La Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) suspendió el jueves por diez días toda la actividad futbolística en el país debido a la violencia que se generó el miércoles tras un partido clásico y que terminó con el portero de Nacional encausado por agredir a un policía.

"El fútbol quiere ayudar con esta decisión a la sociedad", anunció Sebastián Bauzá, presidente de la AUF (foto). "Se suspendió la fecha del sábado" del cuadrangular amistoso que jugaban los locales Nacional y Peñarol y los argentinos Atlético Tucumán y Atlético de Rafaela, explicó.

Tampoco se desarrollará el segundo clásico, que iba a disputarse el próximo miércoles por una copa de verano. Sobre este encuentro, Bauzá indicó que se verá si puede postergarse.

"Nos debemos una semana de reflexión y trabajar junto a la policía. Seguirán las conversaciones con todos los actores para que retorne cuanto antes la actividad. El fútbol debe ser una fiesta", expresó el presidente de la AUF. "Así no podemos comenzar el año deportivo", remarcó.

La medida fue tomada luego de una reunión de la Comisión Honoraria de Erradicación de la Violencia en el Deporte, de la AUF y autoridades del Ministerio del Interior.

El encuentro tuvo lugar luego que el portero de Nacional, Jorge Bava, fuera encausado por los delitos de atentado y lesiones personales.

El miércoles, apenas terminó el encuentro, que se saldó 1-0 a favor de Peñarol, los jugadores de Nacional protestaron a los árbitros, protegidos por la guardia policial. En medio del tumulto, Bava golpeó en el rostro a un efectivo de la Guardia de Coraceros, que quedó tendido unos segundos en el césped.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...