La delegación salteña de la AFIP, ahora a cargo de Rafael Resnick Brenner, abrió una investigación por eventual violación de la ley penal tributaria en contra del ex secretario de Asuntos Municipales Marcelo Cil y su ex cónyuge María Silvina Ucci. Se pretende investigar si con la compra de inmuebles los nombrados evadieron impuestos.

Personal del organismo de recaudación tributaria se presentó días pasados ante el fiscal de Delitos Económicos Complejos, Dr. Guillermo Akemeier, y solicitó copia del expediente penal que se inició tras la denuncia presentada por el abogado Carlos “Uluncha” Saravia por enriquecimiento ilícito contra Cil. La situación compromete a Ucci, quien es empleada de la AFIP.

En la semana pasada Saravia amplió su acusación y pidió que se secuestre el expediente de divorcio del matrimonio Cil-Ucci a los efectos de garantizar que se preserve el acuerdo de división de bienes en el que Cil habría reconocido la propiedad de cinco inmuebles cuando en su declaración jurada solamente se hicieron constar dos propiedades.

El denunciante sostiene que el funcionario ha falseado su declaración jurada y que eso es suficiente para acusarlo por falsedad de instrumento público, al margen de que también debe justificar un vertiginoso enriquecimiento. También pidió que sean citados a declarar tanto Ucci como la abogada patrocinante del juicio de divorcio Dra. Liliana Elizabeth Palomo de Iacuzzi.

Críticas al fiscal

A pesar de las pruebas y diligencias producidas en el expediente a cargo de Akemeier, éste no ha dispuesto la apertura de la investigación. “La actuación de la AFIP se contrapone con lo actuado por la Fiscalía provincial de Akemeier que, a pesar de tener pruebas contundentes de lo denunciado, todavía no abrió la investigación y despierta sospechas de que existen influencias políticas que tratan de evitar que Cil sea llevado a juicio. De sostenerse esta situación voy a solicitar que la Cámara de Diputados analice si corresponde iniciar un proceso de destitución contra este fiscal”, expresó Saravia.

En la lista de inmuebles que Cil adquirió en los últimos cinco años figuran cuatro propiedades en Salta y una en la vecina Jujuy. Se trata de propiedades en Tres Cerritos; un lote en La Calderilla donde levantó otra vivienda para los fines de semana; un departamento en barrio Parque La Vega y una cochera en el centro de la capital salteña.

 

Antecedentes de la denuncia

La denuncia contra Cil apuntó a su condición económica actual, tras un modesto pasar como futbolista de Juventud Antoniana y Gimnasia y Tiro de Salta.

Su carrera política comenzó cuando Cil llegó al urtubeísmo de la mano de Fernando Yarade, quien lo presentó al ministro de Finanzas y Obras Públicas, Carlos Parodi. A partir de allí tuvo un vertiginoso crecimiento tanto dentro del grupo de los hombres de confianza del gobernador y sus allegados, como de su patrimonio y pasar económico.
En su rol de secretario de Asuntos Municipales tuvo trato con los empresarios que querían ingresar a las licitaciones de la obra pública provincial, cuyos costos -dicen- hacía calcular con un sobreprecio de entre el 20 y el 30 por ciento. Tras la salida de Marcelo Cil del cargo de secretario de Asuntos Municipales, el gobernador lo reubicó al frente de la Coppaus.

Por su parte, el dirigente radical Saravia advirtió que “hay una cantidad de funcionarios que no pueden explicar la mejoría económica personal si se parte de considerar que no tienen, en apariencia, más ingresos que el sueldo de agente de la administración pública provincial”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...