Mientras miles de familias salteñas esperan desde hace años por una vivienda, en barrio Los Pinares, una casa del Instituto Provincial de la Vivienda está abandonada, y convertida en aguantadero.

En la manzana 40 del barrio, los vecinos fueron silenciosos testigos de cómo una de las casas fue pasiva protagonista de varias idas y vueltas. “Al principio vivía un hombre que, por razones de trabajo se fue de Salta un tiempo, así que el IPV le desadjudicó la vivienda”, cuenta Federico, uno de los vecinos del barrio.

El joven relató que al tiempo el dueño de la casa volvió e intentó recuperarla: “Juntó firmas entre los vecinos para que le devuelvan la vivienda; algunos firmaron y otros no, pero no se la restituyeron. Creo que después hizo juicio, aunque no sé en que quedó”.

Saqueada en horas

Según cuenta Federico, hace un tiempo el organismo provincial le prestó esa casa a otra familia. “Vino una familia a vivir. Ellos parece que ya tenían preadjudicada una casa en Mirasoles pero todavía no se la entregaban y el IPV les prestó ésta. Estuvieron acá unos meses, pero hace unos días se fueron porque les entregaron su vivienda”.

Apenas se desocupó, la casa fue saqueada: “Les robaron las puertas, las ventanas, los elementos del baño. No habían pasado ni dos días y los malvivientes la arruinaron por completo. Tanto que parece una casa abandonada”.

Un aguantadero

“Uno no se explica cómo, en una ciudad con tantas familias que necesitan donde vivir, que usurpan terrenos, que se asientan en cualquier lado haya una casa hermosa como ésta y esté abandonada. Tendrían que entregársela a alguien urgente”, estimó.

Federico manifestó además su preocupación porque en la vivienda abandonada “ahora se juntan personas por la noche a beber y fumar”.

“Tememos que la casa pueda convertirse en un aguantadero de vagos y malvivientes. Queremos que las autoridades tomen cartas en el asunto antes de que la situación se vuelva incontrolable”, reclamó.

Finalmente, el joven alertó que en esa zona viven muchas familias con niños pequeños y que si esa casa se convierte en un aguantadero puede pasar cualquier cosa. Exigimos seguridad”, sentenció.

Los reclamos de seguridad en el barrio Los Pinares no es nuevo. La falta de controles policiales en zona durante las horas de la noche llevó a los vecinos a crear un consejo barril. El objetivo es claro: buscan que la zona no se convierta en tierra de nadie.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...