Alrededor de los datos de pobreza siempre existe polémica. Los funcionarios no reconocen los incrementos en la cantidad de personas que padecen este flagelo. De otro modo, implicaría admitir que los recursos no se utilizaron de manera eficiente o que “la esperanza no se hizo realidad”, tal como se anuncia en los discursos.

Ayer, Alfredo Caniza, director de Cáritas en Salta, realizó declaraciones radiales sobre la situación de la pobreza, a raíz del informe publicado por el El Tribuno en su edición del viernes 19.

“Nosotros no tenemos cómo medirla, pero lo hacemos viendo las necesidades de la gente. Va más gente que antes. Va mucha gente, más ahora con el frío”, manifestó Caniza, y agregó que “desde el año pasado que vemos un aumento sistemático de esa situación.

Poco antes de que este voluntario saliera en una FM, el cuestionado ministro de Economía, Carlos Teófilo Parodi, fue el funcionario encargado de poner en duda los datos de pobreza en la provincia. Parodi manifestó que los índice de pobreza “son alentadores en Salta”, y se refirió a la lucha del Gobierno por cubrir las necesidades básicas insatisfechas (NBI). Olvidó el ministro que Salta es la segunda provincia, en términos porcentuales, con mayor cantidad de habitantes que padecen de NBI. En conformidad con lo que indica el Censo 2010 (página 319, capítulo 12), llegan a 285.093 los salteños que padecen ese nivel de privaciones básicas.

El ministro aludió a que los datos no coinciden con los estudios que ellos manejan desde el Gobierno.

Las declaraciones de Caniza reflejaron preocupación por la cantidad de personas jóvenes que acuden a solicitar ayuda. Expresó que no solo piden alimento sino que solicitan trabajo. “Llegan jóvenes de entre 35 y 37 años con la preocupación de no poder darles a sus hijos un plato de comida”, sostuvo Caniza, y agregó que “sabemos los salteños que no hay fuentes de trabajo. ¿Qué fábricas se abrieron? No hay trabajo en Salta”.

No solo Cáritas reconoce la situación de la pobreza, sino que el Instituto de Estudios Sociales, Económicos y Política Ciudadana (Isepci) levantó la voz luego de las declaraciones del ministro Parodi. “Los funcionarios del Gobierno de Urtubey son necios porque dicen que los números de la pobreza en Salta son alentadores”.

Desde el Instituto explicaron que solo en la capital salteña hay 199.039 personas que viven bajo la línea de pobreza y 37.643 que lo hacen bajo la línea de indigencia. En el interior, el panorama no es distintos, sino que es más duro aún. El nivel de desempleo y de pobreza ha generado una crisis social que se manifestó fuerte en las municipalidades de San Ramón de la Nueva Orán y en Embarcación.

¿Por qué negar?

En la negación de la realidad no solo se encuentra con una actitud necia, sino una actitud de superación aun cuando los objetivos no se han cumplido en sus más mínimas expresiones. ¿Hay una mala lectura de la realidad? Los errores que generan las interpretaciones equivocadas de un cuadro de situación son graves, pues cualquier política pública que se elabore para combatir una problemática determinada partirá de una concepción equivocada.

Claro que quienes tienen contacto con la otra realidad, esa que se encuentra lejos de la mayoría de los políticos, consideran inadmisible aceptar afirmaciones que sostengan que en Salta la pobreza disminuyó.

Y motivos sobran: organismos no gubernamentales estiman la pobreza en 360.000 personas en la provincia. La falta de viviendas que alcanza a unas 30.000 familias, la precarización laboral no baja del 40%, y la tasa de mortalidad infantil no posiciona a Salta entre una de las provincias destacadas.

En época de campaña, las frases referidas a la pobreza estallan. Por ejemplo: “La lucha contra la pobreza es uno de los pilares de este gobierno”, es una frase que deja al descubierto la enorme distancia entre un discurso y la realidad.

Las Frases

“Llegan jóvenes de entre 35 y 37 años con la preocupación de no poder darle a sus hijos un plato de comida. Sabemos que no hay trabajo en Salta”, ALFREDO CANIZA, DIRECTOR DE CARITAS.


“Parece que los funcionarios del Gobierno viven en Suiza. No se puede negar que la pobreza aumentó. Es  inaceptable. La canasta de  alimentos sube siempre”, GUSTAVO FARQUHARSON, ISEPCI.

 

 

 

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...