneos porteños- advirtió que “cuando hay que trabajar son todos unitarios, pero cuando hay que distribuir son todos federales”.

En este sentido, la Presidenta aprovechó la alocución para recordar que el Estado nacional subsidia con 21.168 millones de pesos al transporte del país, de los cuales “el 78 por ciento corresponde a la región metropolitana y el 22 por ciento al resto del país”.

Los subsidios, en la mira del Gobierno

La Presidenta anunció la creación del Ministerio de Interior y Transporte, el cual tendrá entre sus competencias la creación de un nuevo “órgano tripartito” para controlar los subsidios del sector.

“Todo el dinero lo pone la Nación, no se pone nada de las otras jurisdicciones, por eso necesitamos sentarnos para elaborar y explicar claramente qué parte de subsidios viene para obras y qué parte va al pago de salarios. Es necesario que todos se hagan cargo de la parte que corresponde”, dijo contundente Cristina Fernández.

Es que la creación de este organismo coincide con las fuertes críticas en torno de los millonarios subsidios a las empresas de transportes y la poca inversión de las mismas. Asimismo, se toma la determinación en medio del conflicto entre el Gobierno nacional y la administración de Buenos Aires por la gestión del subte.

La convocatoria al jefe porteño y al Gobierno de Buenos Aires a cargo de Daniel Scioli es precisa. La intención de la Rosada es volver a discutir cómo se financian los más de 16 mil millones en subsidios que destina el Estado nacional.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...