El ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, responsabilizó ayer a Rubén “Pollo” Sobrero por la sorpresiva medida de fuerza que afectó a miles de pasajeros que viajan a diario en el Ferrocarril Sarmiento. Dijo que su actitud es “demencial” y que el trabajo a reglamento -el método de protesta empleado- es una “extorsión” al Gobierno.

“Les pido que recapaciten. Es un servicio público que financian los argentinos. Que está en un proceso de modernización. Y a los pasajeros les pido mil disculpas: nosotros vamos a seguir trabajando”, declaró Randazzo en Casa de Gobierno.

El funcionario aseguró que los trabajadores del sector recibieron un adelanto de $2.000 en medio de las negociaciones paritarias, donde los sindicatos llevaron un pedido que prevé subas de hasta 40 por ciento. Dijo que el salario promedio de quienes protestan es de $20 mil. “A mí no me va a correr Sobrero, antes prefiero irme de este ministerio”, desafió el funcionario.

Randazzo aseguró que con una medida de fuerza de este estilo no se defiende “ni el servicio público ni a los trabajadores” y dejó entrever la posibilidad de que detrás del quite de colaboración haya una intencionalidad política. “Ya no descarto nada”, afirmó.

La medida gremial provoca importantes demoras en la línea ferroviaria Sarmiento, que une la terminal porteña de Once con el partido bonaerense de Moreno.

El ministro reveló que desde enero hasta el día de la fecha hubo 127 mil horas de huelga en total y detalló: “Hubo 37.720 horas de paro en enero, 38.216 en febrero, 20.112 en marzo y 29.500 durante el mes de abril”. Randazzo les pidió disculpas a los usuarios del servicio por los problemas en el servicio.

“Nunca estuvo en riesgo la continuidad laboral, y no hubo ni un solo despido”, concluyó Randazzo.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...