Pasó la octava fecha con el GP de Gran Bretaña, en Silverstone, y el piloto de Mercedes, Nico Rosberg, se quedó con una nueva final del Campeonato Mundial de la Fórmula Uno. La jornada dominguera tuvo aristas interesantes, entre las que hay que destacar que varios pilotos se quedaron en el camino por problemas en los neumáticos. Escoltaron al alemán en el podio Mark Webber (Red Bull) y Fernando Alonso (Ferrari), quien protagonizó una excelente remontada. La próxima carrera será el 7 de julio en Alemania.

Varios monoplazas reventaron sus neumáticos traseros, lo que prendió la luz de alarma entre los equipos, e incluso fue necesario un Safety Car. El líder de la competencia, Sebastian Vettel (Red Bull), tuvo que abandonar (vuelta 42) la carrera cuando ocupaba el primer lugar, la caja de cambios le jugó una mala pasada y lo dejó fuera del Gran Premio.

En la largada Vettel le ganó la posición a Rosberg, que derrapaba excesivamente; Adrian Sutil hizo una gran salida y se colocó cuarto detrás de Rosberg, mientras Felipe Massa llegaba hasta la sexta posición. Sin embargo, Alonso perdía posiciones por problemas en sus ruedas traseras; pero, tras adelantarse a Sergio Pérez, pudo mantenerse. Webber también perdía muchas posiciones debido a un pequeño incidente con Grosjean en la primera curva.

En la vuelta ocho se reventó el neumático trasero de la máquina del piloto local, Lewis Hamilton, quien tuvo que cederle la punta a Vettel. Massa tuvo el mismo problema que el inglés dos giros después. Todo era una gran incertidumbre porque muchos pilotos reventaron neumáticos y tuvieron que ir a boxes o abandonar la carrera. Rosberg supo mantenerse y aprovechar situaciones, Webber hizo lo suyo y el Alonso volvió a deslumbrar con su manejo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...