Las vacaciones son vacaciones, el momento en que nos relajamos e intentamos alejarnos de las preocupaciones que tenemos en el trabajo o en nuestra vida cotidiana. Acá te damos algunos consejos para planificar tus vacaciones familiares y no morir en el intento:

1. Destino. Pensar el destino ideal para las vacaciones familiares será fundamental. Lo más importante será tener en cuenta la edad de los niños. Si el niño es menor de un año, lo mejor será no ir muy lejos, a un destino al que se pueda llegar en auto. En cambio cuando se viaja con niños pequeños, tener en cuenta que son muy inquietos, se mueven mucho y tienen mucha energía para gastar. Lo ideal será encontrar un destino con muchas actividades y en el que haya otros chicos. Cuando se trata de niños mayores, entender que ellos ya tienen desarrollados algunos gustos y preferencias, alguna opinión. Lo mejor será pensar un destino que ilusione a toda la familia.

2. Documentación. Prestar atención a la documentación necesaria antes de emprender el viaje. Será imprescindible corroborar qué documentos son los necesarios para viajar, si es el DNI, el pasaporte o la libreta de familia. Si van a viajar fuera del país, revisar la siguiente información: requisitos para viajar al exterior con chicos.

3. Botiquín. Además de lo que indique el pediatra, es aconsejable llevar siempre algodón, termómetro, agua oxigenada, analgésico, protector solar, curitas, repelentes y pomadas para picaduras de insectos.

4. No llevar cosas “por si acaso”. Llevar lo justo y necesario para no viajar cargados. No olvidar que en algún momento hay que cargar con el carrito del bebé, la cuna o sus equipaje. El juguete preferido, la dosis justa y necesaria de tecnología, evitar los excesos. Lo mejor será que los chicos puedan conectar con el lugar, la cultura, con las actividades y propuestas nuevas.

5. Mantener a los chicos entretenidos en el auto. Se sabe que el momento del viaje genera mucha ansiedad en los chicos. Con un poco de ingenio se puede inventar juegos para que los chicos la pase bien y se entretenga durante el viaje y así evitar la famosa y tan repetida pregunta: “¿Cuánto falta para llegar? ”. Estar atentos a los carteles de la ruta y descubrir palabras y letras del abecedario en las patentes de los autos, sus colores, jugar al “veo, veo”, contar qué se ve del paisaje, inventar algún cuento o adivinanza serán los más caseros. También se puede sacar provecho de las nuevas tecnologías, como las tabletas o celulares, elegir la película o el dibujito animado preferido de los chicos o alguna aplicación que los mantenga entretenidos. Hoy en día existen aplicaciones como: “Road Trip-Bingo” que sirven para mantener al niño entretenido dentro del auto.

6. Planificar. A la hora de reservar un hotel o departamento será una gran ventaja si se chequean las comodidades para los niños. Si cuenta con espacios de recreación, cómo son las instalaciones e infraestructura. La ubicación será también importante, no demasiado lejos del centro o de la playa, dependiendo del destino. Contar siempre con una reserva para evitar estar dando vueltas por el lugar, al menos para los primeros días de viaje.

7. Viajar con niños implica otro ritmo. Es importante adaptarse al tipo de viaje. No siempre se puede elegir a qué hora realizar el viaje, pero es importante que el bebe pueda descansar en sus horarios habituales.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...