El paisaje de la City porteña, en la última semana no es el mismo. Los cambistas intercambian abundantes comunicaciones y temores entre ellos. La presión que ejerce el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, es contundente. Ayer, volvió a imponer el cuidado a las fiscalizaciones y, es por eso que la plaza casi no pudo operar. El blue siguió en $ 8,57 cerrando una semana con un mercado prácticamente paralizado. Ese efecto de escasez de dólares el que el Gobierno busca generar y así lograr que precio del blue continúe con la tendencia descendente de las últimas ruedas.

La otra estrategia del Gobierno, además de utilizar a la Secretaría de Comercio Interior para controlar el precio del blue es la intervención directa. Busca así lograr una ingeniería financiera. Sale a vender bonos en dólares para bajar el tipo de cambio contado con liquidación, que surge de la compra-venta de papeles en la bolsa porteña y en la neoyorquina. Esto atrajo a inversores que encontraron un dólar más barato que el blue y por ello cayó también la demanda del informal.

El Gobierno tiene un reloj que le marcas las horas financieras. Ese cronómetro es el conteo de las reservas. Es por eso que presiona en la plaza financiera para que baje el precio del dólar y así no expone los suyos.

Las reservas internacionales cayeron 2.844 millones de dólares, durante el primer trimestre del año, según informó el Banco Central (Bcra).

En su informe el Bcra señaló que “durante el primer trimestre del año, las reservas internacionales disminuyeron US$ 2.844 millones, totalizando un stock de US$ 40.446 millones a fines de marzo de 2013. Este nivel está en torno al 60% del stock de la deuda externa pública total”.

Cautela en las casas de cambio

El secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sigue en su estrategia de citar a los cambistas. Y con todos hace una única conversación sobre la baja del dólar libre.

La mayoría de los que venden los dólares opinan que “Es preferible no operar por un día a que caiga una infección y nos cierren el local definitivamente”.

La primera vez que Moreno mantuvo ese tipo de reuniones donde anuncia que puede haber fuertes fiscalizaciones, fue el 9 de mayo pasado cuando habló con el titular del Banco Piano, Arturo Piano. Pidió un dólar a $ 6,50.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...