El 21 de abril pasado, la esperanza de reunir a su grupo familiar parecía materializarse para Paola Medina porque desde la Subsecretaría de Tierra y Hábitat le informaron que le habían adjudicado un lote en el barrio La Lonja, municipio de San Lorenzo. Pero cuando fue esa misma tarde a tomar posesión del terreno, se encontró con la resistencia de parientes y vecinos de la anterior propietaria. Desde entonces Paola denuncia que no había “rastro de que la señora viva allí. Ni una pieza. Ahora que la desadjudicaron llevó materiales, pero yo soy la propietaria”.
Efectivamente, la Subsecretaría de Tierra y Hábitat, por resolución 157/13, le otorgó a Paola la posesión del terreno ubicado en la manzana 141 A, lote 10. En el mismo documento dio caducidad automática a la resolución 326/12, mediante la cual el 19 de septiembre de 2012 había beneficiado con ese lote fiscal a la señora Analía Wierna. Además en la resolución 157/13 consta que la extinción del otorgamiento del terreno se debe a la falta de habitabilidad.
 

Mientras no se resuelva este conflicto, Paola vive separada de sus cinco hijos: Federico (13), Ana Laura (11), Gerónimo (9), Rocío (7) y Morena (3). La mujer, que quedó viuda el 6 de marzo pasado, está cursando un embarazo de 18 semanas. “Estamos de un lado para otro. Dos de los niños están con una tía, otros con mi mamá en Finca Villa María; pero no podemos seguir así”, se lamentó. Incluso sufrió agresiones en uno de sus intentos de instalarse en el lote.
“El viernes 2 fui con una tenaza a cortar el alambrado, como me habían aconsejado en Tierra y Hábitat, pero el sobrino de la señora me lo impidió y no me dejaron descargar los bloques en la vereda. Me empujaron y me golpeé la cadera con un poste de luz”, relató. “El mío era un caso emergente, no para que me tenga que ir a pelear con otra persona. Me di una sorpresa”, definió.
 

Terrenos inhabitados
 

Consultado acerca del seguimiento que se efectúa para verificar el uso debido de los lotes que otorgan, Sergio Usandivaras, titular de Tierra y Hábitat, explicó que las desadjudicaciones sobrevienen tras comprobarse la inhabitabilidad del terreno, surgida de no menos de dos censos que hacen agentes en diferentes horarios.
“Si tenés 100 familias sobre 400 que no los ocuparon, es porque no los necesitaban. Se corrobora que nadie viva, se intima y en el mismo acto se adjudica y se desadjudica”, especificó. Sobre el caso de Paola dijo: “Una vez que adjudicamos no tenemos más poder que el que nos da la vía administrativa. Habría que ver que la Policía y algún otro ministerio articule la forma de garantizar esto”.
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...