Por la falta de control municipal sobre los vendedores ambulantes ubicados en el centro de la ciudad, los funcionarios del área podrían ser denunciados por incumplimiento de funciones.

Así lo comunicó el concejal Carlos Zapata, luego de que reimpulsara un proyecto mediante el cual se busca que los comerciantes ubicados en el microcentro, y que sufren la presencia de vendedores en sus puertas, queden eximidos de la Tasa de Inspección de Seguridad, Salubridad e Higiene.

Mediante el pago de ese tributo el municipio debe garantizarles a los comerciantes que lo abonan, conforme lo establece el artículo N§ 111 de la ordenanza 13.254, la prestación de servicios municipales de inspección destinados a controlar la seguridad, salubridad e higiene.

La desventaja que se plantea, y que los comerciantes reclaman, parte de que aquellos que tributan se encuentran con la competencia desleal de los vendedores ambulantes.

Lo que dice el Código

El Código de Contravenciones, en su artículo N§ 77, indica que “será sancionado con arresto de hasta veinte días o multas el que instalare en la vía pública puestos de venta sin autorización”.

“Le mandé notas al secretario de Gobierno, Matías Cánepa, para que vea el tema, ya que los controles dependen de su área. Lo ignoró y demostró falta de voluntad política para resolver el problema”, manifestó el edil Carlos Zapata.

En las declaraciones que realizó en la Fiscalía Penal N§ 5 se detallan las notas dirigidas a los funcionarios municipales para pedirles que actúen sobre la situación de la venta ambulante. “Solicito que se investigue a los funcionarios del área de Control por la negligencia con la que trabajan, es decir, por no ejercer sus funciones correctamente”, marcó el edil.

De nuevo al recinto

El proyecto que busca eximir a los vendedores de la Tasa de Inspección de Seguridad, Salubridad e Higiene volverá al recinto este año, según informaron varios concejales. La exención es temporaria y se limita al tiempo que le signifique a la comuna decidir qué políticas tomar para los vendedores callejeros.

Una regulación similar a las ferias

Una situación similar ocurrió con los feriantes que ocupaban espacios públicos, aunque la situación se regularizó notablemente con la aplicación de la ley provincial 7.700 que regula a los comercios no convencionales.

Hay ediles que exigen que para los vendedores ambulantes se tomen medidas similares con el fin de evitar que los comerciantes que pagan la Tasa de Inspección de Seguridad e Higiene se encuentren ante una desventaja. Actualmente, las ferias de vendedores de ropa no cumplen en un 100% con las disposiciones de la ley 7.700, ya que ésta contempla que, además de estrictas condiciones edilicias, comercien indumentaria elaborada por ellos mismos.

La feria del barrio Morosini es la que se encuentra en tratativas para poder fabricar sus propios productos, razón por la que le exige hoy a la Municipalidad ayuda para la compra de maquinarias.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...