La prevalencia de la epilepsia es de 4 a 6 personas cada mil habitantes. Según las estimaciones de prevalencia local, deberían haber en Salta un total de 6.076 personas con epilepsia, de las cuales, por lo menos, el 40% no tendría obra social o prepaga. Lo que es igual a unas 2.430 personas que deben recibir asistencia médica en centros de salud y hospitales públicos. A estos datos los expuso el neurólogo Juan Pablo Zorrilla, integrante del servicio de Neurología del hospital Señor del Milagro.
Este profesional presentó un proyecto al Ministerio de Salud de la provincia para que se delinee el Programa de Atención y Seguimiento del Paciente Epiléptico basado en estos números.
Después de siete meses, hasta ahora no hubo respuesta sobre el proyecto.
Zorrilla destacó que la falta de un programa para epilépticos en la provincia dificulta la adherencia a los tratamientos, por ende hay dificultades en el acceso a los medicamentos, que deben tener cobertura del 100%.

Encuesta en la web

A este panorama hay que agregarle que la comunidad no sabe cómo auxiliar una persona que convulsiona en la vía pública.
Así lo mostró la encuesta que El Tribuno realizó a través de su página web durante cinco días. En ese período se obtuvo 235 repuestas. Más del 50% tiene ideas incorrectas de cómo debe asistir a una personas con convulsiones.
En la encuesta se mencionó la discriminación, otro tema que ronda a los epilépticos. Las respuestas señalan que el 54 % de los lectores no tiene contacto con personas epilépticas, pero al momento de señalar situaciones discriminatorias que hayan sufrido los que tienen esta patología, solo 12 lo señalaron.

Un programa integral

“La reglamentación de la ley es muy clara, pero el tema es que nunca se hizo nada. Lo que tiene que haber es un programa de atención integral al paciente epiléptico para que reciba la cobertura”, explicó a El Tribuno Juan Pablo Zorrilla, integrante del Servicio de Neurología del hospital Señor del Milagro.
Zorrilla destacó que la presentación del proyecto para accionar este Programa lo presentó hace siete meses en el Ministerio de Salud de la provincia y hasta ahora no tuvo respuestas.
La propuesta incluye varias etapas, entre ellas se menciona, primero, la de hacer una diagnóstico de situación en la provincia, de conocer qué infraestructura existe para dar asistencia a este tipo de pacientes con el fin de ofrecerles un diagnóstico adecuado.
El segundo paso consiste en que, una vez que se determine la cantidad de persona con epilepsia, se haga una capacitación provincial para asistir a estas personas en sus lugares de origen o por lo menos para darle respuesta los centros médicos más cercanos.
Zorrilla plantea que a partir de esto, es vital hacer un cronograma o flujograma de derivaciones .

Procesos burocráticos

“El 70% de los pacientes con epilepsia tienen tratamiento y están bien. Pero, esos pacientes tienen que venir del interior al consultorio externo del hospital para que le hagamos las recetas y los controles cuando podrían ser atendidos en su lugar de origen”, señalo el neurólogo.
El Programa debe garantizar todo lo referido al diagnóstico de la enfermedad, pero también lo referido a la medicación con cobertura del 100%.
“Este es otro problema porque a veces uno detecta el problema, diagnostica y después la persona no tiene acceso a la medicación. Esta, aunque hay de todos los valores, generalmente es de alto costo”, explicó el doctor del hospital Señor del Milagro.
Otro de los problemas que se destaca en el proyecto presentado es el nulo seguimiento que hay desde los centros médicos en los que se origina la derivación hacia los centros de segundo y tercer nivel y la retroalimentación de esa información con el primer nivel.
“En el consultorio recibo personas que llegan desde San Antonio de los Cobres o de Santa Victoria Oeste por una receta. El médico generalista de la zona debería poder hacer eso para que la persona no se traslade”, explicó Zorrilla.

Casos a tener en cuenta

El servicio de Neurología el hospital Señor del Milagro atiende entre 2.000 a 3.000 pacientes y se detectan entre 300 a 500 casos nuevos por año.
No hay en el hospital una base de datos sobre los casos de epilepsia que se atienden y los que están en seguimiento.

 ¿Qué acciones se deben tomar frente a una crisis epiléptica?

La Semana Nacional de la Epilepsia, que se cumplió entre el 9 al 15 de septiembre, se desarrolló con el fin de que la comunidad se informara sobre lo que es la enfermedad, sus síntomas, el tratamiento y se sepa cómo actuar cuando una persona tiene convulsiones.
El Tribuno publicó la semana pasada en su página una encuesta denominada “Saber más sobre epilepsia: la clave para no discriminar”, para conocer algunos preconceptos que las personas tienen sobre esta enfermedad.
Se plantaron cuatro preguntas que en cinco días obtuvo 235 respuestas.
La pregunta dos de la encuesta hacía referencia a qué se debe hacer cuando una persona convulsiona; el 53,6% de los que respondieron eligieron la opción que decía: “colocar algo en la boca de la persona para que no se muerda la lengua”.
El 26,8% eligió la opción que decía “sujetar a la persona” y el 19,1% optó por “llamar a una ambulancia”.
Solo una persona eligió la opción “darle respiración boca a boca”.
 

Para tener en cuenta
 

Ramiro Gil, jefe del servicio de Neurología del hospital público Materno Infantil aseveró: “Nunca hay que poner nada en la boca de una persona que esta con convulsiones”.
Para Gil la asistencia de una persona que sufre una crisis en la vía pública se resuelve con simples pasos:
- No hay que perder la calma y al mismo tiempo hay que colocarle algo en la cabeza a la persona para que no se la golpee.
- Hay que llamar a una ambulancia, y mientras tanto hay que aflojar las parte de la ropa que hagan presión y que impidan que la persona respire. Por ejemplo aflojar los cuellos de las camisas; las corbatas, mangas de camisa.
“Sería importante que sin perder la calma, la persona que los asista intente controlar cuánto dura la convulsión. Ese es un dato que servirá al médico cuando llegue la ambulancia”, explicó Gil.
El doctor resaltó que nunca hay que dejar sola a la persona que convulsiona y tampoco hay que intentar sujetarla o inmovilizarla.
Cuando la crisis haya terminado, el paciente por lo general se queda dormido, y allí hay que ponerlo de costado para la saliva de su boca escurra y facilitarle la respiración.
Volviendo a la encuesta de El Tribuno on line, la pregunta uno, planteaba si la epilepsia era una enfermedad neurológica o mental.
El 92,3% de los lectores respondió que efectivamente la epilepsia es una enfermedad neurológica.

500
Es el número máximo de casos esperados nuevos por año que se registran en el hospital Señor de Milagro.
Estudios epidemiológicos muestras que la epilepsia es la segunda causa de consulta neurológica en atención primaria de la salud, luego de la cefalea.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...