Todo pasa por alrededor del campeón: los festejos, más partidos, los refuerzos, los que siguen, los que se van, etc. El futuro del nuevo monarca del fútbol argentino comienza a develarse aún con las mieles de la flamante consagración.

River todavía no tomará descanso, ya que el sábado volverá a jugar, esta vez por la superfinal con San Lorenzo, en San Juan (ver página 36), y el sábado siguiente (31 de mayo) enfrentará a Boca en el superclásico que se jugará en Cancún, México.

En cuanto a los refuerzos, fue el propio presidente Rodolfo D"Onofrio quien dejó entrever la contratación de Esteban Cambiasso, que se desvinculó del Inter italiano. El Cuchu dejó un grato recuerdo en su paso por el club durante la temporada 2001/2002 y fue parte del equipo campeón del Clausura 2002.

El regreso de Pablo Aimar también parece posible: el Payaso cerró su paso por el club Johor de Malasia.

Y siguiendo con los retornos, el día después de la vuelta olímpica de los de Núñez sobresalió la figura de David Trezeguet, quien debe volver al club millonario tras su préstamo a Newell's.

“No hay ningún jugador proscripto”, dijo el presidente millonario con respecto al regreso del delantero. De hecho, a River deben volver 17 jugadores desde otros equipos.

Trezeguet había sido descartado por el Pelado hace un año, al igual que el defensor Jonathan Bottinelli y el delantero uruguayo Rodrigo Mora, quienes también deberían retornar.

¿Quiénes siguen? El Lobo Cristian Ledesma, Fernando Cavenaghi, Marcelo Barovero y Gabriel Mercado encabezan esta lista.

En cambio, los que se irían son Leonardo Ponzio (no es tenido en cuenta por Ramón), Leandro Chichizola (se le vence el contrato el 30 de junio y se iría a Europa) y Carlos Carbonero (su pase pertenece a un grupo empresario que recibió ofertas del fútbol europeo).

Además, Manuel Lanzini y el defensor colombiano Alvarez Balanta son jugadores del club pero sus ventas oxigenaría las arcas millonarias.

“El triunfo ante Boca fue el del campeonato”

Cristian Ledesma no dudó en calificar al triunfo por 2 a 1 ante Boca en La Bombonera, por la fecha 10, como fundamental para la obtención del torneo Final 2014, el título número 35 de la era profesional para el club de Núñez.

“Después de Boca, el equipo tomó más fuerza y por eso fue el partido del campeonato; los chicos hicieron un gran esfuerzo y fue inolvidable”, expresó el volante.

Ledesma, de 34 años, también recordó que la victoria por 1 a 0 ante San Lorenzo, por la quinta fecha, fue “muy importante” porque River venía de dos caídas consecutivas (ante Godoy Cruz de Mendoza y Colón de Santa Fe): “Tuvimos mucha presión, pasamos eso y supimos que estábamos para algo más”.

El Lobo también agradeció al entrenador Ramón Díaz por la continuidad en el equipo titular: “Es el DT que más confió en mi, trato de devolverle la confianza, y eso es importante para el jugador, más cuando llegás a cierta edad”.

El exvolante de Argentinos Juniors y San Lorenzo también valoró el trabajo del hijo de Ramón Díaz y ayudante de campo, Emiliano: “Que sea el hijo pasa a ser secundario, no nos fijamos en eso. El también pasó por muchos momentos, aprendió y es fundamental para nosotros; trabaja mucho y lo valoramos”.

Ledesma contó que se emocionó tras el gol ante Quilmes, el primero que hizo para River por campeonato local, porque pasó por momentos difíciles y porque estaba su familia en el estadio: “Alguna vez me vieron como terminado, que no podía jugar; era el ultimo partido y se me vinieron muchas cosas a la cabeza”.

Cristian Ledesma obtuvo el domingo el cuarto título con River (torneo Apertura 1999, torneo Clausura 2000 y 2002, torneo Final 2014) y tiene asegurada su continuidad en el club por una temporada más.

La guerra de los afiches

Luego del título, los hinchas de  River lanzaron una ofensiva con  afiches para cargar a los de Boca  que, con rápidos de reflejos,  respondieron con el recuerdo del  descenso del club millonario a la  B Nacional, en 2011.

Los simpatizantes de River  iniciaron las clásicas cargadas e  hicieron hincapié en los logros  profesionales (35 a 24), en la  diferencia entre Ramón Díaz y  Carlos Bianchi y la victoria en el  último superclásico, con el  agónico gol del defensor Ramiro  Funes Mori. 

Los de Boca hicieron foco en el  descenso y en los arbitrajes de  Pablo Lunati, señalado como  fanático de River.

Por otra parte, se supo que los  planteles de ambos clubes irían a  México en el mismo vuelo para  jugar un partido amistoso, el  sábado de 31 de mayo.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...