En una economía con indicadores alterados, los inversores, cada vez más sensibles se dejan ganar por la incertidumbre. El dólar oficial que parecía estar tranquilo en los últimos días se despertó y empezó a ser noticia. Primero levemente pero en materia cambiaria nunca se sabe; además arrastra al dólar paralelo, al “turista” y a las otras denominaciones.

De esta manera el dólar paralelo (o blue) por primera vez desde mediados de marzo, superó la barrera de los $11, con diagnóstico incierto. La semana cerró con una cotización de $11,15 y acumuló una suba de 50 centavos que se extiende a casi 83 centavos frente al mínimo que marcó el 14 de abril.

Esta última comparación no es “caprichosa”, ya que fue ese mismo día cuando el interés que se paga por los depósitos mayoristas -tasa Badlar- tocó un máximo del 27% anual.

En Salta, algunos bancos siguen manteniendo esta tasa para los plazos fijos superiores a $ 1.000.000. En tanto para montos más pequeños, el interés que se paga oscila en el 22%. Esto, sin dudas, tuvo marcada influencia en el avance del dólar marginal. Los altibajos de la tasa de interés (y su correlato en el precio del paralelo) no sólo ponen en evidencia la influencia de esta variable en el mercado cambiario sino además los objetivos contrapuestos entre Juan Carlos Fábrega (Banco Central) y Axel Kicillof (ministro de Economía). Y, los primeros “chispazos” ya empezaron a aparecer. Más allá de la pelea -firmemente desmentida- preocupa a los inversores, que empiezan a buscar otras variantes abriendo el menú de inversiones.

Hoy siguen atrayendo los títulos en dólares por la depreciación que empezó el Central sobre la divisa oficial que llevó a los inversores a refugiarse en los bonos en dólares y en las operaciones de “dólar Bolsa”. La movida invirtió la curva de rendimientos local de los títulos haciendo rendir más a los bonos cortos y menos a los largos y generó un spread entre los distintos valores de dólar que se pueden aprovechar. De todas formas, los bancos y agentes de bolsa recomiendan los bonos de largo plazo porque prevén que gozarán de una suba de precios mayor cuando la situación económica argentina se normalice.

Cotizaciones

En el último día de la jornada las especies D del Boden 15 rendían 14,13%; del Bonar X, 11,94%, del Bonar 24, 12,1%; el Discount, 11,1%, y el Par, 10,2%.

En el caso de los fondos comunes de inversiones quienes colocan su dinero en la Argentina suelen tomar como referencia dos indicadores para evaluar el éxito o fracaso de sus inversiones. La primera gran variable es la inflación; la segunda es la evolución del tipo de cambio.

De modo tal que quienes operan con determinados fondos, tienen motivos de sobra para festejar por las ganancias conseguidas en apenas cuatro meses.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Economía

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...