“No me atienden en Litoral Gas, esto va a explotar, me voy para allá”, dijo el gasista Carlos García minutos antes del siniestro en Rosario, según las palabras de su ayudante, que hoy fueron reproducidas por el letrado Krupnik.
Según la versión del abogado, su defendido, Pablo Miño, sólo se dedicó a alcanzarle las herramientas a García, el gasista matriculado que estaba trabajando en el edificio de la calle Salta.

“Miño hace un mes y medio que hace changas con el gasista. No es su actividad principal; él trabaja de sereno por la noche. Es mínimo su rol, así que él no puede específicar qué estaba haciendo García en el caño o en la red”, detalló.

Una vez que el gasista se subió a su camioneta y se fue del lugar, el changarín y el encargado del edificio comenzaron a advertir a los vecinos por el escape de gas. Es más, llegaron a cortar el tránsito, informó el abogado.

El vocero de Litoral Gas, José María González, reiteró esta mañana que el call center no recibió ninguna denuncia por escapes de gas en la zona. El único registro que tienen es del 24 de julio, no por pérdida sino por baja circulación del fluido, aseguró.
El martes por la noche las oficinas de la empresa distribuidora fueron allanadas por la Justicia, que incautó toda la documentación relativa a las llamadas de los usuarios.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...