Las chances del metanense Facundo "Cao" Carabajal se terminaron en el segundo round del combate estelar del Invictus Fighters VII cuando Kevin Syler sacó a relucir todo su potencial y se quedó con el evento internacional disputado en General Güemes.
"Niño Bala", con bandera boliviana en mano (aunque radicado en Boca Ratón, Florida, desde hace unos años), arribó a la jaula con muchas expectativas y si bien cumplió y la gente lo ovacionó, el joven de 20 años no se quedó conforme con su labor.
"Facundo es un rival difícil y yo sabía que iba a ser una pelea dura, pero estuve mucho en el suelo y eso no me gustó", dijo a El Tribuno una vez terminada su presentación.
Tras ganar por nocaut técnico, el cruceño agarró el micrófono, agradeció el apoyo de los presentes y dijo: "Aguante Argentina".
El luchador llegó acompañado de su hermano Bentley, uno de los deportistas más conocidos en la UFC (Ultimate Fighting Championship), la mayor empresa de artes marciales.
Tras el combate, comentó que le gustaría regresar a Salta "porque la gente es muy cálida".

Huevo la rompió

Si bien el enfrentamiento entre Carabajal y Syler era el más esperado del viernes pasado en el Complejo Deportivo Municipal, fueron Rodrigo "Huevo" Serrudo y Matías "Testosterona" Flores los más aplaudidos de la noche.
La pelea entre el salteño Serrudo y el jujeño fue denominada como el "Juicio Final", debido a que cada uno de ellos tenía un enfrentamiento ganado y aunque en esta oportunidad el ganador fue Flores, Huevo fue ovacionado ante los 2.000 presentes.
"Y pegue, Huevo, pegue" y "olé, olé, olé, Huevo, Huevo", fueron los hits de la velada.
En la pelea de semifondo, Maximiliano "Demonio" Martínez fue derrotado por Diego Robledo, también por nocaut técnico en el segundo round.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...