El norte argentino sigue perdiendo puestos de trabajo en la actividad hidrocarburífera, a medida que se derrumban las producciones de grandes yacimientos gasíferos como los de Acambuco, Ramos y Aguarage, en San Martín, y se retrasan también reparaciones pendientes en pozos petroleros como los de Lomitas, Tranquitas y Palmar Largo.

El rumbo de la política energética nacional, con precios retenidos en los yacimientos gasíferos del país e importaciones cada vez más caras y voluminosas, está dejando un tendal de desocupados en el norte salteño. En San Martín, desde 2010, quedaron desocupados más de 600 trabajadores calificados, a causa del recorte de inversiones y el consecuente deterioro de uno de los pilares de la economía departamental.

En tres años se perdió casi un tercio de los 2.000 puestos directos e indirectos que la exploración, producción y refinamiento de gas y petróleo sostenían en la región.

La presión de esos desocupados, entre los que hay ingenieros, técnicos y profesionales especializados en exploración geológica, perforación de pozos, producción de hidrocarburos y seguridad industrial, crece día a día en Tartagal, General Mosconi, Aguaray y otras localidades vecinas.

Es que el incumplimiento del acta acuerdo que evitó una paralización de los yacimientos, la refinería de Campo Durán y la importación de gas de Bolivia en octubre de 2012, hace que los gremios del sector estén cada vez más cerca de retomar aquellas medidas de fuerza.

Declarado en estado de alerta, el sindicato que nuclea al personal jerárquico y profesional de la industria del petróleo de Salta, Jujuy y Formosa reclamó el cumplimiento de los compromisos que el Gobierno provincial y las operadoras de los yacimientos norteños asumieron hace seis meses para reactivar proyectos, inversiones y empleos en la zona.

Según lo acordado, en noviembre el norte salteño debía tener un equipo de perforación trabajando en Campo Durán y un segundo equipo, en cualquier otro yacimiento de la zona, al mes siguiente.

El primer equipo se movió recién en febrero último y del segundo aún no se tienen noticias. Así lo señaló el secretario general del gremio que agrupa al personal jerárquico del sector gasífero y petrolero, Edgar Villalba, quien hizo notar que existen perforaciones comprometidas y retrasadas en diferentes áreas hidrocarburíferas del norte salteño. Citó el caso del pozo Macueta 1004, cuya locación está demorada desde febrero último en Acambuco, el bloque hidrocarburífero que tiene como operadora a Pan American Energy. También mencionó al área de Valle Morado (Orán), donde la operadora Gran Tierra Energy tiene compromisos pendientes desde el año pasado.

Lo que mueve un equipo

Villalba remarcó que cada equipo de perforación que se mueve asegura 80 puestos de trabajo directos y otros 200 indirectos, porque detrás de la locación de un pozo hay un universo de contrataciones: obras civiles, operaciones de mantenimiento, medio ambiente, catering, seguridad industrial y transporte.

El dirigente advirtió que a causa de las políticas imperantes y la desinversión en los yacimientos del norte, empresas de perforación de primera línea empezaron a emigrar de San Martín. La compañía internacional San Antonio trasladó tres equipos hacia al región patagónica por falta de actividad en Salta.

Otro dato: profesionales altamente calificados del norte salteño están volcando hoy su experiencia en Perú, Ecuador, Estados Unidos, Angola y Turkestán. “Este es un capital humano que deberíamos empeñarnos en repatriar, en lugar de atar al país a importaciones de gas cada vez más grandes y costosas”, sostuvo Villalba.

Un compromiso que se firmó con tres gremios

Las medidas de reactivación que no se están cumpliendo en el norte salteño fueron comprometidas en octubre de 2012 ante el frente gremial del sector. Los términos que firmaron las petroleras habían sido abordados antes en una reunión que encabezaron los ministros Julio César Loutaif (Gobierno) y Alfredo De Angelis (Ambiente y Producción Sustentable); el secretario de Energía, Flavio Aguilera, y su par de Trabajo y Previsión Social, Eduardo Costello.
En esa mesa, que dio lugar al levantamiento de medidas de fuerza que afectaron la actividad en los yacimientos y la importación de gas de bolivia, estuvieron los secretarios generales de los sindicatos de trabajadores petroleros privados, Alberto Romero; del personal jerárquico y profesional de la actividad, Edgar Villalba, y de los camioneros de Tartagal, Ricardo Corbalán.
 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...